Sencillas FÓRMULAS para darle forma a tu jardín

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Un jardín tiene que ser un espacio de relax, donde uno pueda pasear entre los árboles y los arbustos, y sentir la paz que desprende la explosión verde de los canteros y el césped.

Y a un jardín hay que cuidarlo. Se trata de conocer las pautas del regadío, tener en claro qué especies se deben plantar y cuál es el tratamiento que debe recibir cada una. No es que sea complejo, más allá de garantizar la provisión del agua y una poda correcta, sólo queda un periódico mantenimiento para evitar la aparición de plagas y dotar de fertilizantes a la tierra. 

Pero también hay una cuestión paisajística a tener en cuenta desde el inicio de la concepción del jardín, y es saber con qué materiales y qué diseño tendrá el espacio. O sea, es tener en claro qué forma va a tener este espacio verde.

Con vallas

Jardín de estilo  de meingartenversand.de
meingartenversand.de

Kastanienzäune

meingartenversand.de

Es otra forma muy sencilla de delimitar los espacios del jardín: se trata de montar un vallado que combine con la estética del lugar, y que permita separar las áreas del espacio verde. Se sugiere que sea de madera, que es el material que mejor conjuga con los espacios, aunque hay opciones de metal u hormigón que también pueden cumplir su función.

Si el uso de estos materiales industriales molesta la estética, se sugiere plantar enredaderas a su alrededor, y dejar que la naturaleza haga su trabajo: lo que es una valla artificial se convertirá en un muro verde al cabo de unos pocos años.

Con agua

Es quizás la alternativa más costosa de realizar el paisajismo del jardín, pero también es una de las más bonitas, como este jardín japonés

Primero se debe cavar el espacio en que se montará el pequeño lago artificial, y se debe verificar que el agua no se filtre por las napas y las colapse. Para su mantenimiento, hay que recurrir tener un sistema de filtrado del agua, cuyos elementos hay que limpiarlos en forma periódica. También hay que quitar las hojas secas de las plantas que rodean al estanque, que cuando caigan estarán flotando por el agua, y luego serán capturadas por el filtro. 

Cada dos meses, se sugiere controlar los parámetros del agua, como el ph y el NO3. Y al menos una vez al año, realizar un estudio bactereológico del estanque.

Con árboles y arbustos

Cuando se planifica el paisajismo del jardín, conviene ir de mayor a menor: pensar qué árboles quieren plantarse, y luego pasar a los arbustos. Recordemos que cuanto más grande es el árbol, habrá más necesidad de absorción del agua, por lo que sus presencias conviene que estén diseminadas en diversos puntos del espacio verde.

Y los arbustos tienen el mismo principio: no se los debe plantar muy cerca entre sí, porque con el crecimiento de los ejemplares, comenzará a formarse una masa vegetal abigarrada que terminará cortando el paso o formando un conglomerado poco estético. Lo mejor es situar cada arbusto a unos dos metros de distancia del otro.

Se puede elegir entre una gran variedad de ejemplares, desde algunos de follaje grande, como el laurel, la camelia o la adelfa, a otros más medianos, como el carizo, el tulipán o la grevilia. Con una poda adecuada, se puede lograr que estos ejemplares realcen la belleza de cualquier jardín.

Con canteros sencillos

Es una de las formas más prácticas de diseñar un jardín. Los canteros se pueden comprar en viveros y casas especializadas, y pueden ser de hormigón, piedra o madera, como estos modelos de Quercus Jardiners

Sí cabe asesorarse sobre el arbusto que se va a plantar, para saber cuál será su tamaño al cabo de pocos años y que no tengan problemas con la expansión de las raíces en su crecimiento.

Al lado de los arbustos, se pueden plantar ejemplares más pequeños o plantas florales, para combinar la estética de los canteros.

Con canteros escalonados

Esta es una buena idea cuando el terreno presenta desniveles considerables. El principio es muy antiguo, y fueron las formas de cultivo de las civilizaciones que surgieron en ámbitos montañosos: se trata de ir nivelando el terreno y convertirlos en pequeñas terrazas. Para garantizar la estabilidad, se pueden crear muros de piedra que, además, darán una bonita imagen estética.

Al momento de plantar, conviene que los arbustos de mayor tamaño se coloquen en las filas inferiores, o que tengan más extensión para poder expandir sus raíces.

Además, esta forma de diseñar un jardín permite colocar más plantas en un espacio más reducido, sin que haya interferencias entre los ejemplares.

A lo sumo, se sugiere que haya una escalera para comunicar los niveles, que se puede montar con tablas de madera o con lajas.

Con senderos

Jardines de estilo mediterráneo de italiagiardini
italiagiardini

giardini a terrazza in Costa Azzurra

italiagiardini

Los senderos son necesarios para evitar la suciedad cuando se transite por el jardín, y para garantizar que haya un sector de paso que esté siempre seco. 

Hay muchas alternativas de materiales para su construcción, como adoquines, tablones de madera, lajas, o simplemente con tierra mezclada con gravilla.

Se puede también cavar una pequeña zanja a los costados o colocar montículos de piedra para que en caso de lluvias fuertes el agua pueda drenar.

Y por lo pronto, un sendero le da un toque algo mágico al jardín, como esos caminos de los cuentos infantiles que nos llevan a otro destino.

¿Te gustan las plantas? ¿Cómo diseñarías los elementos de tu jardín?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!