Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Una casa pequeña y barata: ¡claves para construirla!

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Hay dos momentos de la vida en los que la vivienda es un verdadero quebradero de cabeza. Uno al comienzo de la juventud, cuando se busca la independencia del hogar familiar, pero no se cuenta con demasiado dinero. Y otro, unos cuantos años después, cuando ya se tiene un dinerillo ahorrado y se quiere aprovechar para crearse un pequeño refugio para nuestros momentos de ocio, pero no estamos por labor de emprender obras que se dilaten mucho en el tiempo. Para una edad y para otra la solución es optar por la construcción de una casa pequeña, en muchas ocasiones prefabricada o fruto de mucho ingenio, para que sin gastar mucho dinero se pueda disfrutar rápida y plenamente de ella. Porque una casa puede ser pequeña y económica, pero eso no significa que no pueda estar perfectamente equipada y disponga de todas las comodidades.

Ahorra con una casa pasiva de consumo casi nulo

Cada componente del armazón de esta vivienda prefabricada se entrega cortado a la medida exacta lo que permite una construcción sin errores y muy rápida. No hacen falta más de cuatro o seis meses para construir una casa como esta, muy por debajo de la construcción tradicional. Siempre bajo el paraguas de la ecología, House Habitat construye casas pasivas de consumo casi nulo como la que os mostramos aquí.

Metal, vidrio y acero

Espacios comerciales de estilo  de Vipp
Vipp

Vipp Shelter

Vipp

Sí, se trata de una casa pequeña, pero es indudable que sus dimensiones pueden ser la clave para su gran virtud: poderla emplazar en un entorno fantástico, desde un campo, una zona de bosque o un amplio jardín. Y además tiene ese indudable toque de modernidad que contrasta enormemente con el paraje natural del que tanto se disfruta. Esos toques modernos vienen dados por los materiales empleados, ya que la tendencia en este tipo de casas pequeñas y prefabricadas no tiene porque ser solo la tradicional madera, también se pueden recurrir a los metales, vidrios y aceros. Tal vez el material sea más caro, pero el proceso de montaje se simplifica, lo que evidentemente supone una reducción de costes. E incluso posteriormente, el empleo de este tipo de materiales también supondrá un ahorro porque requieren de menos mantenimiento que las construcciones de madera.

Más que una cabaña de madera

Para mimetizarse con los entornos naturales lo más económico tradicionalmente ha sido recurrir a la madera como principal material constructivo, especialmente en el caso de las viviendas de dimensiones reducidas. El coste en comparación con otros materiales como la piedra es menor, no tanto por el material en sí, como por los costes de transporte y los procesos de trabajo. Así como si se compara con otros métodos constructivos basando en el hormigón armado, también los costes se reducen, al tratarse de un sistema basado en un proceso más manual, tipo mecano, si bien es cierto que cuanto más mecanizada llegue la madera a la obra mucho más fácil y rápido se levantará el edificio. Todo ello si no se trata de una casa prefabricada en la que todo se descarga prácticamente a estrenar desde un camión de transporte.

Las casas prefabricadas

Casa prefabricada Cube  75 m2 - Fachada: Casas de estilo  de Casas Cube
Casas Cube

Casa prefabricada Cube 75 m2 – Fachada

Casas Cube

Las casas prefabricadas actuales siguen siendo un modo muy económico de poseer una vivienda individualizada. Se trata de casas de unas dimensiones reducidas, ya que hay que tener en cuenta que se transportan desde el lugar de su fabricación hasta su emplazamiento final. O sea que hay que pagar su construcción en un punto más o menos lejano, con un diseño que puede ser muy standard, o sea más barata, o muy personalizado y más caro. Lógicamente también se paga ese transporte y el montaje final con las instalaciones pertinentes a las redes de agua y luz. Todo ello siempre es más barato que una casa convencional, a veces incluso contando el coste del solar. Aunque no hay que engañarse, para el día a día de una familia de varios miembros puede quedarse pequeña. Pero todo tiene solución, las casas prefabricadas tienen la cualidad de poder ser modulares, es decir, seguir prefabricando módulos para irlos incorporando posteriormente o desde un primer momento del diseño. Empresas como la instalada en La Coruña, Casas Cube, os pueden dar infinidad de ideas en este sentido.

