Un lugar donde sentarse

Belén F. Escribano Belén F. Escribano
Loading admin actions …

“Necesito sentarme”, solemos decir con frecuencia. Y en muchas ocasiones es eso y ya, y nos vale hasta con sentarnos en el suelo. Pero en otras tantas la cosa no es tan simple y lo que queremos es sentarnos en un sitio determinado (y con personas determinadas, en un ambiente determinado) y dejamos a la divina providencia que nos asista con su aleatoriedad y nos otorgue la oportunidad de sentarnos justo donde estamos deseando. Pero no siempre es así, obviamente, y acabamos apalancados en una incómoda silla de metal con tornillos que desgarran el pantalón o retrepados a una vieja y sucia silla de plástico blanco con los reposabrazos llenos de arañazos y alguna ocasional quemadura de cigarrillo. Y esto pasa en terrazas, bares, salones de casa y jardines por no tener cierto ojo a la hora de elegir algo tan básico, obvio y a la vez ilustrativo como es una silla. Veamos pues algunas ideas para saber escoger asientos adecuadamente.

Mejor en sillas que en el césped

Hay que tener muy presente en primer lugar el sitio en el que vamos a poner la silla. No es lo mismo sentarse en el salón a ver la tele que salir al jardín a tomar un café. Para los exteriores, la madera y los colores poco saturados siempre son la mejor opción. Tonos oscuros de marrón combinados con cojines blancos o color marfil son a la vez elegantes y cómodas, tan prácticas para tomar un café o comer con la familia como para simplemente salir a echar el rato acariciando a tu mascota

Mejor recostados que sentados

PRIVATE HOUSE HESSEN GEMANY: Jardín de estilo  de Vondom
Vondom

PRIVATE HOUSE HESSEN GEMANY

Vondom

Por otra parte, es importante también la comodidad. No vas a sentarte en tu jardín para estar incómodo y no sueles buscar la misma inclinación ni comodidad que en la silla de la oficina. Buscamos un plus, un extra. Una silla que nos permita recostarnos cual romano y disfrutar del entorno y de un buen libro, por ejemplo, mientras tomamos una bebida fría. Y para muestra un botón: blancas, elegantes y con una enorme flecha que nos empuja a casi tumbarnos para gozar de los pequeños placeres de la vida.

Un refresco en compañía

COLECCIÓN ARC by Gabriel Teixidó: Jardín de estilo  de POINT
POINT

COLECCIÓN ARC by Gabriel Teixidó

POINT

Y para disfrutar de la compañía en el exterior de la casa también hay que saber cómo combinar, y no solo los cócteles. Al margen de la obviedad de mezclar los colores con coherencia y sabiduría hay que pensar en la estética y la comodidad. Una silla que permita apoyar los brazos, estilosa, cómoda y que no corta la brisa en la nuca que tanto gusto nos da en los días calurosos de primavera u otoño. Si entre las dos se coloca una mesita simple para apoyar un refrigerio tendremos un precioso espacio donde dejar pasar las horas en agradable charla.

Lo de antes y lo de mañana

Si bien en los exteriores no queda tan exquisito combinar diferentes estilos, en el interior últimamente es algo hasta de buen gusto. Diseños futuristas, sillas que en cualquier salón de épocas anteriores podrían confundir con naves espaciales mezcladas con otras que probablemente tu tatarabuelo diría que están “a la moda de su época” componen ahora salones y comedores cargados de estilo. El plástico y la fibra de vidrio se combinan con el metal y la madera. Los respaldos altos y de mimbre combinan con intrincados diseños de blanco fulgor en una combinación de nuevo y viejo que aporta clase y venerabilidad a nuestro espacio.

¿Quién pensaba que no se podía?

Silla Balancín TOWER ARMS -Color Edition-. Inspiración RAR Rocking Chair de Charles & Ray Eames: Comedor de estilo  de SuperStudio Online
SuperStudio Online

Silla Balancín TOWER ARMS -Color Edition-. Inspiración RAR Rocking Chair de Charles & Ray Eames

SuperStudio Online

Tampoco está de más innovar en el propio diseño de la silla. Aquí todo se permite, y combinar modelos es una opción que cada vez cobra más fuerza. ¿A quién no le gusta mecerse? Es complicado quedarse quieto mientras uno habla por teléfono, y las clásicas mecedoras son una opción… si naciste en los años 40. Afortunadamente ahora existen sillas que por arte y gracia de alguna mente preclara combinan ambas cosas sin perder un ápice de estilo ni comodidad uniendo lo mejor de ambos inventos.

Eclecticismo hecho asiento

Lote de 4 Sillas Corazón, Hans Wegner, '50s. Dinamarca: Comedor de estilo  de Vintage Room
Vintage Room

Lote de 4 Sillas Corazón, Hans Wegner, '50s. Dinamarca

Vintage Room

Lo que con toda seguridad se inventó antes que la silla como tal fue algo mucho más básico: el taburete. Tres patas que sostienen un asiento, sin más. Pues aquí también está permitido innovar y combinar al padre y al hijo y parir mobiliario que combina en sí mismo lo antediluviano y lo vanguardista, formas simétricas y polígonos poco usuales conjuntadas con la tradición de los tres pies. Incluso se nos permite dar un toque intercultural si podemos. Es el laissez faire del mobiliario.

La madera de toda la vida

Desde que el ser humano abandonó las piedras toscas y decidió no destrozar el final de su espalda en semejante material, la madera se erigió como indiscutible líder en la fabricación de asientos. Y tanto fue así que hasta hoy en día sigue siendo lo más usado, dejando espacio sin dudar a la imaginación de diseñadores que pueden trabajar con ellas dando formas, colores y tamaños de lo más variopinto a cada creación.

Al estilo de la antigua China

Pero no solo vemos madera o metal, como se ha dicho antes. La fabricación y el diseño de sillas abarca todo tipo de materiales con los que no pierden estética. Cristal, goma, sillones hinchables… hasta el cartón tiene su sitio. ¿No fabricaban los chinos armaduras de papel para poder moverse más rápido? Pues eso. Si se sabe combinar, la resistencia del cartón es espléndida. Y lo mismo podemos decir del estilo.

Una oficina en el salón o viceversa

Pero vamos a dar un paso más allá. Hemos hablado de mezclar épocas, materiales, texturas, colores… vamos a mezclar ahora espacios. ¿Quién dijo que no podíamos combinar la sobriedad de la oficina con la informalidad del salón? Los cueros y los tonos oscuros que suelen poblar las primeras pueden ser aliados de los segundos. Si a las clásica silla de trabajo con palanca para subir y bajar le damos un toque más moderno, con más curvas y le damos un toque extra de comodidad haciendo que el cojín interno sea más mullido y la peana no sea de ruedines que giran sino más elegante y fina podemos conseguir un resultado verdaderamente sorprendente y efectivo.

Las sillas de siempre

SILLÓN CAOBA Y ECOPIEL: Salones de estilo escandinavo de DESDEDIEGO DECORACIÓN
DESDEDIEGO DECORACIÓN

SILLÓN CAOBA Y ECOPIEL

DESDEDIEGO DECORACIÓN

Volvamos no obstante al origen, a lo que todos conocemos. Porque podrán hacerse de muchas maneras, materiales, estilos y épocas, pero una silla es una silla y lo que todos conocemos es el cojín recubierto de lona o sky en un armazón de madera que nos aporta esa comodidad que vamos buscando en el momento en que declamamos nuestra necesidad de sentarnos. Y ya puestos a sentarnos y parar el tiempo, hagámoslo con clase.

Escoge tu mejor asiento con sentido estético:
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!