Feng Shui: síguelo y decora tu dormitorio

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

El Feng Shui, una antigua línea de pensamiento originaria de Oriente, busca la armonía entre personas y objetos, un diálogo sereno y relajado para una mejor calidad de vida.

Lo que busca es establecer ciertos patrones de organización, distribución de los espacios y elección de objetos para que la energía circule con fluidez, y que también sirva como un elemento de protección y resguardo. 

En las habitaciones, se trata de plantear ciertos detalles para poder aplicar esta filosofía, como evitar la proliferación de objetos decorativos innecesarios, colocar el cabecero de la cama en una posición estratégica, y evitar grandes despliegues tecnológicos en un ámbito que debería ser para relajarse y descansar.

¿Qué es el Feng Shui?

En sus palabras está el secreto. En chino, Feng significa viento, y Shui es agua. Son dos elementos distintos pero complementarios, y desde hace 3.000 años esta imagen de dualidad gráfica refleja el sentir de esta filosofía proveniente de China.

El Feng Shui busca que manera la distribución de los objetos y espacios contribuyen a una fluidez positiva de la energía.

De alguna forma, el Feng Shui busca que el hogar sea un espejo de la personalidad, por ello es importante que la decoración de la habitación busque la paz interior y la armonía de sus ocupantes.

También se trata de que el dormitorio sea un ámbito de relajación y descanso, por eso sugiere evitar ir a la cama con móviles, ordenadores y tabletas, que lo que hacen es prolongar la dependencia tecnológica al acostarnos y al amanecer.

Cómo ubicar la cama

Antes de plantear la posición ideal, cabe analizar la composición de la cama. El cabecero debería ser sólido, el colchón tendría que ser confortable, sin ser demasiado rígido ni tampoco muy blando. Y según la filosofía del Feng Shui, no hay que colocar objetos debajo del lecho. La razón es que, por la noche, pueden emitir energías que repercuten negativamente en el espíritu de la persona.

El cabecero de la cama debería dar contra una pared, y en lo posible, que no se encuentre debajo de una ventana. Y su ubicación tendría que estar en diagonal hacia la puerta de salida, pero no enfrentada a ella. No hay una idea concreta sobre el material del cabecero, pero se pueden probar diversas opciones.

Si se quiere decorar las paredes, que sea con objetos pequeños, sin mucha estridencia. Y también es importante que los ocupantes de la cama puedan entrar y salir por sus costados, que las paredes no invadan el lecho.

Qué colores usar

Según el Feng Shui, cada color tiene un poder especial, y su elección afecta nuestra percepción del mundo y modifica nuestra energía. 

Por ejemplo, los tonos azules brindan una energía que invita al descanso, los castaños recuerdan a la tranquilidad de la tierra, y los verdes a la vida natural y brinda un sentimiento de renovación. El amarillo, como el sol, es energía y buenas vibraciones, y el rojo busca la sensualidad.

El blanco, en todo caso, es sinónimo de relajación y también de amor. Por ello, una habitación con una mayor tendencia de tonos blancos, como este diseño de Raphael Design, invita a descansar y a relajarse, matizado por los tonos marrones de los almohadones, que conectan con la esencia de la Tierra. Y los cojines azules, brindan una energía que ayuda a conciliar el sueño.

Decoración relajante

Ya habíamos mencionado que el Feng Shui sugiere no guardar objetos debajo de la cama. Asimismo, también insta a evitar pesados edredones en la parte superior, y que el lecho no se convierta en un armario ambulante, con prendas, libros, equipamiento electrónico y papeles que continuamente se depositan sobre la cama. La razón es que así se impide que la energía Chi circule libremente durante la noche, y no nos permitiría relajarnos para dormir.

Si se trata de decorar, lo recomendado es que haya pocos objetos, con los cuales uno tiene una relación afectiva muy grande. Y que al contemplarlos, brinde relajación a la persona.

El resto de objetos, según esta filosofía, debería ser guardado en armarios. Precisamente, la ropa allí colocada tiene que estar bien limpia, planchada, y distribuida en forma organizada. Y aquellas prendas que hace tiempo que no se usan es mejor regalarlas, porque contiene una energía residual muy activa que no favorece.

¿Plantas sí o no?

En el Feng Shui, se indica que las plantas son emisoras de energía vibrante, que denota movimiento y acción. Está muy bien, pero eso choca con la idea de un ambiente que sea sumamente relajado. Además, como liberadoras de dióxido de carbono, las plantas grandes no son la mejor compañía para una habitación.

Pero tampoco es cuestión de ser tan radicales, y bien se puede tener alguna pequeña planta que brinde un poco de vida natural, y que contribuya a dar una bonita estampa decorativa, como se ve en esta habitación clásica. En todo caso, aquellas grandes macetas con ficus o palos de agua, que sean reservadas para el salón u otros ambientes del hogar.

Mesas de noche sin ángulos rectos

Dar Amina: Dormitorios de estilo mediterráneo de dar amïna
dar amïna

Dar Amina

dar amïna

Hay que tratar que no haya ángulos rectos en la dirección del cabecero de la cama. Pero no siempre esto es posible de lograr. Por ello, al menos, hay que tratar que las mesas de noche sean de forma redonda o poligonal, de al menos seis lados.

De esta manera, se evita la llegada a la cabeza de la Sha Chi, que es una energía negativa que emana de los ángulos rectos de los muebles cuando se está durmiendo.

Espejos sí, pero no frente a la cama

El Feng Shui no es partidario de usar espejos en frente a la cama. Según esta filosofía, su reflejo durante la noche, con sombras y luces difusas, inquieta al espíritu de la persona, agota su energía, y no permite que se relaje.

Pero esto no significa que no se pueda tener ningún espejo, sino que la clave está en colocarlo en un ángulo que no incida directamente sobre la cama. Si los armarios son espejados, la sugerencia es que durante la noche sean recubiertos por un velo. 

Por ello, los seguidores del Feng Shui evitan tener grandes espejos en su habitación. En todo caso, prefieren que haya pequeños espejos para maquillarse en la mesa de noche o la cómoda.

¿Crees en la filosofía del Feng Shui? ¿Qué te han parecido estas pautas de decoración?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!