Una buhardilla bohemia con una terraza de impresión

María Bausán María Bausán
Loading admin actions …

Un piso de casi 60 metros cuadrados no parece a priori una gran casa, aunque si se aprovecha bien el espacio puede acabar siendo un hogar cómodo para dos personas. Sin embargo, si de esos 60 metros cuadrados, 24 de ellos están totalmente desaprovechados porque al tratarse de una buhardilla el techo es tan bajo que solo se utiliza para almacenamiento, la casa queda tan reducida que ni una terraza de más de 20 metros cuadrados la hace demasiado apetecible. 

Sin embargo, una reforma conseguirá darle la vuelta a estas cifras y crear una vivienda agradable, original y acogedora. Un espacio creado para que convivan dos chicas jóvenes y puedan disfrutar de un piso aprovechado al máximo. MMMU arquitectura i disseny y el arquitecto Jaume Coscollar Casamayor llevan a cabo este proyecto que nos lleva hasta Barcelona. ¡Vamos a descubrirlo!

Antes: una pared que esconde

Antes de la reforma, esta pared naranja delimitaba el final del espacio habitable de la casa. Y es que al otro lado de la puerta se escondía una habitación amplia, pero totalmente desaprovechada. Sus techos no eran demasiado altos, y al estar encajonado, aumentaba la sensación de estrechez y de agobio. Pero el espacio estaba ahí, ¿cómo iba a desperdiciarse de esa manera?

Ahora: el espacio abierto

Tras la reforma, el tabique desaparece y el espacio se amplia y conecta. El techo sigue siendo bajo, pero al incluirlo en el resto de la casa se favorece su utilización. Ahora, ese rincón, que antes no era más que un deteriorado almacén, es una habitación en la que la luz y la ventilación fluyen. 

Por otro lado, se ha cambiado el color de la pared, que ahora luce un intenso color magenta, y que aporta un toque pintoresco y fresco. 

En el interior de la nueva habitación

Nos asomamos a la nueva habitación, en la que los aspectos más rústicos y antiguos de la casa se han mantenido. Aquí pueden verse las vigas de madera de la cubierta o el pavimento de barro cocido, al contrario que en el resto de la vivienda, donde se ha sustituido por madera. 

Todo ello le da un aire rústico que combina con los textiles utilizados, de inspiración étnica. Se trata de un espacio inspirador, que hace imposible imaginar que hasta hace poco, este espacio no era más que un trastero en mal estado. 

Antes: un distribuidor que resta

La distribución de la antigua vivienda compartimentaba en exceso el espacio, restando funcionalidad al mismo. Y en una vivienda donde cada metro cuadrado es imprescindible, no se puede desaprovechar ni un solo centímetro. 

Ahora: un tabique menos

Eliminando el tabique que separaba la cocina de la habitación principal se amplia esta. Ahora, el espacio fluye de una a otra fachada: desde la cocina hasta lo que antes era el almacen y ahora se ha convertido en una nueva habitación. Espacios abiertos que permiten aprovechar mejor todos los rincones y hacerlos más luminosos y habitables. Los espacios se interconectan, haciendo que la vivienda sea más moderna y funcional. 

Antes: una terraza en mal estado

La distribución anterior dejaba la terraza de 24 metros cuadrados como una extensión exclusiva de la cocina, puesto que solo se relacionaba con esta. Hay que señalar que esa pequeña extensión blanca es el cuarto de baño, que estrecha el paso entre interior y exterior. El mal estado del pasillo tampoco invita a salir y disfrutar de la terraza. 

Ahora: pequeños grandes cambios

Apenas unas cuantas reformas en la terraza y en su acceso han conseguido cambiar por completo el aspecto de este espacio. Se han introducido cambios en la pieza del baño, se ha cambiado el pavimento y se han añadido plantas. Además, al mejorar la circulación del interior de la vivienda también se consigue que la terraza esté más conectada con el resto de la casa. 

Para terminar, envidia sana

Nos despedimos de esta pequeña pero acogedora vivienda observando desde lo alto la espectacular terraza. ¿Quién pudiera disfrutar de un pequeño oasis urbano como este en casa? ¡Nos morimos de envidia!

Si quieres seguir leyendo sobre buhardillas que se ha convertido en acogedores pisos de diseño, te recomendamos que le eches un vistazo al artículo 33 metros cuadrados llenos de luz.

¿Qué te parece la reforma de esta buhardilla y de su terraza?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!