¿Cómo quitar el MOHO del cuarto de baño?

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Al ser el ambiente de la casa que más acumula humedad, el baño es una fuente potencial de moho, que aparece en las juntas de los azulejos y en otros rincones. No es que sea desagradable a la vista, es que también es un foco infeccioso que puede perjudicar la salud, ya que puede causar enfermedades respiratorias y cutáneas.

Este problema se agrava si el baño se encuentra poco o mal ventilado, o si la casa se encuentra en una región lluviosa, que no termina de secarse en forma eficaz. Veamos la forma más práctica para tratar el incomodo moho y que desaparezca de las paredes del baño.

Por qué se genera moho

Esas desagradables manchas oscuras, tirando a verde, que es el moho, se producen por la acumulación de humedad. Son hongos que aparecen en ambientes con una ventilación defectuosa, o que el exterior tampoco termina de ser lo suficientemente seco.

Y el baño, lógicamente, es el sitio donde más sucede estos casos, ya sea por la presencia de agua en la mampara de la ducha o en el lavabo, o por la humedad ambiente que se crea luego del baño de cada persona.

Y una limpieza defectuosa, o con los disolventes inadecuados, también ayuda a la generación de estos incómodos visitantes.

Equipamiento necesario

Baños de estilo industrial de Design.konzeptamsaugnapf
Design.konzeptamsaugnapf

Ansaugbarer Buch-Halter für badende Leseratten

Design.konzeptamsaugnapf

Dado que se trabajará con materiales disolventes que pueden irritar la piel, hay que estar provisto de guantes. Se debe tener a mano un cuenco para colocar los líquidos de limpieza, o introducirlos en un rociador.

Con trapos y esponjas ya estaremos listos para fregar azulejos y rincones. Se pueden preparar diversas soluciones, de acuerdo a la intensidad de la limpieza. Una puede ser con bicarbonato de sodio mezclado con cloro, otra puede ser con vinagre blanco suave -pero sin diluir-, mezclando bórax con mucha agua, o con amoníaco -pero cuidado de no mezclarlo con cloro-

Limpiando la bañera

Esta es una de las zonas del baño donde más aparecerán estos incómodos hongos. Se trata de pasar algunas de las soluciones elegidas, y a lo sumo, fregar con fuerza entre las juntas con un cepillo de cerdas duras, o una esponja de acero inoxidable.

Si se usan guantes gruesos, tratar de que escarbar con la esponja de acero en aquellas juntas más rebeldes, porque al menor resquicio de moho que quede sin limpiar, se volverá a multiplicar fácilmente. Ni bien se termina de limpiar, hay que secar con un paño, para evitar que la humedad vuelva a propagarse. Y tampoco es mala idea recubrir los extremos de la ducha con algún cobertor plástico, que también sea fácil de extraer para ser limpiado cada cierto tiempo.

Quitar el moho del lavabo

El principio es similar a la ducha: mucha agua y humedad hacen aparecer estos desagradables visitantes. Si bien es posible que el lavabo sea limpiado con más frecuencia en forma manual, el moho termina apareciendo en aquellos rincones que pueden estar ocultos o de difícil acceso, como las juntas del desagüe o los grifos.

Primero cabe limpiar el cuenco del lavabo con la solución preparada, y luego, enfocarse en estos puntos que describíamos, porque el desagüe es un punto que potencia la multiplicación de los hongos. Tras haber limpiado, se pasan trapos secos para quitar toda traza de humedad.

Darle con intensidad a los azulejos

Baños de estilo moderno de UNO8A
UNO8A

Creto House

UNO8A

Al moho le gustan los rincones. Y en una pared, se acumula sobre todo en las juntas de los azulejos, sobre todo si hay presencia de silicona, y se extiende a lo largo de las juntas y las uniones entre los revestimientos.

Con una solución más fuerte, como el bicarbonato, hay que repasar con intensidad con un cepillo para fregar, o esponjas de acero inoxidable, aplicando la fricción con más intensidad en donde haya una mayor presencia de hongos. Luego, hay que rociar los azulejos con agua limpia, y pasar un trapo seco para terminar de dejar los revestimientos impecables.

Consejos para evitar la aparición del moho

¿Ya ha quedado bien limpio el baño? Pero el moho va a volver a aparecer, y eso sucederá en la medida que no haya una buena ventilación. 

Lo ideal es que el baño tenga una humedad inferior al 55%. Si tiene ventanas externas, hay que abrirlas cuando el baño no se usa, y sobre todo en los días cálidos y secos. A la que una persona se termina de duchar, también hay que abrir las ventanas para ayudar a quitar el vapor. 

Si no se cuenta con ventanas del tamaño suficiente, se pueden instalar pequeños extractores para ayudar a la sequedad del ambiente. Es cuestión de dejarlo activado durante cinco minutos tras la ducha, y así se extrae la humedad reinante. 

También se sugiere colocar plantas en el baño, como esta idea de Barasona Diseño y Comunicación. Además de una bonita estampa, las plantasayudan a oxigenar el ambiente.

Y luego, aunque parezca una obviedad, hay que ser constante en la limpieza, realizar este proceso al menos una vez cada 15 días, aunque no veamos que el moho haya regresado. Cuanto más intensa sea la prevención, menos chances que aparezcan estos molestos hongos.

¿Has aplicado estos consejos? ¿Verdad que el baño se ve mucho mejor tras la limpieza?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!