Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Siete ideas para colocar la TV en el salón

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

La televisión se ha convertido en un nuevo miembro de la familia. La conclusión no es nueva, ya viene de los estudios sociológicos de la década del '60, cuando los aparatos de TV se hicieron populares y pasó a ser el entretenimiento hogareño por excelencia.

Por más que los gurúes de la tecnología digan que la gente está dejando de ver TV, lo cierto es que todavía goza de buena salud como alternativa de ocio. Inclusive, con los nuevos televisores inteligentes, se puede interactuar con Internet, redes sociales, y tener una auténtica programación a la carta.

Por ello, a la hora de diseñar un salón, es importante saber dónde colocar el aparato de televisión, que por suerte, al ser de pantalla plana permite muchas más opciones que aquellos pesados aparatos que imperaron hasta fines de los '90.

En un rincón del salón

Una de las grandes ventajas de los modernos televisores es que son pantallas portátiles, livianas, que pueden acomodarse en cualquier lugar del salón. 

En este caso, la pantalla y los altavoces, una creación de Loewe Technologies, se pueden montar rápidamente en un rincón del salón, donde no molesta a la circulación y que permiten una buena línea visual desde el juego de sofá.

Además, el pie regulable permite graduar la altura de la pantalla, para que el acto de ver TV sea lo más cómodo posible. Y si por alguna razón queremos tener ese espacio libre, pues en segundo se traslada la pantalla y los altavoces a otro sector del salón.

Sobre la chimenea

Sala multimedia de estilo  de Dinastia Designs
Dinastia Designs

Near the Sea Apartments

Dinastia Designs

Una buena forma de tener entretenimiento y aprovechar para estar en familia los días frios o lluviosos: la pantalla de TV se ha montado encima de la chimenea, que permite una agradecida generación de energía para que el ambiente sea más agradable.

Cabe aclarar un par de detalles en la instalación: es sugerido que la chimenea no sea a leña sino a gas o con bioetanol, un combustible que emana agua de vapor y que si bien no es tan calorífico como la leña, es más seguro, y evitaría que el humo termine dañando la pantalla; o peor aún, que el intenso calor de las brasas encendidas arruine los circuitos de la TV.

Otro punto a tener en cuenta es que la pantalla no se encuentre demasiado elevada de la línea visual de las personas. Eso dependerá de la altura en que se ubique el juego de sillones, lo que se puede remediar si se encuentra a una distancia de al menos tres metros.

En un módulo

Más que TV, el lugar se convierte en un pequeño cine. Porque la gran pantalla, de 50 pulgadas, permite tener un gran despliegue visual para toda la familia.

Para ello, dada la gran superficie que ocupa este electrodoméstico, se ha construido un módulo especial, con las medidas exactas para que la pantalla sea el centro de atención. A los costados, se pueden colocar los equipos multimedia e incluso los altavoces, que al estar guardados en módulos con finas planchas de madera, no impiden la propagación del sonido.

El módulo presenta una estética a tono con este salón moderno, con madera de alta calidad y luces indirectas para iluminar el ambiente sin molestar a la pantalla.

En una biblioteca

Sala multimedia de estilo  de Jean Zündel meubles rares
Jean Zündel meubles rares

MultiMédiathèque hors sol – vue ouverte sur équipements audio et home cinema

Jean Zündel meubles rares

Un problema cotidiano: si se coloca la TV en una pared libre, ¿dónde se ponen los libros? Pues la solución puede ser que estén juntos.

El tema es más sencillo de lo que parece: se trata de montar los anaqueles y estanterías a lo largo de la pared, y se deja un hueco con las dimensiones exactas para poner una pantalla de al menos 42 pulgadas. Inclusive, si no se usa la TV, tranquilamente se puede usar el aparador inferior a modo de escritorio.

Es una solución sugerida para aquellas casas con poco espacio en su salón, pero que cuentan con muchos libros o accesorios para decorar.

Contra una pared blanca

Si se puede elegir, es ideal que la TV se coloque contra una pared blanca, porque genera un contraste visual que permite que la atención se concentre en lo que sucede en la pantalla.

Porque, recordemos, no existen las TV con pantalla blanca. Por ello, una pared de colores claros permiten que la pantalla sea la protagonista, aunque esté apagada.

Eso sí: cabe consignar que para no perjudicar a la vista, se debería contar con fuentes de luz indirectas cuando se ve TV por la noche, pero evitando que los focos se reflejen en la pantalla.

En un panel de madera

Proyecto Terrassa: Salones de estilo  de Dröm Living
Dröm Living

Proyecto Terrassa

Dröm Living

En la gran diversidad de sitios donde se puede colocar una TV, cabe destacar este proyecto en el que la pantalla se monta sobre una estructura de madera, que ocupa toda la pared, y con un mueble en la parte inferior que hace juego.

La madera, de colores claros, da una cuota de distensión y relax en el hogar, sensaciones ideales para poder sentarse en el juego de sillones y disfrutar de una película.

Además, la madera absorbe los rayos solares que pueden entrar en las ventanas, y evita que haya reflejos molestos en la estancia.

Dividiendo ambientes

Si el salón es demasiado grande, y la pantalla también lo es, una buena solución es que la TV funcione como divisor de ambientes.

Para ello, una pantalla superior a las 50 pulgadas debería ser montada en un mueble especialmente diseñado, que en la parte inferior se puedan guardar el DVD y otros equipos audiovisuales.

Dejando un espacio por los costados, se puede generar un flujo de circulación sin molestar a las personas que están mirando la TV. Eso sí, cabe saber a qué se destinará el sector que se encuentra detrás de la pantalla, porque hay pocas cosas más molestas que estar leyendo o descansando con el volumen de una TV encendida, a la que no se está prestando atención.

¿Qué te parecieron estas ideas? ¿Cuál sería el mejor lugar para colocar la TV en tu salón?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!