Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

La sensacional transformación de una pintoresca casa de playa

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Apenas 300 kilómetros separan la Meseta castellana del azul inmenso del océano. Hoy recorremos esos campos eternos de trigo para escaparnos hasta el país vecino, Portugal, y descubrir una pequeña casa de playa en una de las joyas de la costa Atlántica: Costa Nova. Se trata de un pequeño pueblo repleto de curiosas viviendas de colores que componen un paisaje muy especial. Una de ellas cayó en manos de los arquitectos del estudio GAAPE – Arquitectura, que supieron darle un aire moderno y actual sin perder por eso la personalidad pintoresca del edificio. Coge la sombrilla y las gafas de sol porque nos vamos a la playa, ¿te vienes?

Bonita pero un poco desfasada

Antes de ver en qué se ha transformado esta pintoresca casa en la playa, vamos a echar un vistazo a la fachada de la vivienda. No se puede negar un aire antiguo muy especial en esta casa portuguesa. Decorada con azulejos y con un frontal muy característico de la zona, esta vivienda presentaba algunos elementos que mostraban el paso del tiempo. El principal, el estado de las ventanas y el diseño de las puertas y los accesos.

Tras la reforma… ¡otra cara!

Aunque el edificio mantiene el aire antiguo y el característico frontal, se han sustituido muchos elementos de la fachada, que aparece ahora totalmente renovada. Los colores son más claros y luminosos y la distribución de los huecos ha variado radicalmente. En la planta baja se han instalado unos modernos portones enrejados que esconden el aparcamiento de la vivienda. La planta primera ha sustituido las viejas ventanas y la puerta con balcón por dos grandes ventanales. Un diseño más amornioso que esconde un interior que te sorprenderá. 

El otro lado

La parte trasera nos da más información sobre la organización de la vivienda. Se trata de una casa estrecha que le saca partido a la verticalidad, elevándose en tres pisos. Esta fachada se nos presenta más ligera, con revestimientos vidriados que terminan siempre en un espacio exterior, sea terraza, como en el caso de los pisos superiores, sea un agradable patio interior en el caso de la planta baja.

Dentro, luminosidad

Una vez dentro, descubrimos que la vivienda continúa la linea ligera y armónica que veíamos fuera. Los pisos se interconectan entre sí, como vemos en este espacio a doble altura donde en un rincón se ha situado la cocina. Líneas de inspiración escandinava para un mobiliario en el que destaca la península que sirve de separador y cuyo tablero de madera consigue darle un toque cálido y acogedor. 

También nos llama la atención el enrejado de la planta superior. Un detalle que nos conecta con las viejas casas marítimas y sus balcones de rejas retorcidas. 

Conexión de espacios

Como decíamos, la península sirve de separador con el resto de la estancia, donde vemos un comedor con mucho encanto. Aquí se ha conservado el carácter rústico y antiguo de la vieja casa a través de unos muebles con mucha solera. Para empezar, una mesa de comedor de madera desgastada y sus sillas, con cierto aire provenzal. Además, la alacena de tonos turquesas no pasa desapercibido. Un comedor shabby chic que supone el contrapunto al resto de la habitación que observamos con detenimiento en la siguiente fotografía.

La verticalidad de la vivienda

Si creías que el estilo rústico era el predominante en esta casa, es porque todavía no le habías echado un vistazo a la espectacular escalera. Esta estructura recorre de arriba abajo la vivienda, convirtiéndose en la espina dorsal de la casa, en torno a la cual se organizan los espacios de la misma. La escalera, lejos de ocultarse, se muestra desnuda, evitando encajarla en ningún rincón. Es la protagonista absoluta de la distribución, con sus huellas de madera y su ligera barandilla de metal en blanco. 

Arriba, arriba

En lo más alto de la escalera nos encontramos con una zona abuhardillada que se ha habilitado como sala de estar. Antigüamente la parte más alta de las casas se destinaba a trastero, un espacio para acumular los viejos trastos. Aquí, el cambio ha conseguido iluminar el espacio y convertirlo en una habitación acogedora, práctica y con unas vistas de impresión. 

Con ellas terminamos este artículo. Si quieres seguir viendo apartamentos en la playa  que han sufrido interesantes transformaciones te recomendamos que le eches un vistazo al artículo La transformación de una casita con aire marinero.

¿Qué te parece cómo ha quedado esta pintoresca casa de playa?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!