Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Una antigua casa se transforma en una moderna vivienda de diseño

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Branko Vlamings, arquitecto, diseñador de interiores y mobiliario, y Anne Abkoude, especializada por la academia Rietveld en conceptos de color, diseño gráfico y diseño de productos, forman el estudio VASD y son autores del proyecto que vamos a conocer hoy en este libro de ideas. Ambos profesionales se complementan a la perfección en todos los campos del arte, de ahí que sus proyectos resulten siempre sorprendentes. Hoy nos adentramos en la transformación de una casa situada en Amsterdam. Antiguamente, era la vivienda de un antiguo oficial, ahora es un moderno hogar familiar. Todos los detalles sobre su restauración y transformación. 

La parte trasera

Comenzamos el recorrido por detrás descubriendo cómo era la fachada trasera antes de ser intervenida. De ladrillo rojizo oscuro y un diseño algo anticuado, en su planta baja la fachada se convertía en vidrio a través de una cancela que da acceso al patio. A pesar de que su estado no era de ruina, su diseño era poco atractivo y tenía muchas posibilidades de mejorar notablemente. 

La nueva parte de atrás

La antigua cancela que separaba la planta baja del patio fue retirada y en su lugar se construyó el jardín de invierno que observamos en esta fotografía: un nuevo volumen de línea moderna que ocupa parcialmente el antiguo patio, convertido ahora en terraza. Su diseño buscó la máxima conexión con el exterior posible, de ahí su gran fachada de vidrio y el gran lucernario de su cubierta. Aunque no es tan evidente, también la fachada de ladrillo fue reparada, sobre todo los huecos, donde las carpinterías y vidrios fueron sustituidos por modelos más modernos y con mejor aislamiento. 

En el interior…

La antigua cocina se encontraba en planta baja y tenía acceso directo al patio trasero. Era pequeña, anticuada y su distribución no conseguía sacar partido al espacio. Aunque el techo de uralita hacía que esta estancia fuera muy luminosa, su aspecto no contribuía a mejorar el paisaje de este espacio interior de casa. ¿Cómo podía seguir inundada de luz natural, pero resultar más acogedora y funcional?

Un nuevo lugar para la cocina

La cocina se mudó de habitación, mejorando de esta manera su aburrida vida anterior. Se decidió que este uso de la casa tuviera un lugar privilegiado: el nuevo volumen del patio. Así podía seguir siendo luminosa y, además, estar mejor conectada con el exterior. Así que el jardín de invierno se convirtió en una moderna cocina complementada con un comedor. La fachada de vidrio y el lucernario arrojan la misma luz que el antiguo techo de uralita, y ahora las vistas y el acceso al patio son mejores.

En cuanto al paisaje interior, se revistió el suelo con un cálido pavimento de madera con dibujo en espiga, el único elemento de corte clásico en la sala. El resto de elementos, incluido el mobiliario, siguen una línea más moderna, como la isla de cocina. En cuanto a los colores, se introdujeron tonos claros y frescos, intentando crear un ambiente alegre que pueda combatir la tristeza de los meses de invierno. 

El antiguo salón

Más adentrados en la casa, descubrimos cómo era realmente el interior. La distribución de las habitaciones parecía complicada, divididas todas por puertas correderas de vidrio de diseño clásico. Las paredes necesitaban ser repintadas de nuevo y las carpinterías sustituidas por otros modelos diferentes. A pesar de que el color blanco tomaba bastante protagonismo, el oscuro pavimento de madera hacía que los espacios no fueran tan luminosos como podrían serlo. 

Después: el salón

La reforma procuró que la nueva distribución de la casa fuera más abierta. Y aunque por cuestiones estructurales habían muros que no podían derribarse, se abrieron los huecos que comunicaban los diferentes espacios para conseguir una circulación más fluida. El jardín de invierno se comunica con el resto de la casa mediante un gran hueco sin puerta, como podemos apreciar en el fondo de esta imagen. La zona de día se dividió en diferentes estancias: una más reservada a la lectura y el ocio y otra con cualidad más de sala de estar. Las antiguas puertas correderas se sustituyeron por dos puertas de vidrio de líneas rectas, remarcadas por su negra carpintería metálica. El pavimento se sustituyó por el mismo suelo que veíamos en la cocina, y gracias a su tono más claro los espacios son más luminosos. Aunque el paisaje es claramente más moderno, se mantuvieron algunos detalles que ligan al apartamento a su origen, como las tallas de los techos. 

El antiguo baño

En cuestión de diseño, el viejo cuarto de baño dejaba bastante que desear. La combinación de colores que se empleó en los azulejos de acabado brillante creaban un imagen un tanto horripilante. A pesar de su gran superficie, estaba totalmente mal desaprovechado. Era un baño de lo menos acogedor y funcional.

Un baño completamente nuevo

Sencillo, elegante y funcional. Así es el nuevo cuarto de baño. Se incluyó en el dormitorio principal separándose de él mediante una puerta corredera blanca. Estudiando mejor el espacio, se decidió aprovechar mejor la superficie y colocar una bañera en sustitución a la antigua ducha. El estilo cambió totalmente, el blanco y la luz inundaron este cuarto húmedo de casa. 

¿Te ha gustado este proyecto? Si la respuesta es sí, no te pierdas: 

La reforma de la casa de la abuela

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!