40 m² de diseño acogen una familia completa

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

¿Se puede vivir en 40 metros cuadrados con una pareja sin acabar a la gresca? Más allá del amor, la convivencia en un apartamento pequeño depende mucho de la distribución y la decoración de este. Tener el espacio bien organizado hará que olvidemos las incomodidades que los pisos más pequeños tienen con respecto a los grandes. 

En este proyecto que os mostramos hoy, el resultado fue tan positivo que esta pareja no solo no acabó tirándose los trastos a la cabeza, sino que decidieron dar un paso más y tener un hijo. Lejos de mudarse a una casa más grande, este pequeño apartamento se adaptó a las nuevas necesidades de la pareja para crear un auténtico hogar donde disfrutar en amor y compañía.

Cocina con habitación infantil

El apartamento, situado en el entresuelo de un edificio antiguo, goza de una altura de tres metros y medio. Es precisamente esta altura la que va a dar la clave de la distribución, consiguiendo ampliar el espacio habitable y haciendo que la casa crezca hacia arriba lo que no puede hacer hacia los lados. Así, esta cocina se organiza en línea para dejar el espacio frontal abierto a otros usos. En la cocina se organiza también un pequeño office, aunque lo más llamativo es ese espacio elevado al que se accede por unas curiosas escaleras. 

Se trata de la habitación infantil. Separada por una valla blanca que evite accidentes, el uso de este material no es casual. La malla consigue proteger sin por ello perder un elemento vital en cualquier habitación, pero más aún en la destinada a los más pequeños. Hablamos de la luz, que aquí fluye sin interrupciones. 

Una pizarra en lo alto

La mezcla de elementos de diferentes tendencias consiguen, al contrario de lo que podría parecer, un espacio armónico y equilibrado. Por un lado, la pizarra en lo alto da mucho juego y consigue dar mayor viveza al mobiliario en blanco. Por otro, la espectacular lámpara aporta una nota alegre y festiva a esta habitación. 

El espacio intermedio esconde una cama

Entre la cocina y el salón encontramos un espacio intermedio aislado por puertas correderas. A un lado, se esconde una zona de almacenamiento, fundamental para cualquier casa y que aquí ha buscado la máxima discreción. Justo en frente, el cuarto de baño y arriba… ¡el dormitorio! En este altillo se ha ubicado la cama y no deja de sorprendernos la precisión con la que cada pieza encaja en este rompecabezas.

Todo tiene una función

En una casa donde los metros cuadrados no abundan, no se puede perder ni un centímetro. Aquí, cada espacio es dotado de una doble funcionalidad y el principal ejemplo lo encontramos en esta fotografía, donde podemos ver como la escalera de acceso al dormitorio se convierte en una estupenda estantería de madera. 

También sorprendente es la sutil repisa que se ha colocado justo al lado. Por un lado, unos cojines lo convierten en una pequeña zona chill out o rincón de lectura. Por otro, al colgar la televisión en la pared, este peldaño se ha convertido en una especie de mueble de televisión en versión minimalista.

El salón

Y si tenemos una televisión en la pared, ya sabemos lo que vamos a encontrarnos de frente: un sofá. Aquí no hay sorpresas, aunque nos ha llamado la atención el gusto con el que se han elegido los muebles de esta parte de la casa. Se ha dejado a un lado la funcionalidad para dar paso a una estética de aires vintage, con tonos y texturas agradables que le dan el toque acogedor y cálido que no puede faltar en ninguna casa, ni siquiera en una de 40 metros cuadrados.

Hasta aquí esta pequeña pero acogedora casita para tres. Si quieres ver más ejemplos de lo que se puede hacer con pocos metros, te recomendamos el artículo Un apartamento familiar en solo 42 metros cuadrados

¿Qué te parece cómo se ha organizado el espacio en este pequeño apartamento?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!