Salones de estilo moderno de DECO designers

10 combinaciones de colores para hacer que tu salón parezca más grande

Isabel  Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

El espacio es, en buena medida, uno de los factores que pueden condicionar, en parte, el uso que hagamos de las diferentes habitaciones de la casa. El salón es, por definición, una de las estancias más sociales de cualquier vivienda y, sin embargo, sus dimensiones no tienen por qué restar funcionalidad a su naturaleza como punto de encuentro. Los salones pequeños tienen su encanto y cumplen a la perfección con las prerrogativas de sus homólogos más grandes. La única diferencia es que hay que valerse de ciertos recursos para que su percepción no limite su disfrute.

En este capítulo, los colores pueden convertirse en tus mejores aliados para hacer que tu salón parezca más grande. Y sí, has leído bien, hablamos de colores en plural porque ¿quién dijo que hubiera que vestir estos espacios con una única tonalidad para conseguir ese efecto amplificador? En este libro de ideas te proponemos una decena de ejemplos entre los que descubrirás originales propuestas para hacer que tu salón se perciba más amplio y espacioso sin mover ni un solo tabique. 

1. Blanco, crema y café claro

El blanco es el color más utilizado para hacer que cualquier habitación parezca más grande. La luminosidad que aporta a los espacios es indiscutible y, además, es un tono que encaja a la perfección con multitud de estilos decorativos. Sin embargo, su presencia no está reñida con la de otras tonalidades como el beige que, en este caso, crea un ambiente acogedor y cálido que refuerza la presencia del café claro presente en los detalles de madera. La combinación de los tres se concreta en un salón dinámico que, pese a sus dimensiones, se percibe más espacioso de lo que realmente es. 

2. Naranja, crema, color café y algo de verde

¿Creías que solo los tonos claros podían hacer que tu salón parezca más grande? Aquí tienes un ejemplo de cómo conseguirlo empleando para ello otras tonalidades. ¿La clave? Sencilla. apostar por una misma categoría cromática o, lo que es lo mismo, tonos relacionados entre sí. Para este diseño se optó por la gama cromática en tierra de modo que podemos apreciar el color café oscuro en contraste con el naranja de la pared, y tonos más suaves (que no dejan de ser degradaciones de los anteriores), en muebles y paredes. Las plantas son las responsables de introducir matices en verde creando un contraste indispensable para hacer que el resto de tonalidades destaquen.

3. Blanco y café

Hay combinaciones que funcionan a la perfección. Lo hemos visto en multitud de ocasiones en el binomio blanco y negro cuando se trata de trasladar una estética elegante a los espacios pero, si lo que buscas es hacer que tu salón parezca más grande, una pareja a tener en cuenta es el dúo formado por el blanco y el café. No obstante, aunque su presencia garantiza amplitud y calor de hogar, ambos tonos son perfectos para combinar con otras gamas cromáticas en forma de detalles o accesorios como sucede en este ejemplo. 

4. Crema, caoba y blanco

Como hemos comentado en multitud de ocasiones, los tonos claros son los más indicados cuando se trata de generar una mayor sensación de amplitud. Este salón pequeño encarna a la perfección el uso de este tipo de tonalidades apostando, una vez más, por el blanco y los tonos crema, aunque sin renunciar a introducir matices de personalidad. El escenario sobre el que se incluyen esos detalles es el suelo de parquet en tonos caoba lo que proporciona una decoración en niveles que va del suelo al techo pasando por las paredes para crear un efecto amplificador perfecto. 

5. Blanco y verde

Aunque en este pequeño salón la decoración incluye más variedades cromáticas en forma de mobiliario, nos interesa destacar lo que se refiere al aspecto de las paredes. El blanco vuelve a protagonizar uno de los muros, en línea con el uso habitual de este color en espacios reducidos. Sin embargo, la otra pared que se aprecia en la imagen es de un color verde intenso, alejado de los tradicionales tonos claros empleados con el fin de hacer que los espacios parezcan más grandes. ¿El motivo? El uso de un verde más saturado de lo normal genera una mayor profundidad de modo que el salón se ve más amplio.

6. Café y verde

Más allá de los tonos elegidos para pintar las paredes, existen otros elementos que, vestidos de un color u otro, pueden hacer que tu salón parezca más grande. Observa esta escena. Muros y techos son blancos pero lo que realmente permite la extensión del espacio es el uso de los tonos café y verde del mobiliario. Este último está presente en el tapizado de los muebles de toda la casa de modo que, esa continuidad en la decoración crea un efecto óptico que nos hace percibir el salón más amplio de lo que realmente es. 

7. Verde menta

¿Cansado de la hegemonía del blanco? Si estás buscando una alternativa que te permita hacer que las dimensiones de tu salón parezcan más espaciosas, las hay. Cualquier color claro puede llevarte a culminar con éxito tu propósito y, si aún con esta afirmación eres algo escéptico, nada como contemplar el ejemplo que te presentamos. Este pequeño salón en color verde menta cumple a la perfección con esta tarea. Además de una atmósfera fresca y luminosa, su contraste con el color café del sofá resulta de lo más acogedor. 

8. Distintos tonos de gris

En contra de lo que pueda parecer, el gris es un tono que también puedes incluir en la decoración de tu pequeño salón para hacer que parezca más grande. La clave para conseguirlo está en cómo utilizarlo. Sabemos que las variantes más oscuras pueden absorber la luz y causar el efecto contrario por lo que, para no caer en este error, procura vestir de gris claro la mayoría de la sala y reservar los tonos más oscuros únicamente para la pared más alejada de la luz de manera que generes sensación de profundidad. 

9. Naranja y gris

Una combinación de varias de las tonalidades que te hemos presentado a lo largo de este libro de ideas es el ejemplo que te traemos a continuación. Este salón cuenta con multitud de variantes cromáticas pero las que más nos interesan son el intenso naranja de la pared y el gris neutro del sofá. ¿Por qué funcionan? La respuesta es más sencilla de lo que imaginas y es que, optar por un tono vistoso captará la atención del visitante evitando que se centre en el tamaño de la sala; mientras que la neutralidad del gris servirá para eliminar el exceso de saturación. ¿Te atreves?

10. Blanco, azul y gris

La última de las recomendaciones que tenemos para hacer que tu salón parezca más grande tiene que ver con el hecho de añadir detalles de personalidad. Si eres de los que no se siente atraído por los tonos intensos, apostar por tonos claros salpicados de matices es la solución. Combina varios de ellos para trasladar esa impronta personal a tu salón. El azul es, en este caso, el responsable de acabar con la neutralidad del gris y el blanco. ¿Cómo lo ves?

Encuentra más propuestas en nuestro libro de ideas: 10 diseños para paredes llenas de color.

¿Tienes ya decidido cómo pintarás tu salón para hacer que parezca más grande?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!