La televisión en casa - 7 ubicaciones alternativas

La televisión en casa – 7 ubicaciones alternativas

La televisión en casa – 7 ubicaciones alternativas

Karen Ayerve Karen Ayerve
Loading admin actions …

La distribución convencional del espacio ha situado siempre a la televisión en el salón de casa. Y con justa razón: nos acomodamos alrededor de ella no sólo como un acto social, entre comidas, vasos de vino y confesiones varias, sino también para disfrutar de una buena película, ver las noticias e incluso escuchar música a solas. Sin embargo, y aunque se haya ganado un lugar seguro en esta habitación de casa, no es la única que merece adjudicarse una televisión. La cocina, el dormitorio o hasta los rincones muertos de casa pueden ser sus nuevos escenarios.

Tanto o más importante que esta elección, es la posición exacta donde pensemos instalar la televisión. Lejos de las fuentes de luz natural o a una altura adecuada son sólo algunos de los consejos que queremos enseñarte a lo largo de este libro de ideas, que varían según la habitación que ocupe. ¿Dónde y cómo? ¡Toma buena nota de los siguientes apuntes!

En el salón

La televisión es casi un must en el salón de cualquier casa. Es, como decíamos, la primera ubicación que le asignamos por ser el centro de todas las operaciones sociales de casa. Ahora bien, colocarlo delante del sofá principal es una regla básica, pero no la única. En la medida de la posible, asegúrate de que esta ubicación no deje a la televisión de frente a las ventanas principales, ya que los rayos del sol contaminan la imagen y acaban siendo una absoluta molestia a la vista. 

En cuanto a su diseño, cuanto más grande, mejor, no se aplica de la misma forma que lo haría con cualquier otro mueble. Aquí es importante cuidar la armonía visual que, no olvidemos, se consigue en relación al conjunto de la decoración. En cualquier caso, la televisión de un salón de tamaño decente, no debería superar las 32 pulgadas.

En el dormitorio

La estancia más intima de casa es indudablemente el espacio dedicado a mimarnos en nuestros momentos de descanso. Y ya que hay quienes prefieren cambiar el sofá del salón por la cama, llegado el momento de mirar la tele, qué menos que reservarle un espacio clave a este accesorios tecnológico. A diferencia del salón, aquí es recomendable prescindir del mueble sobre el que se coloca la tele. La razón no es otra que cuidar la limpieza visual, sobre todo si se trata de dormitorios pequeños. En su lugar, opta por un plasma instalado en la pared, de frente a la cama, por supuesto, y a la altura de los ojos. Elevarlo demasiado puede cansarnos más fácilmente la vista después de unos minutos. 

En la sala de juego de los niños

Colocar una televisión en el dormitorio de los más peques no parece ser una opción idónea, puesto que estos pueden llegar a manipularla sin nuestro consentimiento, estropearla o simplemente porque es un espacio que podemos utilizar para ordenar otros juguetes o decoración. Antes que su dormitorio, te recomendamos instalar una televisión en su habitación de juegos para cuando entre peluches, Scalextrics y muñecos, puedan disfrutar también de sus programas de dibujos animados favoritos. 

Los niños sienten curiosidad por todo lo que les rodea, y la televisión acapara una parte importante de tal curiosidad. Para conseguir que los peques se mantengan a una distancia prudente de la pantalla, es recomendable ubicarla por encima de la altura convencional. De esta forma, se verán obligados a permanecer lejos de la televisión.

En la cocina

Instalar una televisión en la cocina no es una extravagancia, sino más bien una alternativa de entretenimiento para quienes disfruten del arte de entre los fogones y puedan llegar a pasar horas rodeados de recetas. Para empezar, hablamos de una zona donde se acumulan bastante enseres y alimentos, por lo que la televisión no debería suponer un elemento más de incordio. Conseguir este propósito es tan fácil como elegir un diseño sencillo de plasma de unas 24 pulgadas. Es muy importante tomar en cuenta la distribución que la hayas dado a tu cocina para poder ubicar la televisión allí donde puedas verla desde cualquier punto.

Si el espacio nos lo permite, otra alternativa pasa por colgar la tele desde una pared, o desde una viga en el techo, siempre que se mantenga alejada de los fogones. En cualquier caso, instalar este aparato eléctrico en la cocina, es tan usual como su presencia en el salón de casa, debido a la concepción moderna de espacios diáfanos, donde ambas estancias comparten límites físicos. 

Debajo de las escaleras

Seguramente se trate del aparato eléctrico por excelencia cuando queremos disfrutar de ocio y entretenimiento desde casa. Por eso, hemos sabido hacerle sitio en cualquier rincón de casa que tenga una fuente de electricidad cerca. En muchas ocasiones, como el diseño de la fotografía, puede tratarse del espacio libre que la estructura de las escaleras deja a su paso. Incluso podemos transformar esos metros cuadrados en una extensión del propio salón, y decorar la pared de la televisión con una estantería de original diseño. 

Por otra parte, ten en cuenta la cantidad de luz que golpea de frente a la televisión. Dijimos que estaba prohibido colocarla de frente a las ventanas, pero también en perpendicular a estas, si son de un tamaño considerable, como en este caso. Cuando las opciones se agotan, siempre puedes tirar de unas cortinas que protejan a la televisón de tal cantidad de luz.

En la sala de estudio

Quizá la sala de estudio no sea la habitación más idónea donde colocar un televisión, por aquello de sentirnos constantemente tentados a la procrastinación, sin embargo, puede ser una gran idea si necesitamos trabajar con material audiovisual básico, como DVD's, o simplemente queremos utilizar la misma estancia para cualquier merecido break. Puesto que hablamos de una habitación secundaria, y hasta personal, de casa, no es necesario dejarse el bolsillo en el diseño que elijamos. 

En el gimnasio doméstico

Si cuentas con los suficientes metros cuadrados en casa para instalar un gimnasio personal, definitivamente debes hacer sitio a una pantalla de televisión. Ejercitar puede resultar una tarea algo difícil de llevar, sobre todo si estamos bajos de forma, así que cualquier elemento extra que nos ayude a motivarnos será siempre bien recibido. ¿Qué tal unos videos musicales mientras corremos en la cinta? El tiempo se nos pasará volando sin darnos cuenta de lo cansados que estamos.

Es recomendable instalar la televisión en las alturas. Sin muebles que la sostengan ni otras florituras innecesarias, tal y como se hace en la fotografía.

Y tú, ¿en qué otra habitación de casa incluirías una televisión?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?

¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!