Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

6 sencillos pasos para pintar suelo de madera

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

Se puede pensar que los suelos de madera, sean laminados, de parqué flotante o de viejas tablas, únicamente cuadran con estilos decorativos rústicos, coloniales o clásicos. Sin embargo, también pueden ser un tipo de pavimento adecuado para entornos mucho más eclécticos y modernos. Si bien en ese caso se hace necesario darles una mano de pintura, o literalmente transformarlos con varias manos de lija, barniz y pintura. Es un proceso lento y trabajoso, no hay que engañar a nadie, pero renovar el aspecto de un suelo de madera con un mínimo coste económico y una importante inversión de nuestro tiempo, es uno de los cambios más radicales que le podemos aportar a nuestra casa.

1. ​Preparando el suelo

Parquet IndusParquet: Paredes de estilo  de Timberplan
Timberplan

Parquet IndusParquet

Timberplan

Cuando hemos conseguido el lijado idóneo, hemos de limpiar bien el polvo generado, y es hora de usar el primer tipo de pincel o rodillo. En este caso lo mejor será una brocha. Con ella vamos a dar un producto sellador de madera. Este producto cierra los poros y nos alisa la veta. Este sellador es fácil de encontrar en cualquier tienda de bricolaje y siempre pídelo “al agua”. Y otra recomendación. Siempre que pintes un suelo, primero piensa por dónde vas a abandonar esa habitación al acabar el trabajo. Es decir, comienza tu faena por el otro extremo de la sala (no te rías, no serías el primero que se queda en medio de una habitación rodeado de pintura y sin poder pisar). Este producto sellador se seca relativamente rápido, y quizás sea necesaria una segunda mano. Cuanto más cierres los poros, menos pintura absorberá la madera. Eso lo sabe cualquier experto en este tipo de trabajos, como es el caso de Timberplan.

2. ​Colores, pinturas y barnices

No creas que un suelo de madera solo puede tener los tonos naturales de ese material reforzados por un barniz más o menos transparente, o más o menos tintado. Un suelo de madera, al igual que una estantería de ese material, la puedes pintar del color que te plazca. No tengas miedo. Únicamente debes estar atento al tipo de pintura que vas a utilizar, a la correcta preparación del suelo y al necesario barnizado final, que va actuar como elemento protector.

En cuanto a las pinturas puedes usar de varios tipos, tanto al agua como de poliuretano o al aceite. Si bien por limpieza y un secado más rápido, te recomendamos la pintura de látex al agua. Eso si quieres darle color al suelo, y al igual que en cualquier otra superficie si deseas dar varios colores tendrás que recurrir al uso de cinta de carrocero. Mientras que si quieres dejar el tono natural o potenciarlo, tendrás que usar tintes de madera, antes de barnizar.

3. ​Las herramientas necesarias

Como ya hemos dicho no vas invertir demasiado dinero en este trabajo, y por lo tanto no necesitas muchas herramientas. Una de ellas es una lijadora eléctrica. Obviamente también lo puedes hacer a mano como antaño, pero esto quizás solo sea una opción para los más sufridos y entusiastas del trabajo manual, ya que el suelo de madera, sea mucha o poca su superficie requiere de varios lijados, y por lo tanto es una faena bastante fatigosa para realizarla a mano y en la única posición posible: de rodillas. Y es que el DIY puede ser muy creativo, pero a veces también muy cansado.

Además de la lijadora, también vais necesitar diferentes trapos para limpiar, paletas para enmasillar, además de pinceles y rodillos para aplicar los distintos productos. Te nombramos pinceles para pintar a mano, pero si lo prefieres también puedes hacerlo a pistola con un compresor, aunque con eso tienes que saber que deberás proteger las paredes para no mancharlas.

4. ​Vamos a usar esas herramientas

PAVIMENTOS RESIDENCIALES GERFLOR: Paredes y suelos de estilo  de PAVIMENTOS GERFLOR
PAVIMENTOS GERFLOR

PAVIMENTOS RESIDENCIALES GERFLOR

PAVIMENTOS GERFLOR

Además de la lijadora, tendrás que hacerte con bastante papel de lija de 120 a 180. Es el único modo de eliminar las capas de cera o la vieja cobertura de barniz que tenga el suelo. Y también con la lijadora podrás eliminar el plastificado o laminado dañado, para lo cual también tendrás que usar solventes de base acuosa, lo menos ácidos posibles para no dejar manchas en la madera. Ese trabajo se va alternando, lijar y usar el solvente, para después arreglar todos los desperfectos que descubráis con la masilla para madera, aplicada con una paleta, dejándola secar y vuelta a lijar.

Ya hemos avisado, es un trabajo lento, que requiere de tiempo. Y con todo eso ni siquiera hemos preparado el suelo, tan solo lo hemos “lavado”.

​5. La capa de color

Paredes y suelos de estilo  de Admonter Holzindustrie AG
Admonter Holzindustrie AG

Admonter im Falkensteiner Hotel Schladming

Admonter Holzindustrie AG

Llega el momento de empezar a darle el nuevo tono a tu suelo de madera. Si tienes claro que solo le vas a dar un color. Es bien sencillo, comienza a aplicarlo con la pistola y el compresor si quieres hacerlo rápido, aunque tienes otros inconvenientes: gastas más pintura, manchas más y no tiene el toque manual. En cambio si lo aplicas con pinceles puedes crear efectos interesantes, siempre pintando en el sentido de la veta de la pintura. Como en todos los trabajos de pintura, el tono final lo lograrás tras diferentes manos, ya que no puedes saber al principio cuanto absorberá la madera, algo que solo descubres al día siguiente y ves el tono que queda. Es decir, entre mano y mano es recomendable dejar 24 horas de secado.

En cambio si quieres hacer degradados, puedes irlos trabajando sin tanto tiempo de espera. Aplica un color, luego un retardador de secado y el segundo color. Prueba, sino te gusta el resultado, siempre puedes lijar y eliminarlo.

6. ​El remate final a la pintura de suelos de madera

Cocinas de estilo  de Artichoke
Artichoke

Project 820

Artichoke

Cuando ya has conseguido cambiar radicalmente la apariencia de tu viejo suelo de madera, o simplemente lo has limpiado en profundidad hasta que vuelve a tener sus tonos naturales gracias a los tintes específicos, ha llegado el momento de proteger todo el trabajo realizado y que luzca en tu salón o en la habitación donde has trabajado. Es decir, tienes que barnizarlo todo. En el mercado tienes barnices en mate, satinado o brillante, cualquiera te vale si a ti te gusta. Eso sí, al comprarlo tienes que fijarte en dos datos. Cuanta superficie se estima que se puede pintar con un recipiente, teniendo en cuenta que seguro que le darás dos manos. Y el segundo factor a fijarse es que sea un barniz para exteriores o específico para pisos, con ello ten garantizas una mayor resistencia a las continuas pisadas.

¿Te imaginabas que tú mismo podías cambiar el aspecto de un viejo suelo de madera?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!