Cómo planificar un baño: consejos y tendencias

Cómo planificar un baño: consejos y tendencias

Cómo planificar un baño: consejos y tendencias

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Es hora de reformar el baño. Tanto si vas a empezar de cero y reescribir el espacio, como si vas a aprovechar lo que ya está construido, es importante hacer una planificación. Esta nos ayudará a ser más conscientes del espacio y de lo que queremos hacer con él, de lo que podemos tener y de lo que tendremos que adaptar o a lo que tendremos que renunciar. Una buena planificación puede hacer posible lo imposible, así que no la subestimes. 

Hay varias cosas que es fundamental tomar en consideración. Desde los materiales que vamos a utilizar (y que tanto tienen que ver con la funcionalidad de una de las habitación más importantes de la casa) al estilo, la decoración, los tonos o la distribución del espacio. Muchas cosas que pueden hacer que entremos en pánico, pero que en realidad son simples si las pensamos un poco antes de ponernos manos a la obra. Como en homify sabemos que las reformas a veces dan bastante dolor de cabeza, hemos creado este artículo para contarte algunos consejos y tendencias para el cuarto de baño. Ideas que te ayudarán a tenerlo más claro a la hora de tomar decisiones.

¿Quién va a utilizar el espacio?

Antes de comenzar la planificación real del baño, hay que hacerse algunas preguntas. Cuanto más claro tengamos el concepto de lo que queremos y de lo que nos gustaría más sencillo será llevarlo a cabo. Así que sé sincero contigo mismo y pregúntate antes de nada para quién va a ir dirigido el baño que estás a punto de reformar. ¿Es el baño que utilizarán los invitados cuando vengan a comer a casa o el que utilizarán aquellos que se quedarán a dormir? ¿Es un baño para los más pequeños o es el que utilizarás en pareja?  No te quedes solo en el presente, puesto que una obra hay que planearla también de cara al futuro; quizá ahora mismo vivas solo, pero en el futuro ese baño será compartido, quizá ahora la abuela tiene mucha movilidad, pero más adelante puede que empiece a perderla y hay que buscar la comodidad. Todas estas cuestiones son importantes, así que tenlas en cuenta antes de programar la obra.

¿Cómo es el espacio?

Una vez que hemos visualizado al usuario del baño, es hora de pensar en el espacio en sí. ¿Cómo es? ¿Grande? ¿Alargado? ¿Luminoso? La cantidad de espacio con la que cuentas marcará no solo la distribución de las piezas fundamentales del baño, sino también el mobiliario. Si tienes mucho espacio puedes colocar más armarios, dos lavabos independientes para cada usuario, o situar una bañera independiente en medio de la habitación. 

También la luminosidad y la organización del espacio influye en la decoración y en el uso de los colores que marcarán la línea decorativa de la habitación. Las habitaciones más luminosas pueden utilizar colores más oscuros, aunque el uso del blanco en los sanitarios es un clásico que nunca pasa de moda. En este punto, piensa también el estilo que quieres marcar: ¿mediterráneo o minimalista? ¿exótico o clásico? 

Hacer bocetos

Ahora que ya has decidido cuáles serán los criterios que van a marcar el estilo de tu nuevo baño, es hora de aterrizar las ideas. Lo mejor es que hagas un primer croquis que te ayude a visualizar de una manera real en lo que se va a convertir tu cuarto de baño. Muy importante aquí son las dimensiones de todos los sanitarios: la bañera o ducha, ¡o ambos!, el lavabo, el váter o el bidet si es que vas a poner uno. También dibuja el emplazamiento de los huecos, puesto que una ventana o una puerta limita el espacio y hay que tener esto en cuenta para que no se moleste la apertura de puertas o ventanas. 

Los dibujos te ayudarán a ver si tu idea funciona o no. Piensa que un cuarto de baño no es como un dormitorio, donde puedes colocar los muebles de una manera y, si pasado un tiempo, no te convencen, cambiarlos totalmente de sitio. En un baño, lo que se hace se queda casi para siempre, o al menos hasta la siguiente reforma. Y es que no es tan sencillo cambiar de sitio una bañera como una cama. Por eso, haz todas las pruebas que necesites, pero eso sí, sobre el papel. Si no eres bueno dibujando, recurre a los expertos del sector que te harán tantos bocetos como necesites. No solo de la habitación, también de cada pieza, como esta plantilla de la empresa especializada Badeloft que vemos en la fotografía y que nos muestra las proporciones reales de esta bañera. 

