Cerrar el jardín sin que quede feo ¡es posible!

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Las vallas son para poner límites: precisan hasta dónde llega el jardín, son la frontera entre nuestra propiedad y la del vecino, y su función también es la de brindar seguridad y privacidad.
Pero las vallas no tienen por qué ser de estética herméticas o frías. Se pueden presentar en diversos materiales -madera, hormigón, metal, etc- que presentan una amplia gama estética, y que logran un delicado equilibrio estético con el frente de la casa o el jardín que la circunda.

También cabe saber cuál será la finalidad de la valla: ¿evitar que se escape la mascota? ¿dar un toque campestre al jardín? ¿O convertir a la casa en una vivienda inexpugnable?

Veamos diversos ejemplos de vallas que pueden adaptarse a toda clase de propiedades y jardines.

Madera: estilo natural

Jardín de estilo  de GH Product Solutions
GH Product Solutions

Sandstein und Bambus

GH Product Solutions

Los que quieran una buena integración entre naturaleza y arquitectura pueden pensar en instalar una bonita valla de madera, donde se mimetiza con los arbustos, el césped y los árboles que rodea con su estructura.

Estos tipos de vallas se pueden presentar con láminas de madera de un ancho considerables, extraídas directamente del tronco; o también se puede instalar un tipo de valla como el de GH Product Solution, que son varas de caña de bambú trenzadas en forma armónica, que además garantizan la privacidad porque apenas permite el paso de miradas indiscretas.

Metal: una mirada original

Jardín de estilo  de SO GARDEN
SO GARDEN

Murs en acier Corten

SO GARDEN

Así como la madera es un elemento integrador con la naturaleza, el metal aporta una cuota de originalidad transgresora y diferente. Y no hay que tener miedo a pensar que la valla va a convertir al jardín en una caja de caudales, es cuestión de buscar el tipo de metal que más pueda integrarse al ambiente, y luego, dejar que las plantas enredaderas y los arbustos comiencen a rodear a la estructura.

Además, las vallas metálicas ofrecen un mayor grado de seguridad y la privacidad que otorga es prácticamente absoluta.

Hormigón: la presencia de la modernidad

Jardín de estilo  de Morganland
Morganland

Deluxe-Betonzaun Motiv Fels -Das Original mit Granit-Tacos

Morganland

Si se busca una estética moderna para el jardín, que vaya a tono con la casa diseñada al estilo minimalista o de vanguardia, se puede optar por el hormigón. Es un material de bajo coste, su instalación es muy rápida, y prácticamente no requiere más mantenimiento que una periódica capa de pintura cuando se va deteriorando por la humedad.

Además de ser sumamente fiable para la seguridad, las vallas de hormigón son un excelente material aislante ante los sonidos externos.

Setos: la cuota verde

Son vallas naturales, que aunque no sean herméticas como el hormigón o el ladrillo, sí permiten una aceptable cuota de seguridad, y aportan una elevada cuota de privacidad. Además, la belleza que otorga este muro de setos es difícil de igualar.

Aunque no requieren de un mantenimiento muy complejo, como toda planta el seto debe ser regado con periodicidad, y se tiene que podar de manera estética, o sea, respetando la estructura cuadriculada a lo largo de todo el seto.

Inclusive, una de las ventajas que tiene este tipo de vallado natural es que los setos retienen el agua que puede acumularse por la pendiente del terreno, y evita la aparición de zonas encharcadas.

Combinación de materiales

Jardines de estilo moderno de Deck-linéa
Deck-linéa

Palissade IdéAl – Deck-linéa

Deck-linéa

Hay diversas combinaciones de materiales que permiten conjugar la seguridad con la estética, y de paso, reducir los costes. Por ejemplo, se puede presentar un mix de aluminio y madera que ofrece la liviandad y seguridad del metal con la belleza estética del elemento natural.

Inclusive, vallas como la de la imagen puede ser personalizada, eligiendo el tono de madera que más se adapte al jardín o al gusto del dueño de la vivienda.

Dos vallas en una

Jardín de estilo  de SO GARDEN
SO GARDEN

Murs en fibre de verre et polyester

SO GARDEN

Para evitar que la presencia de una valla pueda ser agobiante, se sugiere recurrir a trucos entre materiales “pesados” y plantas. Por ejemplo, en una valla de ladrillo u hormigón se pueden instalar enredaderas que, al cabo de pocos años, ofrecerán una estética totalmente diferente a la valla original. 

O también se pueden colocar canteros para plantar pequeños setos u otras plantas que coronan de una forma más estética el vallado. Sea cual sea la elección, lo importante es que la valla, sea de madera o de un material industrial, cumpla su cometido de combinar estética con seguridad y privacidad.

¿Qué tipo de valla sería el ideal para tu jardín?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!