Un contenedor de transporte como vivienda

Otra opción muy barata para tener una casa pequeña es hacerse con un viejo contenedor de transporte y adaptarlo como vivienda. Sí, hay toda una tendencia en reconvertir esos viejos elementos viajeros que han recorrido miles y miles de kilómetros y millas marinas en lugares sedentarios que ahora son una verdadera vivienda. Todos sabemos las dimensiones de un contenedor de este estilo. Nos podemos hacer idea que no es muy grande, pero con imaginación puede ser suficiente, y con un inversión no muy cuantiosa puede contar con todo tipo de comodidades. No obstante, dentro de esta tendencia de casas con contenedores siempre hay rangos, por ejemplo en la imagen vemos esta casa hecha con varios de estos elementos y el resultado final no tiene ninguna apariencia de modestia. Si queréis saber más sobre ella, pinchad en este libro de ideas y os sorprenderéis.

El equipamiento interior

En una casa pequeña se desarrollan las mismas funciones de la vida que en una grande. Comer, dormir, estudiar, descansar, ver la tele, jugar, etc… , las mismas, pero aplicando el ingenio para aprovechar al máximo el espacio. Es decir, se combinan los ambientes y la cocina tiene que compartir superficie con el salón, o el baño no puede ser muy amplio y tal vez allí tenga que estar la lavadora. ¿Inconvenientes? Tal vez, todo depende de las costumbres de cada cual. Sin embargo, tienen dos ventajas innegables. Por un lado, un menor espacio y aprovechado al máximo supone un ahorro económico, ya que hay poco margen para lo superfluo y para gastar tontamente. Y por otro lado la segunda ventaja es activar el ingenio, y sacarle provecho hasta el último centímetro cuadrado. Eso siempre es un ejercicio saludable.

Una casita en el jardín

Cube Basic de 75 m2: Casas prefabricadas de estilo  de Casas Cube
Casas Cube

Cube Basic de 75 m2

Casas Cube

Un opción muy económica para tener una casa de invitados o para proporcionarle a un hijo su propia casa, sin que eso suponga separarse del hogar, es recurrir a diseñar una pequeña casa en el jardín. Desde luego, puede ser muy económica su construcción, tanto si se recurre a una casa prefabricada como a una modular, pero tener una casita en el jardín no deja de ser un lujo (realmente inalcanzable para la inmensa mayoría de personas que leáis esto). Pero quién disponga de un amplio jardín es una opción que debería valorar, dado que sus costes pueden ser muy asumibles, tanto para los fines que hemos citado, como por ejemplo para establecer su lugar de trabajo con un despacho independiente de su zona de vivienda y con el encanto de poder decir yo trabajo en mi jardín. Lo dicho, aunque esté tipo de casas puedan resultar relativamente económicas, son un auténtico lujo.

Vivir en una casa pequeña o en un piso

Casa piloto Cube Basic: Casas de estilo  de Casas Cube
Casas Cube

Casa piloto Cube Basic

Casas Cube

En el caso de esta imagen ya te lo decimos nosotros. Se trata de una pequeña casa prefabricada. Pero si no te lo avisamos tranquilamente podrías haber pensado que ese trata de un piso urbano. Es decir, al fin y al cabo, la gran mayoría de viviendas de una ciudad no son mucho más grandes que lo que nos puede proponer una casa individual económica. Sobre todo para núcleos familiares reducidos de una pareja, de una persona sola. Y sin embargo, vivir en tu propia casa siempre proporciona una sensación de libertad y de individualidad que no transmite un piso en un comunidad de vecinos, que a veces puede ser incluso más caro. No obstante, cada uno tenemos nuestros gustos, y habrá quién prefiera sentirse miembro de esa comunidad, le cueste lo que le cueste.

¿Dónde prefieres vivir? ¿En tu propia casa, por pequeña que sea, o en un piso?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!