Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Pide un deseo: tres lofts y un dúplex

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

En el barrio antiguo de Girona la diseñadora Lara Pujol llevó a cabo uno de sus encargos más recientes: reformar los apartamentos que encerraba uno de los edificios antiguos del vecindario. Sin embargo, la palabra reformar no implicaba tirar abajo y construir de cero, sino intentar dialogar con la arquitectura preexistente, estableciendo un equilibrio entre lo viejo y lo nuevo. El resultado, lejos de quedar como una mezcla heterogénea, contrastó entrelazar ambos ambientes en un mismo escenario, como si hubieran sido construidos simultáneamente. Tras la intervención, quedaron disponibles tres apartamentos de 55 metros cuadrados de superficie y un dúplex de 90. Debido a la reducida superficie de tres de ellos, se optó por una distribución tipo loft, donde todas las estancias estuvieran interconectadas sin la presencia de tabiques. Recorremos dos de ellos a través de las siguientes imágenes. 

Modelo 1: el dúplex

La reunificación de las dos últimas plantas del edificio trajo como resultado la aparición del loft que os presentamos en primer lugar en este libro de ideas. En su planta baja se optó por colocar los usos principales, de manera que el nivel superior, con techo abuhardillado, pudiera reservarse a usos más privados. Debido a la inclinación de la cubierta, la planta de arriba no podría ser del todo aprovechable, por lo que se construyó únicamente en la parte donde los techos eran más altos, creando una doble altura con el salón. Para aprovechar la superficie al máximo y no caer en distribuciones estrictas que complican el funcionamiento de una vivienda, se optó por no compartimentar el apartamento. Tan solo un núcleo compacto adosado a un muro divide la vivienda en dos ambientes diferentes: la zona de día y la de noche. Salón, cocina y comedor se encuentran en una de las alas. ¿Al otro lado?

El dormitorio

El dormitorio se encuentra al otro lado de esta caja que divide el apartamento. Accedemos a esta zona íntima sin necesidad de abrir una puerta y, sin embargo, la estratégica posición de la cama proporciona al dormitorio la privacidad que necesita. Las huellas del pasado son más visibles desde esta perspectiva: muros lisos y pintados de blanco conviven con otras tapias de mampostería creando un efecto entre lo minimalista y lo rústico. 

La caja misteriosa

La caja compacta que divide la planta en ambientes con diferentes carácteres no es otra cosa que el núcleo húmedo. En la cara que comparte con la zona de día, el núcleo es cocina. Hacia la zona de noche, el núcleo acoge el cuarto de baño de la casa. Con una estética muy modernista gracias a sus revestimientos de baldosa hidráulica, esta zona húmeda de la casa también sigue un esquema sencillo, la funcionalidad y comodidad están aseguradas. 

Bajo cubierta

En la planta de arriba del dúplex encontramos la estancia más privada de la casa. Aprovechando la ventana en cubierta y la forma del espacio, se optó por construir una zona de trabajo con una larga mesa que volcara hacia la doble altura con el salón: un lugar alejado de todo donde concentrarse tranquilamente. 

Modelo 2: el comedor

Los tres lofts de 55 metros cuadrados incluidos en el edificio cuentan también con un espacio de comedor, aunque en la primera imagen no era apreciable. A las espaldas del sofá, una mesa de madera da solución a la zona de comer, adaptándose a las circunstancias del espacio. 

La caja

Gracias a la caja compacta que alberga los núcleos húmedos y el almacenamiento de la casa, la vivienda no necesita puertas ni tabiques, por lo que cuenta con ventilación cruzada a través de las ventanas abiertas en ambos frentes. En los lofts, la caja se forra de madera natural en el pasillo. Sin embargo, en el dúplex, se reviste de este mismo material lacado en blanco.

Un cuarto de baño con vistas

Para conseguir que todas las estancias estuviera comunicadas, aunque fuera visualmente, se construyó una ventana en la caja del cuarto de baño, que gracias a esta puede cruzar miradas con el dormitorio. Pero, no es su única ventaja: la luz que entra por los huecos del dormitorio se introduce en el interior del aseo, que de esta manera puede disfrutar de iluminación natural. 

¿Más proyectos similares?

Un pequeño ático con el encanto de ayer y de hoy

¿Con qué os quedaríais?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!