Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Cómo construir una pared de ladrillo – en 6 sencillos pasos

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

En un principio, por ser una tarea repetitiva, parece una misión fácil. Porque los pasos son colocar el ladrillo, untar con la mezcla del mortero, colocar otro ladrillo y así hasta terminar la hilera. Y volver a empezar con otra hilera superior. Pero para que la pared quede nivelada, como las hechas por profesionales, hay que realizar una cuidada planificación de los materiales, saber qué clase de ladrillos es la más conveniente, cavar los cimientos y adosar indicadores de nivel.

¿Por qué tener una pared de ladrillos?

Hay varias razones para decidirse por una pared de ladrillos. La principal es la económica: es una de las formas menos costosas de contar con una pared, y también se relaciona con la practicidad: lo puede hacer una o dos personas, y en un plazo de tiempo relativamente breve. También es más sencillo de realizar que si se pretende edificar una pared de madera u hormigón. 

Por otra parte, también hay razones estéticas: el ladrillo le da un bonito toque rústico a cualquier hogar, y también se lo puede combinar con decoraciones modernas, vanguardistas o industriales.

Preparando los materiales

El primer punto a tener en cuenta es qué clase de ladrillo se quiere montar en la pared: puede ser cocido de tierra (el modelo más popular), macizo, macizo con cazoleta, de adobe de tierra, perforado (que aumenta la resistencia del tabique) o perforado con cara vista o hueco, que reducen el peso total de la pared, aunque se debe utilizar en tabiques que no requieran soportar mucha carga.

Luego, es cuestión de contar con una serie de elementos, como cuerda, nivelador, mortero y balde para mezclas, maza, llaguero, cinta métrica, y una pala para poder cavar la zanja donde se levantará la pared.

Montando la primera hilera

Baños de estilo  de A1 Lofts and Extensions
A1 Lofts and Extensions

The Old Post Office

A1 Lofts and Extensions

Primero hay que calcular las cantidad de ladrillos por el alto y el largo de la pared, sumando unos centímetros de mortero entre capa y capa, y a continuación se cava una zanja para colocar el cimiento, donde se colocará una capa de hormigón que secará en dos o tres días. Luego se clavan estacas de madera en la zanja, se las nivelan, y se coloca la mezcla de hormigón hasta la parte superior de los postes.

La primera hilera conviene montarla, a modo de prueba, sin la mezcla de mortero. Una vez que veamos que entra sin problemas en la zanja y que el terreno está bien nivelado, se le pone la mezcla, y se la vuelve a colocar. Tras haberlo terminado, se debe colocar una cuerda guía para certificar que esté bien nivelada. Si está todo en orden, se presiona para que quede firme y se vuelve a colocar la mezcla en la cara superior.

Colocando las filas siguientes

Estudio de estilo  de R3ARCHITETTI

Cada ladrillo debe ser recubierto con mezcla a los costados, y paulatinamente se van colocando uno al lado del otro. En cada fila terminada, se comprueba con el nivelador que esté todo en orden, y se sube la cuerda guía al siguiente marcador, alrededor de 1,2 cm por encima de la segunda fila.

Para que los ladrillos tengan una cierta alternancia, conviene que el primer ladrillo a colocar en la nueva fila sea cortado al medio con el extremo puntiagudo del martillo. Se coloca el mortero entre el medio ladrillo y otro entero, y se va siguiendo el mismo orden hasta terminar la hilera. Al final, se vuelve a colocar el otro medio ladrillo. Y se ha acabado otra fila.

Acabados de la pared

Salón: Salones de estilo  de Dröm Living

La pared de ladrillos no tiene por qué ser siempre igual. Una alternativa es combinar ladrillos verticales con horizontales, o ir alternando ladrillos enteros con mitades. Cabe rellenar con mortero cualquier sector que veamos que tiene poca mezcla. Y es sugerido usar un llaguero, una barra metálica que permite “limpiar” el mortero y dejar la capa necesaria para que sirva para unificar los ladrillos, y que también quede con una estética prolija.

También se puede probar de recubrir partes de la pared con mezcla, que le da un aspecto de descuidado, como se ve en esta creación de Dröm Living, pero que no desentona en la estética del ambiente.

Consejos finales

Cada cinco o seis hileras, se sugiere clavar tirantes metálicos a los montantes de la pared, y se deben doblar para que descansen los ladrillos. Esto ayuda a que la pared sea más estable todavía.

Ya hay que hay ladrillos más secos que otros, luego de realizar cinco hileras hay que revisar las juntas. Si se ven que se están secando, hay que presionar y golpear las juntas con el llaguero. También se puede mojar los ladrillos con agua para confirmar que el mortero absorba el mínimo de agua, y que se pueda endurecer en forma pareja. 

Y al momento de construir, aunque parezca una obviedad, siempre se debe tener guantes, casco y gafas de protección.

Uno puede elegir si el ladrillo queda a la vista con su clásico color rojizo, o si se lo pinta de blanco. Esta última idea deja al ambiente mucho más elegante, pero siempre se puede elegir entre más opciones para tener una fabulosa pared de ladrillos.

¿Has visto que una pared de ladrillos se puede levantar facilmente? ¿Te animas a hacerlo?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!