Duérmete, niño: cinco cunas de diseño

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

La cuna será uno de los lugares donde tu bebé pase más tiempo durante los primeros meses. Por eso, es importante que esta sea cómoda, pero también segura. Si a esos dos factores fundamentales le sumamos un diseño bonito y original entonces ya hemos encontrado la cuna perfecta.  

Lo que viene ahora es la parte más complicada: conseguir que el bebé se duerma. Pero en esto no te podemos dar consejos. En lo que respecta a cunas sí: aquí van algunos ejemplos de cunas y moisés con mucha clase.

La pureza del blanco

Esta cuna de madera chapada de haya en blanco tiene ruedas, lo que siempre resulta muy práctico para desplazarla de un lado a otro de la habitación, o incluso en la propia casa. Es un modelo clásico y neutral, donde no hay rosas ni azules, solo blanco. 

El blanco es un color muy usado para los dormitorios de bebés puesto que no solo representa la pureza del recién nacido, también es un color suave, sereno y que nos ayuda en la difícil misión de dormir a nuestro hijo. 

Para los primeros meses

Minicuna Youpi: Habitaciones infantiles de estilo  de DINDONBEBE
DINDONBEBE

Minicuna Youpi

DINDONBEBE

Hay quien decide prescindir de la minicuna durante los primeros meses y pasar directamente a la cuna grande. Sin embargo, hay quien prefiere ir paso a paso. Al fin y al cabo, una cuna tiene unas medidas estándar de 120x60 centímetros, en las que un recién nacido, de apenas 50 centímetros, parece aún más pequeño y frágil. Más fácil de transportar, la minicuna es una buena opción para los primeros meses. Elegir dibujos bonitos, bordados coloridos, pero sin estridencias, puede ayudar a crear un ambiente propicio para que nuestro bebé crezca seguro. 

Con forma de luna

La original minicuna Moon rompe con el esquema clásico de las cunas más tradicionales. Su forma redondeada, como si una media luna se tratara, no impide sin embargo que se cree un hueco cómodo para el colchón. Además no tiene barrotes, pero no aumenta el encajonamiento del pequeño, puesto que los laterales son de metacrilato. Este material transparente nos permite no quitarle ojo a nuestro bebé, sin resultar invasivos para ellos. Otra novedad es la incorporación de una luz en la parte de abajo de la cuna, que no molesta al niño, pero permite acercarse a los padres siempre que quieran, sin miedo a que un tropezón sin importancia acabe con su sueño.

Puedes leer más sobre estas originales cunas en este libro de ideas.

La delicadeza del moisés

Sin entrar en el debate sobre si es mejor un moisés o una minicuna para los primeros meses, lo cierto es que hay algo muy romántico en la idea de los moisés. Quizá es el uso de un material como el mimbre, que nos recuerda a épocas pasadas. Este moisés se combina con tejidos delicados, y dos asas que hacen mucho más sencillo su transporte. Las patas, en madera, están curvadas, lo que permite mecer el moisés y proporcionar más comodidad al bebé.

Mucho más que una cuna

Cuando amueblamos el cuarto de los niños, la cuna es solo un elemento más de la habitación, a pesar de su evidente importancia. Cómodas, armarios... a medida que vaya creciendo aumentarán las necesidades. Lo ideal es crear un ambiente homogéneo, en el que todos los muebles combinen entre sí. En este dormitorio, la cuna marca el estilo desenfadado y e infantil, que continua el armario y la zona de juegos y pinturas, con un escritorio y sus correspondientes sillas muy en la línea del resto del cuarto. 

Puedes leer más sobre habitaciones infantiles en este libro de ideas.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!