Vallas y muros de jardín

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Tener un jardín en casa es una ración extra de calidad de vida para muchos de nosotros. Se trata de un pedazo de terreno que hemos arrancado a la naturaleza y que tenemos para nuestro exclusivo use y disfrute. En los jardines podemos relajarnos al sol, comer en familia, jugar con los niños, cenar con amigos y dejar a los perros que correteen felices. 

Sin embargo, para proteger ese pequeño paraíso de miradas indiscretas o personas no deseadas es necesario delimitar su contorno y cercarlo. Vallas, muros, setos, etc. todas las opciones son buenas siempre que cumplan con su objetivo: dejarnos disfrutar de nuestro oasis privado.

Vallas con plantas

Limitar nuestro jardín con una valla es una opción clásica, con muchos pros y algún que otro contra de fácil solución. Las vallas es una buena opción cuando el terreno es grande, o, al ser tan poco invasivo, es una línea divisoria con otro terreno. Sin embargo la mayoría de las vallas no ofrecen privacidad real y visualmente pueden romper con el resto del jardín, dando más sensación de prisión que de privacidad. 

La solución: cubrir la valla con enredaderas, arbustos y árboles. Estas se integran bien en el terreno, nos protegen de miradas indiscretas y resultan más agradables de observar que una simple valla. 

Cercas de madera

Jardines de estilo moderno de Earth Designs
Earth Designs

Party garden in Sevenoaks, Kent

Earth Designs

Para rodear un jardín, las cercas de madera siempre son una buena opción, puesto que se integran muy bien con el paisaje, al ser un material natural. Además permiten muchas variaciones y podemos hacerlas como mejor nos convengan: más altas, más bajas, más unidas conformando una pared, más separadas, pintadas de distintos colores, etc. 

Gaviones

Jardines de estilo moderno de homify

Los gaviones están formados por una caja de forma prismática rectangular, rellena de piedra, de enrejado metálico de malla. Normalmente se rellenan de piedras, como en este caso. Lo bueno de este tipo de estructuras es que permiten el desarrollo de la vegetación, por lo que pueden integrarse con gran facilidad dentro del paisaje y reducen en cierto modo el impacto medioambiental de la valla. 

Vallas de plástico

Esas vallas de madera pintadas, sobre todo de blanco, nos recuerdan a Los años maravillosos y todas esas series estadounidenses de casa unifamiliares con jardín.  En ellas siempre aparece algún vecino repintando de blanco las vallas que se han estropeado con la lluvia y el viento. Para evitar estos han surgido otros materiales como el PVC, apenas necesitan mantenimiento y son tan estéticas como las originales de madera. 

Setos

Estos muros de vegetación son una opción muy recomendable para los jardines, ya que continúan con la misma línea de naturaleza que el resto del jardín. Separan los espacios física y visualmente, creando intimidad en nuestro jardín sin resultar invasivos.

Vallas de acero inoxidable

Modernas, duraderas y fuertes estas vallas de acero inoxidable son una opción diferente para limitar nuestro terreno. Una manera diferente de levantar una valla en torno a nuestro jardín.

Muros de piedra

Los muros de piedra pueden parecernos solemnes y un poco agresivos, pero todo depende de cómo los construyamos: la altura, el tipo de piedra y su grosor dependen de nosotros. La elección de un muro de piedra depende también del tamaño del jardín,  y de la sensación visual que busquemos. 

Para gustos los colores

Las vallas ya no tienen por qué ser blancas, negras o verdes. Cualquier color que imaginemos podemos usarlo para nuestras vallas: ¡Y sin necesidad de ponernos a pintar nosotros mismos! Y es que las vallas sobre todo si son de plástico o PVC, pueden encontrarse ya en una variada gama de colores. 

Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!