Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

7 claves para un jardín perfecto, ¡durante todo el año!

Vanesa Matesanz Vanesa Matesanz
Loading admin actions …

Nuestro jardín es normalmente la zona de nuestra casa a la que más cariño tenemos. Es el espacio que más disfrutamos cuando la climatología nos deja, y el lugar al que más mimo y tiempo le dedicamos. Y es que tener el jardín cuidado durante todo el año no es sencillo. Hace falta tiempo, esfuerzo, dinero y sobre todo conocimientos sobre la vegetación que hemos elegido para embellecer este espacio. 

Eso sí: pocas cosas hay tan agradables como sentarse solo o en compañía de amigos y familiares a disfrutar de un jardín bonito y cuidado. Y ello dependerá, como decimos, de nuestros esfuerzos y dedicación. Podemos conseguir un auténtico Edén o poco más que un descampado

Por eso hoy en este libro de ideas queremos mostrarte 7 preciosos ejemplos de jardines perfectamente bien cuidados. Y algo más importante: queremos enseñarte las pautas básicas necesarias para que tu jardín luzca bonito durante los 365 días del año (366 si te pones manos a la obra en 2016). 

¡Esperamos servirte de ayuda y que saques en claro muchas y muy buenas ideas!

1. Decide el diseño antes de empezar

No podemos ponernos manos a la obra sin antes saber una serie de datos básicos. El primero de ellos es cuánto mide nuestro jardín. Medirlo de una forma correcta y precisa nos permitirá saber cuántas plantas podemos comprar, hacer un pequeño presupuesto… Sencillamente, hacernos un pequeño esquema mental

Una vez tenemos eso más o menos claro, debemos elegir qué parte dedicaremos al suelo, qué parte al césped, qué parte a árboles y plantas, etc. Un pequeño plano para comprobar dónde quedaría mejor cada elemento. Eso sí, si tienes un jardín con demasiados metros cuadrados quizás te haga falta la ayuda de algún paisajista o especialista en este área. 

Además recuerda aprovechar detalles de tu jardín como la orientación y la sombra. Sí, intenta sacar el lado positivo a todo, y si tienes una zona de sombra constante durante todo el día… ¿por qué no te decides a colocar ahí la mesa para comer o un pequeño rincón de lectura? 

2. Define los espacios con zonas

Jardines de estilo  de Best4hedging
Best4hedging

RHS Cardiff 2015

Best4hedging

Una vez tenemos claro cuánto mide nuestro jardín, cuántas plantas caben, en qué zonas da la sombra o el sol a según qué horas, dónde pondremos el suelo y dónde el césped… En fin, cuando tenemos claro todo eso y otros tantos datos más, es el momento de ponernos manos a la obra con las distintas zonas con las que contará nuestro bello jardín. 

Con zonas, nos referimos a la zona de comedor, a la de la piscina (si la tiene), a la zona de relax, etc. Piensa no sólo dónde quedaría mejor cada una de ellas, sino también donde te resultarían más funcionales. Un ejemplo: mucho mejor poner la mesa de comedor sobre suelo firme (y no sobre césped) y lo más cerca posible de la casa o de la zona exterior de preparación de la comida, para no tener que pasear los platos por todo el jardín cada vez que queramos sentarnos a comer. Esto será mil veces más útil que colocar, por ejemplo, la piscina al lado de la vivienda. La zona chill out, la piscina, el rincón de lectura… todo ese tipo de ambientes puedes ponerlos en un sitio más alejado de casa. 

3. Decántate por plantas locales y regionales

Esto parece una obviedad como la copa de un pino (y nunca mejor dicho), pero elegir las variedades de plantas adecuadas para nuestro jardín es imprescindible si queremos que se mantenga bonito todo el año. Por mucho que nos gusten las palmeras no podemos empeñarnos en plantarlas en una ciudad donde hace un clima más bien frío todo el año, donde llueve en exceso, etc. Puedes decantarte, entonces, por unas plantas resistentes al frío que también son preciosas, como la hiedra, el narciso, la campanilla de invierno o el brezo. ¡Llenarán de alegría tu jardín! 

Por supuesto también puedes plantar un árbol que sea el rey de tu jardín. Un árbol perenne que te dure durante todo el año y que de sombra y presencia a este espacio. Tienes muchos donde elegir como cualquier tipo de acacia, el naranjo amargo, el eucalipto, el alcornoque o la encina. 

4. Coloca las plantas según su crecimiento y temporada

Ha llegado la hora de colocar las plantas que hemos elegido. Recuerda mirar la etiqueta que traen muchas plantas en los viveros y tiendas, o preguntar al encargado cuánto crecen y cómo hay que cuidarlas. De esta forma tendrás claro como hacer que tu jardín siempre luzca cuidado y además sabrás a lo que te expones cuando esas plantas crezcan. Hay algunas que cuando las vemos en pequeño nos gustan, pero pueden llegar a cansarnos si se hacen grandes y se extienden de forma descontrolada por todo el jardín. 

Además coloca las plantas que menos crecen al frente de las que más crecen y no al revés. Quizás al principio no te des ni cuenta o no caigas en ello, pero si lo haces al contrario, cuando crezcan las más altas taparán a las otras.

Y no coloques árboles que vayan a ser robustos muy cerca de casa por el crecimiento de las raíces que puede afectar a los cimientos, y por si se pudren o surge algún problema y caen encima de la misma. ¡Infórmate bien!

5. No olvides combinar plantas con flores

No deberíamos limitarnos a colocar plantas sin flores, ya que estas son las que aportan colorido, alegría y vitalidad a nuestro jardín. Decántate por flores de exterior tan bonitas como las petunias, las margaritas, los geranios, los pensamientos… Y sobre todo, cuídalas como se merecen. Es un esfuerzo de tiempo que bien vale la pena para ver tu jardín precioso y colorido. Alterna plantas con flores y plantas sin flores para dar cierto movimiento a tu jardín. 

6. Jardines verticales

Otra opción maravillosa es la de dedicar uno de los muros del jardín a realizar algo así como un jardín vertical. En los últimos años se ha convertido en una verdadera tendencia que ha marcado estilo en todo tipo de ámbitos: tiendas, restauración, museos, viviendas particulares… Además, puedes hacerlo de varias formas: la primera pero algo más compleja es la de cubrir completamente un muro para hacerlo un jardín muy similar a los tradicionales de suelo. Las plantas crecen gracias a un sustrato liviano y con un tipo de suelo natural o bien con fibras sintéticas que pesen lo menos posible y sean resistentes. 

Si crees que esto es demasiado complicado para ti, también puedes optar por una idea mucho más sencilla como la de la imagen, diseñada con macetas de bambú por Bambootec. Consiste en dedicar uno de los muros o paredes del exterior de la vivienda a un número elevado de maceteros o jardineras. Esto no sería un jardín vertical en sí mismo, pero sí una alternativa más sencilla y también muy atractiva. 

7. Mobiliario resistente

Espacios comerciales de estilo  de Aralia
Aralia

Knightsbridge Roof Terrace – Aralia Garden Design

Aralia

Por último, también es importantísimo que elijamos un buen mobiliario. Un juego de muebles de exterior que sean lo más resistentes posibles a las condiciones climatológicas de la zona. Si nos decantamos por un mobiliario bonito pero poco resistente, será flor de dos días. En seguida tendremos que deshacernos de el debido al desgaste típico de algo que se encuentra las 24 horas los 365 días a la intemperie. Además, aunque sean resistentes, intenta protegerlos con telas o plásticos cuando llueva o nieve. 

¿Qué plantas de exterior elegirías tú?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!