Dormitorios de estilo escandinavo de Pixers

8 colores ¡geniales! para un dormitorio pequeño

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Dicen que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños aunque, en materia de diseño de interiores, las limitaciones espaciales no siempre son tan bien consideradas por los propietarios o moradores. Sin embargo, tener un dormitorio pequeño no tiene por qué implicar desasosiego, nada más lejos de la realidad. Asumirlo desde una óptica positiva te ayudará a encontrar multitud de ventajas en sus dimensiones. No solo necesitarás menos tiempo para organizarlo sino que, además, esa reducción de la superficie le conferirá un aspecto de lo más acogedor que, por otro lado, puede resultar muy funcional incorporando soluciones de almacenamiento creativas o recursos decorativos capaces de hacer que el espacio parezca más grande. 

En este capítulo, el uso del color es una cuestión que habrás de explorar para sacar el máximo partido a tu habitación pero ¿sabes cuáles son los colores más apropiados para un dormitorio pequeño? ¡Aquí tienes algunas ideas!

1. Beige

El beige es otro de los grandes aliados cromáticos en dormitorios pequeños. El color de la naturaleza, de la tierra, se presenta en multitud de versiones que dan como resultado estancias llenas de personalidad y carácter que evocan el gusto por la distinción, al tiempo que reivindican su protagonismo como escenarios concebidos para el descanso. Su versatilidad es clave crear atmósferas seductoras y con clase en las que la relajación está garantizada. 

2. Blanco

El blanco es el color por excelencia para hacer que los espacios parezcan más grandes. Ya sea en el dormitorio, el salón, la cocina o el baño, cualquier estancia se verá más luminosa y amplia si reviste su interior de la pureza del blanco. En un dormitorio pequeño una estética de blancura total reportará tranquilidad y sosiego. Además, puedes añadir carácter a la estancia salpicándola de color con accesorios u objetos decorativos que generen contrastes atractivos como los que ves en la imagen.

3. Gris claro

La hegemonía del blanco ha sido total a lo largo de muchos años pero, en la actualidad, el universo dela decoración ha encontrado alternativas muy atractivas e ideales para dormitorios pequeños. El gris claro, por ejemplo, es una tonalidad perfecta para inundar cualquier habitación de una elegancia incontestable. Aplicado como revestimiento de la pared o combinado en distintos tonos en textiles y piezas del mobiliario, el gris le dará a un dormitorio pequeño un halo de distinción muy característico. 

4. Azul

Es uno de los colores primarios pero, además, su naturaleza atemporal hace que su presencia encaje en diseños de todo tipo de estilos. Un dormitorio pequeño que incluya como parte de su decoración los tonos azules será un espacio que transmita serenidad y relajación. Su capacidad para dotar de frescura a los espacios así como de trasladar un encanto que va más allá de la pasión, hacen del azul un color más que recomendable para vestir dormitorios de dimensiones reducidas.

5. Rosa palo

Los tonos pastel siempre resultan seductores a la hora de decorar las paredes del dormitorio. En habitaciones pequeñas, su naturaleza como colores claros resulta, además, altamente efectiva ya que, al igual que ocurre con el blanco, contribuyen a hacer que los espacios parezcan más grandes. El rosa palo es una opción elegante y sofisticada capaz de enriquecer un dormitorio pequeño, dándole a su atmósfera un aire sofisticado y romántico de lo más inspirador. 

6. Lila

Con independencia de tamaño que tenga, quien más y quien menos busca que su dormitorio traslade cierta sensación de serenidad. El color lila se asocia tradicionalmente con esa calma que inspira la naturaleza, el olor a lavanda, las flores… Esa capacidad para envolver al morador es ideal en dormitorios pequeños aunque no es la única sensación que despierta. Este tono, combinado con otros pastel o, incluso, blanco, puede conferir a tu estancia un carácter juvenil y sofisticado sin tener que recurrir a otras apuestas cromáticas más explotadas como el rosa o el azul.

7. Verde claro

Si ampliamos un poco más el arco cromático llegamos al verde. Este color, asociado generalmente con la relajación y la frescura, es capaz de trasladar sensaciones de serenidad y armonía a cualquier dormitorio pequeño. Como parte de la decoración de las paredes puede denotar cierta inspiración natural que, por otro lado, dota a las estancias de una vitalidad muy particular. Combinado con otros elementos, este tono es perfecto para crear dormitorios de estética retro como el que vemos en la imagen.

8. Amarillo

Su fama no hace honor a todas las posibilidades que, en materia de decoración en dormitorios pequeños, puede aportar el amarillo. Aunque hay quienes lo consideran un color vinculado a la mala suerte, lo cierto es que aporta felicidad y alegría a las estancias que viste, además de aportar luminosidad y energía a cualquier habitación.

¿Buscas algo realmente original para las paredes de tu habitación? Encuentra la inspiración que necesitas en nuestro artículo: 12 ideas maravillosas para decorar las paredes de tu dormitorio.

Y tú ¿qué color eliges para tu pequeño dormitorio?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!