Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Cómo encontrar el frigorífico adecuado – 6 ideas

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

A la hora de equipar una nueva cocina, uno de los electrodomésticos que más quebraderos de cabeza nos puede proporcionar es un frigorífico. Y eso se debe a dos motivos. En primer lugar, porque se trata de un elemento voluminoso que puede organizar él por si solo la distribución de toda la cocina o dictaminarnos el diseño del mobiliario. Y en segundo lugar, porque hay que tener en cuenta el uso que se le da, que almacenamos en él y sobre todo, cuánto y para cuántos. Por eso cada vez hay más variaciones en el mercado que se les han sumado a las clásicas de congelador arriba o abajo. Ahora también están los modelos de puertas francesas, o las múltiples posibilidades de ofrecen los electrodomésticos integrables, entre los que por supuesto destacan los refrigeradores. Además de los de estilo americano o la posibilidad de separar refrigerador y congelador en dos electrodomésticos distintos.

Para guiaros un poco en esa amplísima oferta os mostramos los tipos más actuales de frigorífico:

La nevera con congelador en la parte inferior

Este tipo con el congelador en la zona baja del electrodoméstico es uno de los más populares en nuestros días. Entre sus ventajas hay que tener en cuenta su precio asumible, así como que su volumen no es muy grande en comparación con otros, por lo que se puede colocar en cualquier lugar de la cocina. Otra de sus ventajas es que el espacio en la zona de congelador es mayor que en el caso de los modelos que lo tienen en la zona superior, y también suele tener más compartimentos. Sin olvidar su comodidad, ya que es mucho más habitual abrir la zona superior, la del refrigerador, a la que se accede sin necesidad de agacharse en ningún momento.

​Al contrario, ahora con el congelador en la zona superior

Este es el tipo de refrigerador más tradicional. En este caso el congelador tiene un tamaño más reducido que en los mencionados en el punto anterior. Esa evidente limitación de espacio también tiene una ventaja, ya que suelen ser un tipo de frigo bastante económico. Por lo tanto puede ser una buena opción para personas que viven solas o para jóvenes parejas, no obstante si en algún momento la familia crece habrá que pensar o en cambiar de tipo de nevera o bien en comprar un congelador independiente para colocarlo en otro punto de la cocina.

​Una profunda nevera encastrada

Los refrigeradores de distintos tamaños se puede encastrar en el mobiliario de cocina creando así un conjunto armónico y sobre todo práctico, ya que una de las enormes ventajas es que desparecen los salientes y separaciones y todo está enrasado y uniformizado. En este tipo de frigos encastrados se puede optar por medidas varias, si bien una de las más comunes es la del combi, que acaba integrándose en la cocina, e igualmente ofrece su doble puerta de refrigerador y congelador. ¿Y si está encastrado por donde respira ese aparato electrodoméstico para refrigerarse a sí mismo? Si os fijáis en cualquier cocina de este tipo veréis que bajo las puertas del frigorífico siempre hay una rejilla de ventilación. Eso también os puede sacar de un apuro en una casa ajena, ya que si no sabéis qué puerta es la del frigo, siempre podéis buscar esa rejilla para identificarlo.

​Un frigorífico de puertas francesas

Cocina de estilo  de studio carisma

Este otro tipo de refrigerador, al contrario que el anterior, deja bien a la vista sus puertas, de hecho ese es parte de su encanto. Es una triple puerta y se denominan “puertas francesas”. Hay dos puertas en la zona superior y una más ancha en la inferior. Esta última coincide con el espacio congelador, y se trata de una puerta deslizante que da paso a una gran amplitud, dada su anchura. También tiene una enorme capacidad la zona alta de refrigeración. Es recomendable poner las cosas a enfriar con cierto orden y que sea una disposición que se repita constantemente, ya que a la larga puede suponer un ahorro en la factura de la luz. En muchas ocasiones, si ponemos los alimentos con lógica y sabemos exactamente donde se encuentran, podemos abrir únicamente una de sus puerta, es decir, permitimos una menor entrada de calor a su interior, y la máquina trabajará menos, o sea consumirá menos energía eléctrica.

​El frigorífico americano

La nevera Side-by-Side es el modelo de frigorífico americano por antonomasia, por eso no es extraño que sea un emblema en marcas como General Electric. Se trata de una nevera de dos puertas, y siempre en una de ellas aparece el dispensador de agua y el del hielo picado. Esas dos puertas, se corresponden con una separación vertical entre congelador y refrigerador, siendo este último generalmente más ancho y amplio. Esa es una de las ventajas que siempre se nombran al hablar de este tipo de frigoríficos, y desde luego hay otra indiscutible. Siempre es un elemento moderno y capaz de atraer las miradas en la cocina.

​Toda la cocina integrada

Cocinas de estilo  de FingerHaus GmbH
FingerHaus GmbH

VIO 302 – Küche mit Kochinsel

FingerHaus GmbH

No es lo mismo planificar la reforma integral de la cocina que cambiar uno de sus electrodomésticos, en el caso que nos ocupa, obviamente el frigo. Si ese es nuestro objetivo, nos marcará nuestras opciones el espacio disponible. En cambio, si hemos decidido cambiar toda la cocina y modernizarla, todo un mundo se abre. Se puede comprar cualquiera de los tipos de frigos ya nombrados, e incluso se puede comprar el refrigerador por un lado y la nevera congeladora por otro. No obstante, si disponemos de presupuesto, una vez elegido el frigorífico y el resto de electrodoméstico, podemos emprender el trabajo de hacerlo todo de forma integrada, de manera que todo parezca cubierto como si fuera distintos armarios. El resultado final es de una estética evidente, además es muy práctico sin duda, tan solo hay dos inconvenientes. Por un lado, el coste de la reforma se eleva considerablemente. Y por otro, si con el tiempo se ha de cambiar alguno de estos electrodomésticos, también será más costoso, porque habrá que cambiar el aparato y su revestimiento, y lógicamente todo deberá adecuarse a las medidas preexistentes. Aunque si lo pensamos bien, esto último siempre ocurre al cambiar cualquier aparato electrodoméstico de nuestra cocina.

¿Qué tipo de frigo tienes en casa? ¿Cuántos años tiene?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!