Los mejores colores para cocinas pequeñas – 8 ideas impresionantes

Karen Ayerve Karen Ayerve
Loading admin actions …

Es innegable que los colores ejercen una importante influencia en nuestro estado de ánimo. Nos hacen sentir más contentos, nos tranquilizan o, por el contrario, nos enfurecen aún más. En el diseño de interiores, consiguen además solventar ciertos problemas espaciales de manera casi imperceptible y sin necesidad de entrar en obras. Estas cualidades hacen del color, uno de los factores más valiosos en la decoración de interiores. En este caso, hablamos de la cocina, esa habitación que poco a poco se ha ido convirtiendo en el epicentro social de casa. 

Pues bien, este espacio, como los demás, también está abierto a tantas estéticas decorativas como posibilidades nos permita su arquitectura. Por ejemplo, las más pequeñas necesitan de una paleta de colores claros que disimule tal carencia y no agoten visualmente. Las más grandes, por el contrario, pueden darse el lujo de jugar y experimentar con las distintas combinaciones, utilizando siempre el buen criterio del diseño, claro. 

Como vemos, elegir un color u otro para nuestra cocina es una decisión que no sólo depende de la atmósfera que queramos conseguir sino de los defectos espaciales que queramos disimular, en este caso, la falta de metros cuadrados. Para que tengas más claro qué color es el idóneo en la tuya, te invitamos a seguir leyendo nuestras siguientes propuestas.

Un toque de color azul

Quizá la cocina sea el escenario de casa donde prefieras experimentar lo justo y necesario. Y con justa razón. Al ser un lugar social importante, su decoración debe inspirar tranquilidad y ganas de permanecer allí más allá del tiempo que nos lleva preparar un plato. Ahora bien, esta condición limita pero no impide tal juego de combinaciones. Si se hace con criterio, los resultados pueden llegar a ser sorprendentemente interesantes. Dicho esto, empecemos por una decoración que arriesga de manera moderada. Los tonos azules pueden ser una buena alternativa, al tratarse de un color que inspira tranquilidad y, por tanto, crea ambientes relajados que invitan a la conversación. Si temes que tanto azul llegue a trasmitir frialdad, combínalos con una base de blancos, como en la fotografía, para crear contraste visual, y romper con la uniformidad que los espacios monocromáticos producen.

De blanco inmmaculado

Reforma integral en Eixample: Cocinas de estilo clásico de Global Projects
Global Projects

Reforma integral en Eixample

Global Projects

Si lo pensamos detenidamente, el color blanco no puede tratarse de una buena opción cuando hablamos de una estancia propensa a ensuciarse con mucha más facilidad que las demás. Sin embargo, el blanco es el gran favorito a la hora de decorar las cocinas de todos los tamaños, porque no son pocas las ventajas que tiene este tono. Para empezar, el blanco es sinónimo de pureza, del más absoluto sosiego y de una habitación limpia y ordenada, cualidades que se agradecen en una habitación que, de vez en cuando, llega a concentrar una actividad bastante frenética. Y lo que interesa a nuestra causa: contribuye a ampliar visualmente los espacios,  y combate la falta de luz. El blanco tampoco es un color aburrido, él es la base sobre la que puedes construir cualquier otra clase de combinación, por lo que elegirlo abre todo un mundo de posibilidades. Por último, si eliges este color, es importante que la limpies siempre después de cocinar, de esta forma nuestra cocina pasará sin problema la prueba del algodón.

Neutros y un toque de color

Cocinas de estilo moderno de Dittrich Hudson Vasetti Architects
Dittrich Hudson Vasetti Architects

Kitchen remodelling in South Bristol

Dittrich Hudson Vasetti Architects

Elegir la paleta de los colores neutros para decorar la cocina se considera una apuesta segura porque estéticamente, no sobrecarga, ni tampoco aburre. Eso sí, tampoco podemos descartar combinaciones interesantes, como la de la imagen: marrones, blancos y turquesa  No obstante, para que tal mezcla triunfe, procura utilizar los blancos (o la madera) en los muebles o encimera. Los tonos más claros siempre han de utilizarse como base y en grandes dosis, de esta forma los tonos más vivos no saturan los espacios pequeños.

Binomio Black & White

Cocina de estilo  de GN İÇ MİMARLIK OFİSİ
GN İÇ MİMARLIK OFİSİ

iç mimari tasarım mutfak

GN İÇ MİMARLIK OFİSİ

El tótem inamovible, la mezcla perfecta y la pareja de colores con la que no puedes fallar: el blanco y el negro. Una decoración que ha sido es y será tendencia, porque ambos se complementan, porque juntos saben cómo destacar las mejores cualidades del otro, y porque, éstas resultan ser las que cualquier espacio acaba agradeciendo: frescura y elegancia. Este conjunto de condiciones seguramente acabe por explicar el éxito que a lo largo de los años, sigue manteniendo la pareja B&W.

