Encimeras de cocina: un mundo de posibilidades

Karen Ayerve Karen Ayerve
Loading admin actions …

Las encimeras son una parte esencial dentro del diseño de una cocina. Si bien no todas requieren las mismas necesidades, hay un factor común que no debe pasare por alto: la encimera ha de ser un elemento a prueba de todo tipo de golpes, cortes y arañazos. Tal es su importancia, que lo mejor es invertir tiempo y paciencia para acertar con su elección y que no se convierta más adelante en un gran quebradero de cabeza. 

Uno de los elementos más importantes a tener en cuenta a la hora de decidirnos es el material con el que se ha fabricado la encimera: granito, metal, madera, o cuarzo son algunos de ellos, decantarnos por uno u otro dependerá en gran medida de la estética que le queramos dar a nuestra cocina. La más importante, pero no la única característica a tener en mente. Cada material exige más o menos detalles en su cuidado, muy importante si vivimos en una casa con peques, de la misma forma que proporciona distintas prestaciones.

Desde homify hemos hecho un repaso por las distintas alternativas que existen en el mercado para que puedas elegir la que mejor se adapte a las necesidades de tu cocina. Échale un vistazo.

El silestone nunca falla

El silestone nace a partir cuarzo natural, para la decoración, especialmente, de baños y cocinas. Está compuesto de un 94% de esta piedra preciosa, atribuyendo de esta forma sus características únicas a los productos que se fabriquen a base de este material. Su superficie rígida y firme garantiza tranquilidad cuando de manipular utensilios de gran dureza de trata, resistente a las manchas de los productos diarios que consumimos, y a casi cualquier agresión externa, son algunas de las características que lo convierten en una apuesta segura para nuestra cocina. Si te has decido por este material, pero no estás segura de que vaya con el estilo de la cocina, ¡que no cunda el pánico! El silestone está disponible en más de 60 colores. El de la fotografía, combina tonos marrones con blancos. ¡Todo un lujo!

A la luz del metal

Y si de jugar a ser todo un cocinitas se trata, entonces los entornos de superficie de metal llevan todas las de ganar. La razón es muy sencilla: ayudan a mantener la higiene en uno de los lugares de la casa que más lo agradecerá, es un material económico, duradero y además resistente a las altas temperaturas y a las sustancias corrosivas. Por otra parte,  la decoración de cocinas a base de este tipo de material es cada vez más popular, no sólo en las cocinas profesionales, sino en las de cualquier hogar en general: electrodomésticos, encimeras y hasta armarios. El brillo del acero encandila cada rincón de nuestra cocina.

Cocinas sencillas

Los espacios más minimalistas requieren de una decoración que sea lo suficientemente discreta para no llamar demasiado la atención, pero sin exagerar para no pasar desapercibida. Esta encimera pone en práctica el decálogo del minimalismo: realizada a base de cristal blanco, que nos nos engañe la fragilidad que a priori podamos adjudicar al vidrio, su superficie, de hecho, está fabricada con cristal templado de seguridad a prueba de golpes. Otra gran ventaja de este tipo de encimeras es la facilidad y rapidez con la que se limpian. Cinco minutos y bayeta en mano, es todo lo que necesitamos para dejarla como los chorros del oro.

De acabado porcelánico

La casa española, Grupo COECO, expertos en el diseño de cocinas, han elaborado estas encimeras utilizando uno de los grandes desconocidos dentro del mercado de las encimeras: la cerámica prensada. El porcelánico es uno de los tres tipos de materiales que se fabrican actualmente a partir de esta cerámica. Han sido las últimas en incorporarse al mundo de las encimeras, pero no por ello menos aconsejables. Al contrario, sus componentes hacen que rayar su superficie sea una misión casi imposible, lo que asegura su conservación a lo largo de generaciones. Su apariencia de aires modernos es perfecta para las cocinas más actuales.

Explosión de alegría

… y de sus colores! Debajo de ese arco iris de colores que simula la encimera de una cocina, se esconde la misma madera de la que venimos hablando. Si hay algo que no se le puede negar a este diseño son sus intenciones de no pasar desapercibido y teñir de alegría la decoración de nuestra cocina. Una opción inteligente para sacarle partido a las cocinas de espacios más reducidos.

La resistencia de la madera

Por mucho dónde elegir, hay un material del que se ha echado mano casi siempre para la elaboración de cualquier mueble, hablamos de la madera. De gran belleza decorativa, las encimeras realizadas de este material funcionan muy bien cuando se trata de cocinas espaciosas y de estética familiar, ya que aporta calidez a la cocina, como la de la fotografía. Su versatilidad hacen de ella la mejor opción para espacios desde los más rústicos a los más modernos. Ahora, no todo podían ser ventajas cuando hablamos de la madera. Para que su acabado perdure a lo largo del tiempo es necesario utilizar productos específicos que protegan su barnizado. No obstante, vale la pena apostar por la belleza de sus formas…

Azulejos por doquier

Nada más entrar a esta cocina, esa pared y encimera en tonos rojizos nos entran de inmediato por la vista. Aunque hoy en día son menos comunes, los azulejos aún mantienen firme su presencia en ciertos aspectos de la decoración, y en muchos casos, como en este, son el gran detalle que marca la diferencia. 

De todos los materiales que se utilizan para la fabricación de encimeras, los azulejos seguramente sean los que más posibilidades de textura y acabados ofrecen. Al ser de cerámica y porcelana, es posible dibujar un diseño personalizado durante su proceso de fabricación. Ambas comparten la gran ventaja de un coste económico además de ser resistentes al calor, eso sí, habrá que ser más precavidos cuando utilicemos cuchillos o cualquier otro utensilio cortante, ya que no son resistentes a los arañazos.

En blanco impoluto

Los espacios modernos juegan con la predominancia de una sola tonalidad y el contraste que cualquier otro color le añade. En el caso de esta cocina se trata del blanco y el negro. El primero consolida su dominio gracias a la encimera de silestone y los armarios a juego con la misma. Bien decíamos al principio de nuestro post, que este material era una de las apuestas más fuertes a la hora de vestir nuestra cocina.  La de la fotografía es un buen ejemplo de la variedad de colores y texturas con las que este cuarzo se puede moldear.

Encimeras de piedras naturales. Mármol…

Un material delicado, pero elegante. Sabe compensar muy bien sus debilidades con otros méritos, como el de ser extremadamente resistente a las rayaduras. Las encimeras de mármol aportan personalidad a las cocinas de todos los tamaños y estilos, además de funcionar muy bien cuando el mármol adopta tonos pasteles. El de la fotografía forma parte de una decoración de aires románticos, sin resultar demasiado obvio. Si al final nos decidimos por una encimera de mármol, entonces es muy aconsejable no pasar por alto sus tácticas de limpieza: un trapito húmedo después de ensuciar. Fácil y sencillo.

… y Granito

A diferencia del mármol, el granito sí está hecho a prueba de todos los contratiempos que todo buen cocinero se pueda encontrar en su oficio. Esta piedra natural se ha convertido en el material por excelencia para la fabricación de encimeras por su increíble tolerancia al calor, su dureza, y la conservación de su aspecto con el paso de los años. Como la madera, su superficie también es bastante porosa, por lo que se recomienda evitar derramar líquidos que provoquen manchas difícil de limpiar, como el aceite. 

Más ideas para saber elegir la encimera correcta, aquí.

¿Con qué material te quedas?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!