Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Diseña un vestidor en el dormitorio: ¡6 sencillos pasos!

Vanesa Matesanz Vanesa Matesanz
Loading admin actions …

Para muchos de nosotros tener un vestidor en el dormitorio es prácticamente un sueño a alcanzar dentro de la decoración y mobiliario de nuestra vivienda. Tener un bonito y útil vestidor es siempre motivo de alarde, un elemento que es algo más que un simple capricho. Mucho más. Es la forma de tener nuestra ropa lo más ordenada posible, lo más accesible, lo más estructurada. Nuestras prendas, zapatos, bolsos, cinturones… Estarán siempre visibles de una sola pasada y al alcance de nuestra mano. 

Pero muchas veces no contamos con el espacio suficiente en el dormitorio (o al menos eso creemos) para diseñar un bonito vestidor. Y esa es la idea que queremos que destierres hoy con este libro de ideas. Desde homify queremos volver a servirte de inspiración y que consigas tener un vestidor como ese que siempre habías soñado… ¡Aunque sea de unas dimensiones algo más pequeñas! ¿Preparado? ¡Te va a encantar!

1. Decide las dimensiones del vestidor

Necesitaremos saber como comienzo las dimensiones básicas para colocar la ropa y complementos dentro de este lugar. Eso dependerá mucho del espacio de profundidad que ocupen estas cosas, establecido de media en unos 60 cm de profundidad. Ahora, si además queremos meternos nosotros dentro como en un espacio como el de la imagen, necesitaremos unas dimensiones de alrededor de 1,20 metros para poder movernos y buscar lo que necesitamos. El largo ya depende algo más de la habitación en sí, de las dimensiones que tenga y de cuánto de ese espacio queramos adjudicar al vestidor. 

2. Elige los materiales

Hay que tener en cuenta que hay muchísimas empresas que se dedican a hacer a medida este tipo de espacios, adaptándose como un guante a tus necesidades. Podemos optar como en la imagen por baldas de madera, por cajones en plástico transparente, en metal… Esos cajones abiertos con rejillas son bastante utilizados en vestidores divididos en módulos, como este que tenemos en la imagen que acompaña a este texto. Además tienes muchísimas opciones como colocar: barras bajo las baldas, cajones entre las barras, zapateros en la zona inferior… Y todos esos elementos eligiendo los materiales (más livianos o más pesados; más resistentes o más frágiles) en función de tus necesidades. ¡Tienes un mundo por descubrir!

3. Organiza el espacio

¿Cómo? Pues o bien en función de tus necesidades o en función del espacio que tengas destinado al vestidor. Por supuesto debemos pensar con cierta lógica y ser razonables. Con esto queremos decir: no pongas tus camisetas del día a día en un cajón en la parte superior del vestidor donde estén poco accesibles, o tu ropa del trabajo en una percha que deje que arrastre tocando el suelo (en cuanto tengas un vestido o un pantalón algo más largo de lo normal, se ensuciará). Lo más lógico es dejar el espacio inferior como zapatero o como zona de cajones con las prendas que más nos ponemos a diario. ¿No te parece? Por supuesto deja arriba la ropa de otra temporada guardada en cajas bien colocadas, etc.

4. La iluminación es imprescindible

Vestidores de estilo  de Elfa Deutschland GmbH
Elfa Deutschland GmbH

„Warme Farben unterstreichen meine Persönlichkeit. Das gilt auch in meinem Zuhause.“

Elfa Deutschland GmbH

¿De qué sirve un vestidor si no lo tenemos bien iluminado como para ver qué es lo que tenemos y dónde lo tenemos? Debemos tener en cuenta que no se trata de un trastero en el que apilar la ropa sin ton ni son, si no que es un espacio que estará perfectamente estructurado, un rincón donde encontrar todo a la primera y que además puede convertirse en un espacio de diseño como ningún otro.

Es por eso que debemos iluminarlo con nitidez dentro de nuestras posibilidades de espacio: si tienes un vestidor de reducidas dimensiones es lógico que no vayas a colocar una gran lámpara como la que vemos en la imagen, si no halógenos en la zona del techo o luces bajo las baldas o similar. Puedes colocar también pequeñas luces para diferentes partes: una para la zona de la barra, otra para la parte de los cajones abiertos o el zapatero… ¡La clave está en que no quede ninguna zona oscura!

5. Trucos para aumentar el espacio

Hay elementos que pueden sernos de gran ayuda cuando no disponemos de demasiado espacio en el vestidor. Por ejemplo: barras dúo que pueden girarse y abrirse o quedarse guardadas, ganchos extensibles para pantalón como los que vemos en la imagen (diseñado por Catharina Cuadros Arquitectura e Interioresque, como si de un acordeón se tratase, se sacan y se meten aprovechando así al máximo el espacio. Ten en cuenta que son pequeños detalles que nos permiten colocar muchísima más ropa que si lo hiciésemos de la forma típica. ¡Dale una vuelta a los convencionalismos y busca sacar todo el partido posible a tu vestidor! 

6. Cajas, cajones y departamentos

A veces nos empeñamos de dejar todo a la vista de forma errónea, pensando que así lograremos más capacidad de almacenamiento para nuestra ropa y complementos. Pero lo cierto es que las cajas, los cajones y los departamentos diferenciados pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de tenerlo todo ordenado. Sobre todo los complementos, la ropa interior, los bolsos, cinturones… ¡y los zapatos! No pienses, por ejemplo, que las cajas van a deslucir tu vestidor, ¡todo lo contrario! Hay cajas preciosas y de materiales muy resistentes que pueden ser la mejor de las alternativas para ciertos recodos de tu vestidor. ¿Por qué no pruebas?

¿Qué te parece lo mejor de un vestidor?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!