6 puertas sensacionales para tu garaje

6 puertas sensacionales para tu garaje

6 puertas sensacionales para tu garaje

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Para algunos, un garaje guarda una de sus propiedades más preciadas: el coche. Así que no es extraño que se pongan todos los recursos necesarios para su protección, tanto para resguardarlo de los fríos, heladas, granizadas o lluvias, como de los amigos de lo ajeno, e incluso de los vándalos. Y desde ese punto de vista, un elemento clave es la puerta del garaje que ha de ser lo más segura posible. Pero una puerta ha de abrirse y cerrarse, y que eso no suponga ni mucho tiempo ni problemas de mantenimiento a la larga, por ello es bueno saber que variables hay que tener en cuenta, para poder elegir el modelo más adecuado.

A continuación os mostramos distintos tipos de puertas, con mecanismos y materiales diferentes, para que tengáis más conocimiento del tema.

La elegancia de las puertas de madera

Las puertas de madera para un garaje lógicamente solo son recomendables en ciertos tipos de arquitectura. O sea dentro de un conjunto constructivo y decorativo rústico y con aires tradicionales pueden tener cabida este tipo de puertas, e incluso con su aporte estético como la que vemos en la foto donde se ha jugado con la colocación en diagonal de las tablas. No obstante, aquí en realidad la madera no es más que el revestimiento exterior visible y ornamental. La puerta real es una estructura metálica que permite este tipo de apertura ascendente y sobre todo confiere una mayor seguridad al garaje, al coche que ahí se guarda y a todos los objetos que allí se almacenen, ya que es habitual, que por poco espacio que tenga un garaje siempre se aproveche a modo de trastero.

Puertas metálicas

Posiblemente el sistema más cómodo y duradero para el cierre de un garaje sea mediante las puertas de metal. Pero obviamente, este tipo de puertas por las características del material son enormemente pesadas, así que es recomendable estén motorizadas para que su apertura y cierre se haga de la forma más cómoda posible, más aún en las puertas de grandes dimensiones. Porque aunque es habitual que las puertas de un garaje particular se correspondan con el paso de un automóvil de forma sobrada, en ocasiones una misma puerta da paso a dos, e incluso tres plazas de garaje.

La renovación de una puerta enrollable

Las puertas metálicas de garajes hasta hace no mucho eran siempre enrollables y funcionaban prácticamente igual que una persiana. Es decir, al abrirse y ascender la puerta se enrollaba en su tambor gracias a la flexibilidad de su estructura. Sin embargo, ese sistema acaba suponiendo un problema porque era un giro que con el tiempo hacía sufrir mucho al material y sobre todo al mecanismo que lo hacía funcionar, y llegaba un momento que las averías eran constantes. Por ello, en los últimos tiempos ese sistema de enrollado se ha sustituido una elevación en plano mediante un carril, y al hacerlo así la puerta no necesita tener numerosas lamas estrechas, sino que pueden ser menos y más anchas. En la imagen vemos un claro ejemplo diseñado por los arquitectos de Ecoespace España.

La opción de puertas correderas

Esta es otra variante interesante como puerta de un garaje. Eso sí es apropiada para garajes particulares y bastante amplios, ya que una puerta corredera obviamente necesita del doble de superficie para sus dos posiciones. No obstante, si existe la posibilidad es un recurso muy interesante, ya que una vez creado el mecanismo de la puerta, su aspecto puede ser el que se desee y completamente integrado con el resto de la fachada del garaje gracias a la instalación del revestimiento deseado. Y por otra parte, las puertas correderas tienen la ventaja de que también pueden ser prácticas manuales, ya que solo han de arrastrarse, aunque igualmente son susceptibles de tener un motor que las desplace de forma eléctrica.

También están las puertas oscilantes

Las puertas de toda la vida. Apertura y cierre respecto a un eje vertical, y dadas las dimensiones de una puerta de garaje, en este caso es recomendable recurrir a las dos hojas, ya que una sola acabaría por tener demasiado peso y con el tiempo es fácil que se desequilibre y funciones mal. Aunque dentro de las oscilantes, también el eje de giro puede ser horizontal. De manera que ese eleve. En ese caso, obviamente hay una sola hoja y se hace imprescindible un motor para su elevación. Pero volviendo al sistema de doble hoja y eje vertical, pueden tener una apariencia tan clásica y rústica como las que vemos en ela foto, que de alguna manera recuerdan a las cocheras de antaño. Sin embargo, no hay que engañarse y es un sistema mejorado, en el que todo está mecanizado y funciona con mando a distancia.

Garajes sin puerta

Para acabar vamos a aportar otra solución para el cerramiento de un garaje. Que no haya cerramiento, es decir, sin puerta. Todo depende de lo confiado que uno sea, y de dónde viva también. Este es un tipo que no se busca tanto la seguridad del automóvil como una buenas condiciones de mantenimiento. Es decir, como diríamos para las personas, un techo donde guarecer y refugiar el coche de las inclemencias meteorológicas. De este modo, uno se ahorra los gastos que suponen cualquiera de los tipos de puertas de garajes expuestos anteriormente, y desde luego se ahorra tanto las aperturas manuales como las hechas por control remoto. Una sencilla maniobra y ya hemos aparcado. 

¿Guardas tu coche en garaje? ¿Individual? ¿Cómo es la puerta?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!