Segunda oportunidad para un piso mal aprovechado

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Era un piso viejo, con diseños obsoletos, materiales viejos y una distribución anticuada y poco adaptada a las necesidades de este apartamento. Renovarse o morir eran sus dos opciones. Los propietarios se decantaron por la primera y llevaron el problema a manos del estudio Cota-Zero, Tècnica i Construcció integrada. El proyecto de reforma que llevaron a cabo se enfocó no solo en sacarle más partido a la superficie, sino en mejorar los paisajes interiores, introduciendo elementos novedosos y consiguiendo un apartamento contemporáneo. Puertas translúcidas que dejan entrever lo que pasa detrás y que la luz natural las atraviese. A través de esta selección de imágenes mostramos el antes y el después de esta transformación.  

Antes: una cocina cualquiera

A pesar de ser espaciosa y contar con una ventana directa al exterior por la que entraba abundante cantidad de luz natural, la cocina estaba desactualizada. No solo a nivel estético, sino funcional. El desorden estaba presente en cada rincón, no liberando demasiado espacio para el almacenamiento. La iluminación, por otra parte, resultaba escasa. Era necesario un sistema de iluminación artificial que complementara la luz natural que entraba por el hueco. 

Un nuevo estilo para la cocina

En busca de la elegancia se eligió una nueva paleta de colores, entre el negro y el blanco. El gris del pavimento contrasta con los tonos oscuros y metalizados de los electrodomésticos y el blanco brillante del techo y el nuevo mobiliario fijo. Se optó por un diseño funcional y ordenado, compactado en una única pieza de trabajo que incluye el área de cocción, el fregadero y el almacenamiento. Al fondo, unas puertas de vidrio translúcido ocultan a medias tintas un espacio reservado para la galería. De esta manera, los diferentes usos que tienen lugar en esta estancia quedan diferenciados, sin que la luz natural deje de bañar el espacio. En el techo, un original sistema de iluminación artificial complementa a la ventana. 

El antiguo salón

El salón era el punto de encuentro de todos los usos del programa de día. Aquí se concentraba el carácter social y de relación de la vivienda. Además, también constituía el paso a la zona de noche. Su distribución era demasiado estricta y no permitía que las estancias se relacionaran de manera fluida. El proyecto trató de poner solución a este problema, abriendo nuevos caminos y puertas de comunicación. 

Un nuevo salón

El problema de la distribución se solucionó derribando el antiguo muro que comunicaba con la cocina e introduciendo un diseño diferente con vidrio translúcido. Se abrió una nueva puerta a la cocina y se mantuvo la de entrada al recibidor. La estancia, aunque no aumentó de tamaño, se vio más espaciosa. En busca de calidez se sustituyó el antiguo pavimento de piedra por uno de madera, transformando por completo el clima de esta habitación. 

En la terraza

El salón contaba con un espacio de terraza por el que entraba gran cantidad de luz natural. Sin embargo, su diseño no estaba integrado en el del resto de la estancia, y suponía una barrera al exterior. Se ampliaron las ventanas y se cambió su materialidad, con el fin de convertirlo en un lugar más agradable y habitable. 

El toque de la madera

En la terraza tanto el suelo como la pared se cubrieron de madera. Este material noble, también aplicable en ambientes exteriores, aporta elegancia, calidez y naturalidad. Se retocó la pintura del parapeto y el techo y se instaló un sistema de iluminación artificial para asegurar su funcionalidad nocturna. La vegetación fue la nota fresca y vegetal que no podía faltar y se introdujo de manera original: en macetas colgadas de la pared creando un atractivo jardín vertical. 

Desde el salón

El espacio del salón ganó luminosidad gracias a la reforma en la terraza. El color blanco tomó el protagonismo de las paredes y el techo, delegando al mobiliario y la decoración la introducción de color. La madera fue el material y la tonalidad elegida, creando una atmósfera limpia, sencilla y acogedora. En cuanto a las formas y la decoración, el proyecto se decantó por la sencillez, buscando en el minimalismo, la belleza. 

El nuevo dormitorio

El dormitorio principal buscó experimentar con nuevas maneras de separación de los usos. Es habitual que estos estén complementados por cuartos de baño, sin embargo, no es común que el elemento que los separe sea una partición de vidrio translúcido. Esta solución no solo permitió dar continuidad a un material que se repite a lo largo del proyecto y coherencia a la forma de separar las estancias, sino que introduce en el dormitorio un nuevo juego de siluetas, que se desdibujan detrás de él. 

Terminamos el recorrido por este proyecto de reforma, no sin antes recomendaros que le echéis un vistazo a: 

Una reforma que convierte tres pisos en uno

¿Te gusta el resultado de la reforma?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!