8 ideas para diseñar una terraza con barbacoa

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

¿A quién se le puede ocurrir diseñar una terraza con barbacoa cuando está llegando el invierno? Pues a alguien que es previsor y le gusta anticiparse a los tiempos. Porque para hacer las cosas bien, hay que realizarlas con calma. Por ello, si en primavera y verano queremos disfrutar del aire libre, tomar cócteles y comer carne asada, pues aprovechemos estos días fríos y nublados para comenzar a trabajar.

Desde homify te acercamos una serie de propuestas para que, si tienes el privilegio de contar con un jardín o una terraza, puedas aprovecharla para montar una barbacoa, y disfrutar de grandes momentos con tus amistades o familias. 

Es cuestión de tener en claro el espacio dónde se montará la barbacoa, elegir el techo y el piso, seleccionar los muebles, recordar la importancia de la iluminación, ¡y comenzar a cocinar! Eso sí, para saber la mejor forma
de preparar las carnes, no te podremos ayudar.

Delimita el espacio

Si tu terraza es pequeña, no tendrás muchas opciones para montar la barbacoa. Pero si tienes la suerte de contar con un jardín grande, tienes que pensar con cuidado cuál será el espacio donde la instalarás, porque no es algo que se podrá cambiar de la noche a la mañana.

Tiene que ser un ámbito de al menos 10 metros cuadrados, aunque lo ideal sería desde los 25 metros cuadrados. Como imprescindible, tienes que calcular el espacio para la barbacoa, una mesa auxiliar, y como segunda prioridad, el espacio suficiente para colocar una mesa para al menos seis u ocho personas.

Si luego tienes más espacio para poner sillones, otra mesa más, macetas y los accesorios que quieras, pues bienvenido sea.

Ten en cuenta que la instalación debería estar conectada a la red de gas, agua y luz, para que el acto de cocinar y comer se pueda realizar en el lugar sin tener que estar yendo y viniendo a la casa.

Decide el diseño

¿Qué tipo de barbacoa querrás montar? Puedes elegir entre diversas variedades, aunque la opción más común es la rústica, quizás por esa asociación entre leños, brasas y ambiente campestre.

De todas formas, cada vez gana más fuerza la presencia de las barbacoas a gas, que tiene un punto a favor y otro en contra. A favor, que la cocción es rápida y limpia, porque basta encender el dispositivo y ya tenemos al fuego haciendo presencia. No hace falta tener que cargar leños, remover las brasas y tener que estar limpiando la grasa y las cenizas después de haber cocinado.

Pero la contra es que la carne no sabe igual. El gusto ahumado que sólo le dan las brasas encendidas se logra con un fuego realizado con paciencia, durante más de una hora si fuera necesario, donde el acto de cocinar tiene algo de ceremonia. Con paciencia, se logran los mejores resultados, dicen.

Coloca el piso

La zona de barbacoa es una zona que se ensucia con frecuencia. Por ello, la elección del piso tiene que ser pensada por ese punto.

Aunque quede muy bonito, la madera no es la mejor solución, aunque si tiene un buen tratamiento y barnizado, el proceso de limpieza no es tan farragoso.

Pero para evitarnos problemas, lo más recomendado es instalar piso de baldosas cerámicas, que son fáciles de colocar, donde se pueden encontrar opciones económicas, y sobre todo, porque su limpieza de grasas, restos de carne o salpicaduras de bebidas es muy rápida y efectiva.

¿Con o sin techo?

Sería una lástima que realizar o no una barbacoa tenga que depender de las condiciones climáticas. Por ello, si hay presupuesto disponible, se sugiere montar un techo en la terraza para poder disfrutar del ambiente con días de sol o lluvia.

Hay varias opciones, según lo que se quiera gastar. Se puede optar por una pérgola, donde se coloca un toldo o telas de media sombra, para atenuar la presencia del sol. También es posible colocar paneles de vidrio, para que pueda ser disfrutada en invierno sin las molestias del frío y el viento.

Otra opción es directamente cerrar el ambiente con techo de madera y tejas, o de zinc, que es una opción económica y rápida; más para un ambiente que no se usará todos los días.

Elige los muebles

Como algo básico, para disfrutar de una barbacoa necesitas de una mesa y sillas. A partir de ahí, la elección del estilo y la calidad de los muebles es tu elección.

Puedes tener un bonito ambiente sin pretensiones, pero que sea suficiente para disfrutar con amigos, como se ve en este ejemplo, donde basta contar con una mesa de teka, un banco con el mismo tipo de madera, y un par de sillas metálicas plegables.

Luego, puedes ir buscando ideas más sofisticadas, como mesas de madera maciza, sillas con apoyabrazos de metal o plástico, o incluso, ya montar ambientes sofisticados con juego de sillones.

Cabe tener en cuenta que estos muebles no serán para disfrutar todos los días, por lo que se debe analizar hasta qué punto vale la pena insumir grandes presupuestos en mesas y sillas que se utilizarán dos o tres veces al mes.

No te olvides de la luz

Un error frecuente es montar una zona de barbacoa, y no pensar en la iluminación. Es cierto que muchas comidas se organizan al mediodía, pero así se pierde la oportunidad de disfrutarla por la noche.

En este ejemplo de terraza con toques rústicos, se han colocado una serie de lámparas que iluminan directamente la tabla donde se pueden preparar las carnes, y también ir realizando un pica pica previo. La zona de la mesa, al fondo, también cuenta con sus respectivas luminarias.

Lo que no se debe olvidar es montar una luz en el interior de la barbacoa, si es posible, del tipo plafón ovalado, que son revestidos por un armazón de plástico y vidrio sólido, que permitan iluminar la cocción de la carne sin problemas.

Decora para crear un bonito ambiente

Si ya la zona de barbacoa fue realizada en el piso y el techo, cabe ir a los detalles. Hay quienes se niegan a que la zona de barbacoa sea sólo para los meses de calor y sol, por lo que deciden poner una estufa a gas o leña, como este proyecto de De Vuurtafel, y logran que se pueda disfrutar todo el año.

Es más, tampoco es mala idea tomar la costumbre estadounidense de los pinchos a la brasa, y utilizar la chimenea para asar carnes, aunque una vez terminada la faena hay que limpiar rápidamente los restos de grasa.

El ambiente también se puede decorar con cuadros o elementos que hace a una barbacoa, como atizadores, pala y escobilla, un cuenco o canasto de mimbre para guardar los troncos, cuchillos largos, etc.

Prepara la mesa, y a cocinar

Pues ya está todo listo: la terraza fue adaptada, tenemos los muebles ideales, y llego el momento de disfrutar. La vajilla puede ser la misma que se usa en la casa, a menos que querramos tener preparado un juego distinto, con platos de mayor tamaño o de madera; así como cuchillos con hoja aserrada -para cortar mejor la carne-. 

Ten preparados grandes cuencos para presentar las ensaladas, fuentes de gran tamaño para colocar las carnes, y cubos para enfriar las cervezas si tienes el refrigerador lejos de la barbacoa. Si prefieres el vino, piensa si vale la pena arriesgarte a usar copas de alta calidad cuando puede quedar impregnada por la grasa de la carne.

¿Te animarías a montar tu propia barbacoa en tu terraza?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!