Siguiendo la estela del Art Decó

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Las artes decorativas vivieron su gran momento en los albores del siglo XX. Muebles, espejos, lámparas y estampados abandonaron su puesto secundario y se alzaron con la categoría de arte. Si algo le debemos al modernismo, y en concreto al Art Decó es haber dinamitado el interiorismo, rompiendo con todas las normas establecidas y haciendo posible la premisa del todo vale. 

Nacido en Francia durante los felices años veinte, el Art Decó es glamour, elegancia y belleza en el sentido más absoluto de la palabra. Un reflejo de la propia sociedad en la que vivió su apogeo: sibarita, elitista y dada a los excesos. No obstante, el Art Decó sobrevivió al crack del 29 y siguió vigente hasta entrada la década de los cincuenta. 

Casi cien años después de la Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes de París que bautizó el movimiento, el Art Decó no ha pasado de moda y su influencia sigue siendo visible en muchos de los diseños de hoy en día.

Buscamos la huella de este movimiento artístico en seis diseños muy especiales. 

Ébano

El Art Decó puso un ojo en las culturas exóticas y milenarias más allá de Europa. De ahí que muchos diseños tomaran prestado elementos del antiguo Egipto, de las civilizaciones precolombinas o de las tribus africanas. Esta inquietud antropológica les llevó a experimentar con otros materiales, como por ejemplo el ébano. La madera negra era perfecta para combinar con el marfil o con planchas de oro, otros dos recursos que supieron explotar como nadie. 

Motivos naturales

Los modernistas convirtieron a la naturaleza en su verdadera musa y tuvieron especial debilidad por elementos de origen natural, especialmente formas vegetales y redondeadas. Si bien es cierto que el Art Decó dió mucho más poder a la línea recta y a las formas geométricas, continuó ese interés por la naturaleza, de la que destacaban su volatilidad. Los motivos naturales, como el de este papel de pared, es una de las grandes herencias que nos han dejado el interiorismo de principios de siglo. 

Revolución en el tocador

De edificios a diseños de automóviles, el Art Decó tocó todos los palos en su búsqueda de la belleza, en una época en que la estética lo era todo. También los espacios más íntimos se volvieron arte: jaboneras, botes de perfume, peines y, sobre todo, espejos.  Si algo aprendimos de este movimiento es que la funcionalidad no está reñida con la belleza. 

Madera y metal

Consola Kobra: Vestíbulos, pasillos y escaleras de estilo  de Ines Benavides
Ines Benavides

Consola Kobra

Ines Benavides

La euforia y la fe ciega en el progreso y en el poder de las máquinas se tambaleó tras la Gran Guerra. Pero los años veinte recuperaron parte de ese otpimismo y el Art Decó siguió apostando materiales industriales, como el metal, el bronce o el vidrio. La madera se llenó de brillos y esmaltes que le daban un aspecto casi irreal. 

Esa combinación de madera y metal sigue dando para mucho. Ni rústico, ni industrial, esta consola de Inés Benavides bien podría ser una revisión de los muebles que triunfaron en los felices años veinte.

Jugar con las líneas

 de estilo  de ildoppiosegno
ildoppiosegno

Gemelline della linea Giardino d'inverno

ildoppiosegno

El Art Decó, heredera de las vanguardias, como el futurismo, redondeó las esquinas y buscó diseños aerodinámicos, que dieran sensación de velocidad y riesgo. Como los vanguardistas, los artistas del Art Decó disfrutaban con el juego y experimentaban con las formas.  

El placer por el juego en el diseño sigue vigente hoy, como vemos en estas sillas que, si bien funcionan independientemente, juntas forman un todo que nos recuerda más a un sofá que a la silla original.

En todas partes

Jardín de estilo  de GRR GmbH

Hay mucho más Art Decó a nuestro alrededor del que nos imaginamos. Algunos saltan a la vista porque son edificios importantes de nuestras ciudades, pero otros están ocultos en los lugares que menos lo imaginamos. El Art Decó no era un arte de Museos, sino del día a día y como tal ha quedado. No importa lo destartalado que sea el edificio en el que entremos, quizá la barandilla de la escalera, el marco de la puerta o hasta los mismos picaportes escondan una pequeña joya del diseño

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!