Salones de revista

Belén F. Escribano Belén F. Escribano
Loading admin actions …

Pocas zonas de la casa son tan entretenidas de decorar como un salón. Los dormitorios guardan todos nuestros secretos y en baños y cocinas podemos innovar huyendo de los tópicos, pero es el salón el que dice no sólo quiénes somos, sino lo que queremos que los demás piensen de nosotros. Una rama más de nuestra personalidad que se diversifica en cada esquina, cada cojín y cada cuadro. Es el corazón de toda vivienda y como órgano vital de la decoración, debe ser el principio y el fin de la historia que queramos contar a través de su mobiliario. No son pocos los que juzgan un libro por la portada, así que más nos vale que sea presentable. 

Vinilos para la pared

Las opciones son infinitas, pero el impacto debe formar parte esencial de cada una de ellas. Es cierto que las interpretaciones que cada uno pueda darle a lo que considera impactante son tan múltiples como gente hay en el mundo. Pero esa es exactamente la clave: que tu salón cuente justo lo que quieres transmitir con él. ¿Que eres de personalidad inquieta y te encanta todo lo llamativo? Pues apuesta por los vinilos para paredes. El de la foto es tan sólo un ejemplo de los muchos que existen, pero combina muy bien ese impacto del que tanto hablamos con un tono más sobrio y frío a la hora de escoger los colores. 

Orden anárquico

Los póster y cuadros grandes -al igual que los vinilos de pared- tienen el peligro de que, al ocupar tanto espacio, cualquier decoración extra pueda resultar recargada. Y aún así, no hay que tenerle miedo. Hay quien necesita años de conservatorio para tocar un instrumento y quienes aprenden con los ojos cerrados. En materia de decoración sucede lo mismo, si tienes buen ojo, acertarás siempre. No importa lo estrambóticas que resulten las combinaciones de estampados y colores que puedan salir de ello. El peligro de este tipo de juegos de color, lo viven quienes no pisan sobre seguro y corren el riesgo de que la casa se convierta en un circo.

El paisaje es el mejor decorado

Hay decoraciones que no necesitan comprarse en una tienda. Si tienes la suerte de vivir en un chalet con vistas o un ático mirando al cielo, olvídate de los cuadros, relojes de pared y lámparas de diseño. Haz del paisaje del exterior el elemento decorativo principal del interior. Aprovecha la luz natural y todo lo que allá más allá de las ventanas para combinarlo con el mobiliario. Además, con cada estación cambiará el decorado y nunca será aburrido. 

Los techos también existen

Los suelos y techos muchas veces son los grandes olvidados, pensamos que toda la decoración debe ceñirse a los muebles y las paredes obviando que la propia composición de la sala puede dar muchísimo juego. En el caso de viviendas antiguas o rústicas – como la de la fotografía- , la propia habitación tiene decoración elemental que debemos tener en cuenta. Una vieja chimenea, techos con vigas de madera y suelos  de los que chirrían al andar, tienen un encanto especial que no podemos pasar por alto. 

La biblioteca en casa

Si hay un elemento que es carne de salón, ese es la estantería de los libros. Desde la más convencional hasta aquellas que juegan con formas imposibles e incluso desafían la gravedad, todas y cada una aportan un toque especial a la casa. Cuantos más libros sean los que tienes en tu posesión, mejor. Toda una pared dedicada a la literatura, con el colorido de cada portada y el aire a biblioteca respirándose detrás del sofá, es el sueño de muchos de los amantes del papel. Pero si encima llegas a poder poner una escalera como la del diseño de la foto, serás la envidia de tus amigos más culturetas.

Elige un tema

Un buen truco para elegir cómo decorarlo, puede ser escoger el estilo que deseamos. ¿Que quieres algo minimalista? Pocos muebles, tonos claros y líneas sobrias. ¿Lo tuyo es el vintage? Pues decántate por muebles de otro tiempo que contrasten con el resto del diseño de la casa. Y dentro de eso, podemos ir un paso más allá y decidir un estilo en el que inspirarnos. Como por ejemplo la estética London Calling. Al más puro estilo british, con un Chester y la Union Jack de por medio,  tu salón parecerá parte del decorado de una portada de disco de The Who

Juega con el verde

Salones de estilo asiático de The Orange Lane
The Orange Lane

Eclectic Apartment

The Orange Lane

De plástico, auténticas o incluso de papel maché, el caso es poner una planta en tu vida. O cientos. No sólo por la vida que aportan, sino porque además son una estupenda tabla de salvamento para esos rincones que no sabemos ni qué poner ni qué hacer con ellos. Donde veas un hueco vacío a rellenar y no sepas cómo, ahí pon una planta. Notarás la diferencia.

Salones con mucha luz

La iluminación juega un papel esencial en materia de decoración. Y es en el salón donde pasamos la mayor parte del tiempo, donde se producen las reuniones con amigos y donde empiezan las mejores noches. Es por esto que debemos escoger con mimo qué luminarias queremos poner. Las lámparas de pie vienen para quedarse y lo hacen repletas de líneas curvas. Justo donde dos sillones hagan esquina, coloca una como la de la imagen y verás el toque tan moderno que le da. Además. podemos jugar con los colores para que, dependiendo de las luces, resalten unos tonos u otros.

Mucho más que cuadros

Apartamento en La Latina, Madrid: Salones de estilo mediterráneo de Casa Josephine
Casa Josephine

Apartamento en La Latina, Madrid

Casa Josephine

Y cómo olvidar lo que ha hecho el arte por nosotros a la hora de decorar un salón. Los cuadros han pasado de ser reliquias que mostrábamos en las zonas principales de la casa para mostrar tal o cual pintor, a ser prácticamente un Tetrix colgado. Puedes poner uno enorme en una zona central, o ser más original y jugar con diferentes tamaños y modelos para hacer un collage en relieve que quede llamativo. ¿Que no tienes – ni quieres – gastar dinero en cuadros? Pues internet se ha convertido en todo un arsenal de posibles cuadros hechos por ti al más puro estilo DIY

La importancia de una buena mesa

Por último, si hablábamos de esta sala como el corazón de la casa, el centro real es la mesa que coloquemos entre los sofás. No encontrarás salón que no la tenga y no habrá dos iguales. Ahí es donde se cuece realmente todo el reflejo de lo que queremos mostrar. Todo lo que haya colocado encima de la misma parecerá casual, pero desde el libro hasta el cenicero, pasando por las revistas, formarán parte de nuestra propia personalidad y visión de lo que entendemos por estilo. 

Inspírate con todas estas ideas para tu propia casa
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!