​6 formas de aprovechar el espacio bajo la cama

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

¡Qué levante la mano todo aquel que no aprovecha para nada el espacio que hay bajo su cama! Todos, todos, salvo aquellos que duermen en camas abatibles, lo aprovechamos. En la mayoría de los casos como caótico lugar de almacenamiento de zapatos. Pero hay otras muchas posibilidades, eso solo para las camas más habituales. E incluso hay camas elevadas que ya se conciben teniendo en cuenta para que será usada su zona inferior.

En definitiva, las posibilidades para aprovechar el espacio de debajo de la cama son numerosas y muy variadas. Aquí os exponemos varias que seguro que sobre todo os inspiran otras.

​¿Un trastero bajo la cama?

Sí. En el fondo todos convertimos en un lugar de almacenamiento la parte inferior bajo la cama. ¿Quién no tiene allí cajas de zapatos o algún contenedor de plástico con mantas? E incluso, ¿no sabéis de nadie que guarde los esquís debajo de la cama, o cajas con libros, o… ? Es decir, como todos andamos cortos de espacio en casa, acabamos aprovechando todos los rincones, y el espacio de debajo de la cama es un candidato ideal para transformarse un trastero casi subterráneo.

No obstante, dependiendo de la arquitectura de nuestra cama, e incluso si tenemos el suelo del dormitorio organizado en varios niveles, el plan de almacenamiento puede hacerse de forma realmente interesante. Y desde luego para que sea todo un éxito, se hace imprescindible aplicar el orden, las cajas y unos criterios de limpieza básicos.

La cama como rincón de lectura

Hay mucha, muchísima gente, que solo lee en la cama. Es una manía como otra cualquiera. En realidad, una surgida en la inmensa mayoría de los casos del frenesí del día a día que tan solo nos permite abrir las páginas de un libro al acostarnos por la noche, si bien por regla general así leemos poco rato y caemos rápidamente rendidos al sueño.

Sin embargo, esa costumbre de leer en la cama puede ser un verdadero vicio y casi un lujo. Para esas personas, tener sus libros cerca de la cama es básico. De hecho, existe la expresión “libro de cabecera” que se aplica a aquellas lecturas que siempre están en la mesilla de noche, para volver a ellas una y otra vez. No obstante, ese es una definición muy literal, ya que esos libros imprescindibles se pueden guardar también en baldas preparadas al lado de la cama, e incluso debajo de la misma. Pero como en cualquiera de las soluciones de almacenaje que hemos planteado aquí, también en este caso recomendamos orden y limpieza.

​Todo un armario

Las camas elevadas pueden ofrecernos una oportunidad como esta que nos plantea la empresa Living Cube Furniture. Se trata de una cama que se eleva sobre lo que en realidad es un gran armario sin puertas. Es un recurso muy interesante para habitaciones no excesivamente amplias, aunque evidentemente requieren de cierta altura.

La ventaja es evidente, uno baja de la cama con el pijama y ante sus ojos, lo primero que ve son las baldas y perchas con su ropa. Prácticamente hasta dormido se puede vestir uno.

​Arriba zona de descanso, abajo zona de estudio

Dormitorios infantiles de estilo moderno de MOBIMIO - Räume für Kinder
MOBIMIO – Räume für Kinder

Modernes Hochbett mit Schreibtisch von dearkids

MOBIMIO - Räume für Kinder

En las habitaciones infantiles este tipo de camas son muy interesantes. Los niños disponen de un espacio para su estudio diferente, que se les puede hacer realmente acogedor y muy simpático, de manera que al menos la primera sensación antes de ponerse a hacer los deberes no sea de rechazo. 

Lógicamente recurrir a este elemento es útil para las habitaciones de niños donde no se dispone de una amplia superficie. Por lo tanto esta misma idea también puede ser aplicable para habitaciones ya juveniles, e incluso para jóvenes que están dando sus primeros pasos profesionales de forma autónoma y que para empezar a desarrollarse en su trabajo tienen que poner mucho ingenio, y también muchas horas, de manera que prácticamente desde que bajan de la cama se ponen a trabajar.

​Cama para huéspedes

Ideas útiles para amueblar una habitación infantil compartida: Dormitorios de estilo rústico de MRN
MRN

Ideas útiles para amueblar una habitación infantil compartida

MRN
MRN
MRN

Otra posibilidad para la parte inferior de una cama es que esconda precisamente otra cama. Sin duda es un aprovechamiento máximo del espacio, sobre todo en una posible habitación de invitados. Una estancia que lógicamente aprovechamos cuando no hay huéspedes y nos viene muy bien como improvisado lugar para almacenar, todo aquello que no sabemos donde guardar. Por esa razón, tener una cama doble en el espacio de una sencilla es una verdadera maravilla.

Si nuestra visita viene sola, no tenemos ni que desplegar toda la cama. Sin embargo, si nos visita una pareja, en un momento les podemos preparar la cama doble, y con varias posiciones incluso, ya que este tipo de camas permiten situar los dos colchones a la misma altura, tanto juntos como separados, e incluso se pueden dejar a distintas alturas, si no desplegamos las patas inferiores.

​Espacio de juegos

Litera con zona de juegos bajo la cam: Dormitorios infantiles de estilo moderno de Sofás Camas Cruces
Sofás Camas Cruces

Litera con zona de juegos bajo la cam

Sofás Camas Cruces

En un ejemplo anterior hemos visto como el espacio bajo una cama puede ser ideal para crear una zona de estudio en una habitación infantil. Sin embargo los niños, además de estudiar sobre todo tienen que jugar, por eso ese mismo espacio puede ser un espacio de juegos. 

Y claro, aprovechando la propia estructura que nos brinda el soporte de la cama elevada, se puede recrear allí una cueva o una tienda de campaña donde almacenen sus juegos y juguetes nuestros hijos. De hecho, esa estructura y ese espacio se puede tematizar de las formas más variadas y acordes con los intereses y el carácter de cada niño.

​La cama como rincón de lectura

Ático Nube: Dormitorios de estilo minimalista de 2G.arquitectos
2G.arquitectos

Ático Nube

2G.arquitectos

Hay mucha, muchísima gente, que solo lee en la cama. Es una manía como otra cualquiera. En realidad, una manía surgida en la inmensa mayoría de los casos del frenesí del día a día que tan solo nos permite abrir las páginas de un libro al acostarnos por la noche, si bien por regla general así leemos poco rato y caemos rápidamente rendidos al sueño. Sin embargo, esa costumbre de leer en la cama puede ser un verdadero vicio y casi un lujo. Para esas personas, tener sus libros cerca de la cama es básico. De hecho, existe la expresión “libro de cabecera” que se aplica a aquellas lecturas que siempre están en la mesilla de noche, para volver a ellas una y otra vez. No obstante, esa es una definición muy literal, ya que esos libros imprescindibles se pueden guardar también en baldas preparadas al lado de la cama, e incluso debajo de la misma. Pero como en cualquiera de las soluciones de almacenaje que hemos planteado aquí, también en este caso recomendamos orden y limpieza.

Y tú, ¿qué guardas debajo de la cama? ¿Y cómo lo haces?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!