La resurrección de una casa asilvestrada

homify.es homify.es
Google+
Loading admin actions …

Nos dirigimos a la capital de la región francesa de Bretaña, Rennes, para enseñaros un proyecto de renovación que cambiará por completo el aspecto de una vivienda de los años 40. Respetando las ordenanzas, el estudio Franck Labbay Architecte quiso aumentar la superficie habitable de la casa que tenía entre manos y agregarle algunos metros de más. Gracias al diseño de una extensión en el patio trasero, tras la reforma, este inmueble ganó 46 metros cuadrados. Gracias al nuevo volumen la casa deja atrás su carácter tradicional y pasa a ser una vivienda actual que se integra perfectamente en su entorno e introduce toda la luz del exterior en el interior.  

Continuad leyendo y descubrid los nuevos materiales, los colores, pero sobretodo, el nuevo patio del que disfrutan ahora los inquilinos de esta casa francesa. 

Antes: el jardín

Comenzamos con una fotografía del jardín trasero en su estado original. Este rincón verde nos recuerda más a una jungla que a un oasis urbano o a un espacio para el relax. Aún así, apreciamos con facilidad el gran potencial del lugar, un espacio que con una buena disposición podría arreglarse y convertirse en un auténtico jardín. 

Después: la extensión y el nuevo patio

Tras la reforma, el cambio es mayúsculo. La madera reviste por completo la pared del inmueble y el contraste con las carpinterías en negro, crea un diseño contemporáneo totalmente opuesto al aspecto anterior de la casa. La entrada del jardín se ha transformado en un patio interior donde la madera es también la protagonista. 

La descolonización

Desde el interior se aprecia el nuevo jardín. La maleza y las zarzas que lo habían colonizado, han sido eliminadas y una cuidada vegetación lo ha convertido en un espacio para disfrutar del ocio. Ya en el interior, apreciamos las dimensiones de la extensión. El amplio ventanal consigue unir exterior e interior y, ayudado por el lucernario de la cubierta, este nuevo salón se presenta ante nosotros luminoso, cálido y muy moderno. 

Antes: una entrada que no se ve

El vestíbulo, antes de la reforma, es un espacio que se cierra sobre sí mismo. Es oscuro, está en mal estado, la combinación de colores en las paredes no es el más adecuado y el mosaico del suelo necesita ser retirado urgentemente.

Prepararos para quedaros con la boca abierta tras conocer el nuevo diseño. 

Una perspectiva brillante

El espacio aparece transformado por completo, brillante y luminoso. La fotografía está tomada desde el ángulo contrario, pero si os fijáis una renovada escalera aparece a la derecha de la imagen. La pared, anteriormente sin vida, ha sido convertida en un muro vidriado que inunda de luz todos los rincones de esta planta baja. 

El pavimento luce ahora inmejorable, las baldosas elegidas son perfectas, tanto por su estampado como por su color. Combinan con los marcos en negro de las nuevas ventanas interiores y con el blanco de las recién pintadas paredes. 

Antes: una cocina Cuéntame

Seguro que a más de uno le resulta familiar el estampado del papel de la pared, que en esta cocina llega hasta el techo y lo cubre por completo. 

Las flores del papel, el estampado del  pavimento, el diseño de los muebles… Todos los elementos de esta estancia necesitan una renovación integral y una nueva distribución que permita a sus inquilinos disfrutar de su cocina. 

Después: calidez y minimalismo

Una gran mesa rectangular atraviesa la nueva cocina. El espacio fue completamente remodelado creando espacio suficiente para una zona de comedor que fuera capaz de acoger a todos los habitantes del inmueble. 

El resto del mobiliario es minimalista y el color elegido para su acabado es el blanco. Así, el estilo de la cocina se sitúa entre el escandinavo y el minimalismo, un espacio pulcro pero al mismo tiempo cálido. 

Antes: una habitación simple y vieja

En las paredes de esta antigua habitación se colocaron colores aburridos y apagados. Hoy lucen además viejos y llenos de polvo. El suelo necesita ser reformado y la antigua chimenea ha perdido por completo su función anterior. 

Después: una habitación cálida y divertida

Tras el cambio, una amplia ventana llena de luz la estancia e ilumina el recién renovado pavimento, que luce así de elegante gracias a los tonos naturales de la madera del parquet.

La decoración de este dormitorio infantil es muy original: una preciosa cama hecha a partir de fibras naturales combina con el gris de la pared. El color rosa anima la estancia creando una armonía perfecta. 

Antes: otro dormitorio viejo y anticuado

Volvemos a encontrarnos con una estancia similar a la del dormitorio anterior previo a la reforma. El estampado del papel de la pared nos transporta muchos años atrás y la chimenea es solo un trasto en desuso que nadie ha quitado de la estancia. 

El pavimento se mantiene, pero eso sí, tras pasar por la unidad de cuidados intensivos. 

Después: amplitud y luminosidad en el nuevo dormitorio

El dormitorio principal, grande y luminoso, no tiene nada que ver con lo que era antes. El espacio parece otro. El color blanco está por todas partes y amplía la estancia. El contraste aparece en el cabecero de la cama y en un rincón empapelado junto a la puerta. Detalles que llenan de personalidad el dormitorio de la casa. 

¿Qué te parece la nueva extensión?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!