Casas de estilo moderno de Arq. Alberto Quero

Una casita que ha experimentado un cambio ¡brutal!

Silvia Pino Silvia Pino
Loading admin actions …

Se trata de una casita modesta de unos 60 m² ubicada dentro de una parcela con un pequeño jardín. Su aspecto descuidado y trivial llevó a los propietarios a contratar al arquitecto venezolano Alberto Quero para que, bajo un presupuesto ajustado, pudiese darle una nueva imagen a su vivienda y aumentar con ello su calidad de vida. Para ello el arquitecto utilizó lo existente y consiguió cambiar de manera radical la vivienda ¿Quieres saber cómo lo hizo? Acompáñanos entonces en esta visita.

Estado inicial

Esta es la imagen de la vivienda antes de la intervención. Como puedes ver, es una casa de poca magnitud dentro de un jardín amplio, pero descuidado. Cuenta con pequeñas ventanas, fachadas que han perdido el color, máquinas de aire acondicionado a la vista. El inmueble tenía mucho potencial, y el contar con un jardín con espacio para usar era la clave. Ahora había que conocer las necesidades de los propietarios y cuáles eran sus prioridades.

Límite con el barrio

La línea de separación de la casa con la calle pública del barrio era una estructura de hormigón vista completamente abierta. Sus huecos definían el camino para recorrer a pie hasta la puerta de entrada; y también el acceso en coche. Sin embargo la imagen transmitía dejadez, no solo por la estructura, excesivamente grande y pesada para no cumplir una función clara, sino también por la ausencia de pavimento en el jardín, lo que hacía que hubiera que caminar sobre tierra hasta llegar a la casa.

Primeras ideas

Una de las primeras decisiones que se tomaron fue la de aprovechar esa estructura de hormigón e integrarla de alguna manera en la nueva construcción. También se optó por usar la estructura de la casa existente y construir en base a ella. Y por último, se quiso tomar espacio al jardín y cedérselo a la casa, por lo que esta creció en superficie hacia adelante. ¿Quieres saber cuál fue el resultado? ¡Continuamos!

Nueva valla

La nueva valla se ha construido sobre la estructura de hormigón que antes se sostenía frente a la casa sin ningún tipo de interés. Las puertas de acceso ahora son robustas y se cierran, separando la casa del barrio, una decisión fundamental y que cambia por completo la relación con los vecinos. Sin embargo, ahora los huecos  de la antigua estructura se han llenado con celosías negras que dejan entrever lo que sucede dentro si estamos fuera, o en la calle si estamos en casa.

Una entrada bien definida

La imagen que transmite la construcción hacia el exterior es muy distinta de la de antes. El límite de la parcela ahora se trata de una barrera diseñada con un fin y con un estilo homogéneo: puertas que separan, celosías que conectan, estructura blanca que une. El blanco y el negro han sido los dos colores elegidos para el nuevo diseño de la casa y van a estar presentes en todas las zonas de la casa.

¿Estás buscando puertas para tu garaje y no te decides? Echa un vistazo a: ’10 puertas de garaje fabulosas para proteger tu casa con estilo’.

El porche, antes jardín

El antiguo jardín se ha usado para ampliar en la zona frontal la vivienda y para generar esta terraza con solería para disfrutar del exterior de manera cómoda. Aquí hay ahora espacio para amueblar con piezas de exterior o para organizar barbacoas y encuentros con amigos y familiares. Las líneas de luz que genera la celosía de la fachada crea en la vivienda una atmósfera completamente nueva, atractiva y especial. Veamos cómo ha quedado el resto de zonas, empezando por el acceso peatonal a la casa.

Acceso peatonal

La nueva entrada a la casa ha cambiado radicalmente. Antes carecía de un área protegida y bien definida. La entrada se hacía directamente. Ahora se ha creado un retranqueo en la fachada que ha aparecido como consecuencia de ampliar la construcción por la derecha. Ahora el acceso es una zona cubierta y elevada de la terraza unos cuantos escalones, separando no solo físicamente, sino también simbólicamente: ahora la casa gana cierta entidad y el acceso te prepara para entrar.

Interiores diáfanos

El blanco y el negro continúan siendo los dos colores usados en el interior: paredes y techos blancos, suelos en negro, carpinterías de ambos colores. Para evitar unos espacios excesivamente oscurecidos por el suelo negro, las baldosas usadas muestran un acabado en brillo para duplicar la luz natural que entra por el gran vano de la fachada principal. Además, el diseño de espacios diáfanos y pocas particiones verticales ayuda a conseguir habitaciones amplias y bien iluminadas en las que el uso de un suelo tan oscuro como este no acarrea ningún problema.

La ampliación

Al fondo a la izquierda puedes ver la superficie ganada al jardín y añadida a la casa. Ahora este espacio se ha convertido en en uno de los más acogedores de toda la casa por varios motivos. Uno, porque recibe abundante luz natural; dos, porque está conectado con la calle por medio de los vanos con celosías; y por último, porque es un espacio recogido, cálido y listo para ser decorado con el estilo que más encaje con los usuarios.

¿Qué te ha parecido la reforma y la ampliación? ¿Tú también necesitas un cambio en tu vivienda?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!