Una casa moderna en una cala mallorquina

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

La arena blanca que rodea al Mediterráneo en la cala Llombards en Mallorca se extiende hasta el pinar que sube por las laderas de las montañas escarpadas que la flanquean. Es uno de los lugares más privilegiados en la geografía de la isla, con aguas puras y cristalinas que permiten ver la flora y fauna a metros de profundidad. En una de sus urbanizaciones cercanas fue construida Casa Rm en el año 2008 por los arquitectos de RMarquitectura y Arnau Panadés. De concepción moderna, esta unifamiliar blanca fue diseñada para que sus habitantes pudieran disfrutar tanto del espacio exterior como de los interiores. Un gran jardín dotado con piscina, una terraza cubierta y una zona de barbacoa son algunos de los pasatiempos de puertas hacia fuera. ¿Dentro? Espera a recorrer virtualmente este chalet en Mallorca con nosotros. 

De fuera a dentro

Un volumen compacto apenas perforado parece sobresalir de la casa. Flota sobre la planta baja, cubriendo la terraza previa al jardín. Sus líneas rectas y sus volúmenes regulares parecen el resultado de un ejercicio de búsqueda de sencillez compositiva. Y es que, ¿qué tiene de complicado Casa RM? Sus muros se pintaron de blanco, dentro y fuera, color que se altera con la aparición salteada de elementos de color negro o el mobiliario de sus propietarios. Sin duda, este era el único color que podía funcionar en una casa como esta, donde la iluminación natural es tan abundante que hace que la casa resplandezca por fuera y por dentro. 

Dentro y fuera

Situada en uno de los espacios más especiales en el interior de esta casa, la cocina, el comedor y el salón disfrutan de unas vitas privilegiadas. Un gran cerramiento de vidrio los separa de la terraza exterior que veíamos en la anterior fotografía. En búsqueda de la sencillez no solo formal, sino también funcional, la casa se diseñó bajo criterios de flexibilidad y fluidez. Los interiores son abiertos, no solo al exterior sino también entre ellos, haciendo que las circulaciones en la casa sean fluidas, sencillas y cómodas. El paisaje interior sigue los mismos gestos que apreciábamos en el exterior de la casa: líneas rectas, formas regulares y homogeneidad cromática. 

A la derecha de la imagen, una pared de vidrio encaja la escalera de la casa, construida delicada e ingrávida con peldaños volados, nos conduce a la planta superior de esta unifamiliar. 

El salón

En el mismo espacio donde está la cocina y el comedor se sitúo el salón. Inundado de blanco y de luz, el salón se diseñó con lo mínimo necesario. Dos sofás enfrentados en color crema, dos piezas de mobiliario en madera natural y algún que otro objeto decorativo completan esta escena de estilo mediterráneo. 

El dormitorio

Ubicados en planta primera encontramos los dormitorios de esta unifamiliar. Se tuvo la voluntad de diseñar la casa con los mismos propósitos con los que se planteó la planta baja, aunque estas estancias son por naturaleza más privadas que la cocina, el salón y el comedor. En vez de la clásica distribución con tabiques y puertas, se plantearon las divisiones con paneles correderos que deslizándose sobre raíles abren y cierran espacios. 

El cuarto de baño

La nota de color introducida en el paisaje de la planta de arriba para romper el monopolio del blanco fue el azul: el tono que mejor representa el ambiente marinero. También el diseño de los baños se fundamentó en la comodidad, funcionalidad y en los espacios abiertos. Vemos como un panel corredero de vidrio translúcido es el encargado de separarlo del pasillo, permitiendo además que la iluminación de este se escape a los espacios de circulación de la casa. Los usos dentro de este cuarto húmedo se situaron separadamente, así el baño puede emplearse simultáneamente por diferentes usuarios. El cuarto de baño se llenó de funcionalidad y luz, combatiendo los principales defectos de este tipo de estancias. 

Y por la noche…

Cuando se pone el sol, la casa sigue siendo resplandeciente, ahora gracias al sistema de iluminación artificial que se instaló en la casa. Se escapa por los huecos de vidrio de la casa, haciendo posible el uso del jardín también durante la noche. Pero no solo la barbacoa y la terraza, también la piscina se ilumina para refrescarnos las noches de verano. 

¿Más proyectos para disfrutar del verano?

El diseño de un hotel rural en Mallorca

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!