Antes de elegir esta combinación para tu cocina es necesario que tengas en cuenta un par de apuntes: cuando la cocina es de tamaño reducido, introduce detalles pequeños en color negro y deja que el blanco acapare todo el protagonismo en armarios, suelos y paredes, ahora, si es de un tamaño más o menos decente, el negro puede estar presente a través de la encimera y el suelo, como en la imagen.

Amarillo, el color de la alegría

Decíamos que la tendencia clásica situaba a los colores neutros y al blanco como los grandes favoritos a la hora de pintar la cocina. Pues bien, el concepto moderno de cocinas poco a poco da la bienvenida a los colores más vivos concediéndoles más protagonismo en su decoración. Y si antes te proponíamos el azul, ahora es turno del color amarillo y su fuerza. Aquí el binomio triunfador pasa por sumarle el negro u otros tonos oscuros, pero neutros. Un claro ejemplo de ésta regla es el diseño de la fotografía: si apuestas por un amarillo, que sea más fuerte y nada de fluorescentes, de lo contrario el impacto visual termina por resultar agotador; al combinarlo con el negro, en este caso, suaviza la fuerza del primero y consigue equilibrar armónicamente el espacio. 

La elegancia del negro

Cocinas de estilo moderno de Creative Curve

Quizá, elegir el color negro en grandes dosis para las cocinas pequeñas no se trate de la mejor opción. Recuerda que nuestra intención es expandir visualmente tal espacio, cosa que sí se consigue perfectamente con el binomio blanco y negro. Ahora bien, esta condición no significa que debas renunciar a otras alternativas. Puedes hacer como el diseño de la fotografía y utilizar otro tono vivo que contraste con el negro y repartirlo a lo largo del espacio. Tampoco renuncies a los blancos para suelos y paredes, ya que ayudan a suavizar el efecto de los colores más vivos.

Un toque industrial con el color gris

REHABILITACIÓN DE LOFT EN EL CABAÑAL: Cocinas de estilo moderno de ambau taller d´arquitectes
ambau taller d´arquitectes

REHABILITACIÓN DE LOFT EN EL CABAÑAL

ambau taller d´arquitectes

Como decíamos, los colores oscuros tienden a cerrar los espacios, y acentúan más fácilmente la falta de metros de cuadrados, lo que nos impide utilizarlos si nuestra cocina es extremadamente pequeña, o si no lo hacemos prestando mucho cuidado. De cualquier forma, los tonos grises en grandes cantidades, se encuentran a medio camino entre los claros y oscuros, por lo que se presenta como una alternativa bastante interesante. Eso sí, cuando el resto de la decoración acompaña, ten en cuenta que esta paleta de colores se asocia a ambientes de estética industrial. Si ésta es tu intención, no dudes en utilizarlos. Eso sí, para evitar un ambiente monótono y sin contrastes, te animamos a introducir pequeñas pinceladas de otros tonos más vivos, a través de los accesorios.

Entonces, ¿qué color elijo, y cuál descarto?

La regla básica que se aplica igual para cada uno de los colores está estrechamente relacionada con la estructura física de la cocina. Como decíamos, las cocinas pequeñas necesitan respirar, expandirse visualmente, y descargar su exceso de ocupación a través de una decoración acertada, donde el color tiene mucho que ver. Así, los elementos principales de la cocina han de repartirse el protagonismo visual luciendo los dos colores principales: blancos, pasteles o amarillos. Colores que reflejan más fácilmente la luz, y por tanto amplían sus límites visuales. El tercer color que puede introducirse es el del contraste, en pequeñas dosis a través de accesorios o algún que otro electrodoméstico. Si aún así, te niegas a renunciar a los tonos fuertes por muy pequeña que sea tu cocina, no puedes dejar de introducir el blanco en dosis importantes. Precisamente como hace el diseño de la imagen. En este tipo de cocinas, los colores protagonistas han de moverse en la gama de los oscuros: nada de rojo pasión o naranjas fluorescentes.

Aquí terminan nuestro recorrido pero no las posibilidades a la hora de decorar la cocina de casa. Si aún no tienes claro el color que quieres que luzca, puedes pasarte por nuestro siguiente libro de ideas y revisar otras alternativas: 

-  6 Consejos para llenar de color la cocina

Y tú, ¿de qué color decorarías tu cocina?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!