La calidad del mobiliario

A veces lo barato sale caro y esto es una premisa que tenemos que tener en mente cuando vamos a comprar los sanitarios. Y es que ahorrarnos unos eurillos puede acabar pasándonos factura. Asegurémonos de que las piezas cuenten con garantía de, al menos, dos años. También es importante que la instalación no se haga de cualquier manera, porque esto te puede traer muchos problemas en el futuro cuya solución no será barata. Así que, ya sabes, no importa lo manitas que pienses que eres, nunca está de más llamar a algún experto para que te ayude con la instalación. Si no, no servirá de nada que te compres un maravilloso lavabo de fundición mineral si cojea o un grifo de última generación si gotea por los lados. 

Piense en los materiales

Si hay un tema importante a la hora de planificar la reforma de un baño, ese son los materiales. No hay otra habitación como el cuarto de baño en el que este aspecto sea tan decisivo. Y es que esta habitación tiene unas características muy particulares que lo hacen especialmente delicado. Hoy en día es posible utilizar casi cualquier material en el baño, incluso la madera, tan denostada antes. Sin embargo, hay que saber que cada material tiene su particularidad y aunque la madera esté tratada para que no se estropee con la humedad del cuarto de baño, necesita unos cuidados especiales. ¿Estás dispuesto a dárselos? Esta es la pregunta que debes hacerte. 

Pero cuando hablamos de materiales no solo nos referimos a pavimentos o revestimientos, también a los sanitarios. Aquí hay mucho menos donde elegir que con las paredes, donde hay una larga gama de productos que van desde el clásico alicatado hasta el microcemento pasando por el papel pintado. Sin embargo, lo más típico son inodoros de porcelana, lavabos de acero inoxidable o vidrio, o bañeras de fundición mineral. Los materiales sintéticos también se usan mucho en los últimos años, a pesar de que el Corian, el más conocido, nació ya en 1967. Su principal ventaja es que es muy higiénico y facilita la limpieza del baño de manera significativa. 

Los detalles

Aunque a grandes rasgos ya has decidido los asuntos más importantes para planificar tu cuarto de baño y llevarlo a buen puerto, ahora viene la hora de la verdad: hacerlo efectivo. Es en este momento del proceso cuando más hay que tener en cuenta los detalles que normalmente no vemos, pero que son fundamentales para asegurar el éxito o el fracaso de la instalación. En una bañera, por ejemplo, hay que tener en cuenta tres partes fundamentales. La primera, preparar el espacio en el que va a ser ubicada y asegurarnos de que es posible hacerlo y de que la instalación interna de la misma está preparada para ello. Por otro lado, esa misma instalación también corre a nuestro cargo, así que la grifería y tuberías también tienen que estar a punto. Después, la colocación de la bañera en sí. Si va acoplada a la pared es importante tapar bien todos los huecos. Si va en el centro, fíjala bien al suelo. Una bañera es muy pesada, pero nadie quiere movimientos inesperados de la misma cuando estamos en medio de un relajante baño de espuma.

Limpieza y mantenimiento

¡Por fin tienes tu cuarto de baño de ensueño! Es hora de disfrutarlo, pero también de mantenerlo en perfectas condiciones para que esté como nuevo a pesar de que vayan pasando los años. Este es un aspecto que ya hemos tenido en cuenta durante el proceso para la elección de materiales, por ejemplo. 

Si buscas la comodidad, lo mejor es que elijas materiales fáciles de mantener, como por ejemplo los sanitarios minerales, que no necesitan productos especiales para lucir como el primer día después de cada baño. De todas formas, no te arriesgues y siempre que compres un producto controla que no tenga agentes ácidos que puedan dañar la superficie. Por otro lado, es normal que aparezcan rasguños, puntos astillados o pequeños golpes con el uso, sin embargo, siempre pueden arreglarse con un kit de reparación adecuado. 

¿Te han dado ganas de arreglar tu cuarto de baño? Ahora que ya sabes cómo hacerlo te damos algunas ideas en el artículo Muebles para un baño moderno: tendencias a la última.

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!