7 fachadas coquetas para 7 casas pequeñas

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

La fachada debería ser diseñada por el vecino de enfrente: a la larga, es quien la mira cada día al abrir la ventana. La ingeniosa frase, de un célebre escritor sudamericano, presenta una verdad: la fachada es el rostro de la casa, es la imagen que se ve desde el exterior, y que define cómo es el hogar puertas adentro.

Cuando se vive en una casa pequeña, el diseño de la fachada supone un desafío: ¿cómo lograr un impacto positivo en poca superficie? Aquí también cabe tener en cuenta la decisión de los colores, los materiales del revestimiento y la disposición de puertas y ventanas.

Es un reto para constructores y arquitectos, con toda clase de resultados. Pero al final, el diseño más eficaz generalmente es el más simple.

Diseño rústico: con aires antiguos

 de estilo  de The Wee House Company
The Wee House Company

Two Bedroom Wee House

The Wee House Company

Se trata de una casa rústica, aunque su construcción sea moderna. Y aunque la fachada es amplia, en torno a los 10 metros de largo, en realidad la casa no tiene más que unos pocos metros cuadrados: al costado de la puerta se despliegan las ventanas de los dos dormitorios, y la más pequeña pertenece al baño.

Con su techo de zinc y las paredes de madera, la elección del color rosado responde a la idea de mantener un estilo rústico acorde con la estética de la campiña británica.

Por ello también se reforzó esta imagen con los farolillos de la puerta de entrada, y el volado de madera en el alero.

Diseño moderno: aprovechar la luz

La fachada de esta casa de Alemania engaña a la vista: no se sabe cuál es la puerta principal. En realidad, es la segunda contando desde la izquierda. Pero el rasgo destacado es que se ha aprovechado al máximo la estructura para poder abrir espacios a la luz, y se han colocado ventanales del techo a la pared, más largos que angostos, pero que no rompen con la línea estética moderna.

Esta idea continúa en la pared lateral de la casa, y también en las claraboyas del techo a dos aguas. O sea, una vivienda pequeña, pero que cuenta con un paso de luz natural abundante a lo largo del día.

Fachada minimalista: de piedra y estética austera

Casa CC: Casas de estilo minimalista de costa+dos
costa+dos

Casa CC

costa+dos

En Gavà, una ciudad del extrarradio de Barcelona, se ha levantado esta pequeña casa que ha aprovechado cada centímetro de su angosta extensión.

Para poder concebir un hogar cómodo, se tuvo que edificar dos pisos superiores, para dejar la parte inferior libre como parking.

Para ello, se ha recurrido al uso de la piedra blanca como revestimiento, que le da una estética minimalista que permite que una estructura tan angosta tenga un cierto sentido de amplitud. Además, se evitó que tenga adornos y accesorios que puedan sobrecargar la fachada. La entrada al parking es de metal negro, tal como la carpintería de los balcones. Y como único detalle, se ha montado un alero en el extremo superior.

Fachada simple y elegante

Muchas veces, el secreto de la belleza de una fachada reside en su simpleza. Y si es una casa con muchos años de construcción, lo mejor es reactualizarla manteniendo su línea estética original.

Aquí vemos una presentación sumamente sencilla: una puerta de doble hoja y una ventana, con una reja con diseños barrocos que, junto con los farolillos, brindan una estética colonial que destaca por su simpleza. Como únicos accesorios, se cuentan las guardas de color blanco que rodean estas estructuras.

Al estar pintada en un color claro, la fachada gana en calidez, y además, soporta mejor la exposición solar en los meses de verano.

Fachada de vanguardia para un diseño audaz

En Japón, se encuentra una casa cuya construcción fue todo un quebradero de cabeza: el terreno disponible era un pequeño triángulo, y los metros cuadrados se ganaron montando la casa sobre una gran estructura, cuyo interior ya se integra a la vivienda.

El revestimiento de la casa fue de planchas de aluminio, un revestimiento que desde el techo se prolonga hacia las paredes, en una misma línea de continuidad que sólo se ausenta en la pequeña ventana del costado.

Desde cierto punto de vista, es una fachada que casi no existe, ya que los ventanales ocupan la mayor parte de su superficie. Es una solución práctica y eficaz para poder construir la vivienda en un espacio tan reducido.

Materiales prefabricados: simple y sencillo

 de estilo  de The Wee House Company
The Wee House Company

One Bedroom Wee House Patio

The Wee House Company

Es común que las empresas constructoras ofrezcan casas en zonas rurales a precios accesibles, y esto se puede lograr por dos motivos: el precio del metro cuadrado es mucho más bajo que en las ciudades, y por el uso de materiales prefabricados se logra un gran ahorro en la construcción.

En este caso, la idea es una casa con paredes de madera y techo de zinc acalanado. Se trata de materiales de bajo coste, pero de buena calidad, lo suficiente como para concebir una segunda residencia.

La fachada en realidad está casi íntegramente ocupada por ventanales, de aluminio, que permiten una buena aislación térmica y avalan un buen paso de luz natural.

Diseños antiguos: mantener el estilo

Casas de estilo ecléctico de Tiago do Vale Arquitectos
Tiago do Vale Arquitectos

El Chalé de las Tres Esquinas

Tiago do Vale Arquitectos

Cuando la fachada pertenece a una construcción antigua, si fuera posible se debería mantener el estilo original. También hay que tener en cuenta que muchas edificaciones están protegidas por códigos de protección histórica, y no es posible modificarlas a gusto del propietario.

Teniendo esa premisa en cuenta, en este caso el arquitecto Tiago do Vale se tomó la libertad de pintar la fachada en un color entre verde y turquesa, diferente al original, pero que no traiciona el espíritu de la construcción. Se trata de los Chalés de las Tres Esquinas, en Braga (Portugal), tres construcciones con 120 años a sus espaldas, una de las cuales protagonizó un profundo proceso de remodelación.

En tren de conservar los accesorios, también se pudo rescatar el diseño de las ventanas, así como el alero, que representa la influencia de la arquitectura brasilera en la sociedad portuguesa de fines del siglo XIX.

En los casos en que se quiere mantener el estilo original, el problema consiste en poder hallar los accesorios decorativos similares a los originales. Hay expertos que se dedican a rastrear obras en demolición y casas de antigüedades para dar con molduras, llamadores de puertas, marcos de ventanas y puertas que respeten la estética de las construcciones centenarias.

¿Vives en una casa pequeña? ¿Qué fachada sería la más adecuada?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!