Antes y después: Una casa restaurada llena de luz y color

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

EVA / Evolutionary architecture es un estudio portugués con sede en Oporto, fundado en 2007 por Miguel Ángel, Miguel Sá y Ricardo Oliveira. El equipo multidisciplinar que lo forma está centrado en el modelado, el diseño 3D y la arquitectura. En constante expansión y contacto con los procesos de creación más innovadores, este estudio se aproxima al futuro con cada uno de sus proyectos, reinventando y desafiando los cánones tradicionales, buscando diferenciarse tanto técnica, como estéticamente. 

El proyecto que hoy os presentamos en este libro de ideas trata de la restauración de una villa unifamiliar rural, construida en 1898 con una historia fascinante. La conocemos.

Antes: la verdad de la arquitectura

No es difícil creerse que esta vivienda fue construida hace más de 100 años, su estado lo atestigua. En un avanzado grado de deterioro fue encontrada por este estudio de arquitectura, el cual decidió lanzarse a la aventura e intervenir este edificio de tres plantas, con el fin de adaptarlo a la forma de vida contemporánea. 

Después: ¿Es la misma casa?

La propuesta, llevada a cabo en colaboración con el estudio Arquimla, surge del deseo de reconstruir y restaurar la belleza que esta vivienda poseía en épocas pasadas.

Tanto exterior como interior, fueron reparados, haciendo posible que este curioso edificio volviera a ser habitable. 

Conservación

Con la firme intención de conservar lo máximo posible, se mantuvo intacta la estructura arquitectónica. 

El muro exterior de piedra fue sustituido por un murete, de misma forma y tamaño, construido en hormigón. Las fachadas fueron restauradas no solo a nivel estético, sino también a nivel constructivo, ya que con el paso de los años habían perdido consistencia. Se afianzaron los materiales existentes y repararon las grietas, terminándolas con un mortero liso de original color. 

Reparación

Para que la casa no perdiera su esencia, se mantuvieron las mismas ventanas que en la vieja edificación. Misma forma, tamaño y posición, pero diferente sistema constructivo: se reemplazaron los viejos vidrios y marcos por nuevas carpinterías, que garantizaran un mejor aislamiento térmico y acústico en el interior. Los marcos de piedra que las envuelven fueron cepillados, volviendo a brillar con la luz del primer día. 

El color

Pero, sin lugar a dudas, lo que más destaca de la restauración es el nuevo color de sus fachadas. Aunque antiguamente era muy empleado, el rosa ya no está dentro de los tonos más empleados en la arquitectura. Sin embargo, el proyecto no quería seguir la tendencia marcada, sino salirse del camino para destacar. 

Aparte de esta nueva capa de pintura, las tejas tradicionales de arcilla de la cubierta fueron sustituidas por piezas nuevas, evitando problemas de fugas y humedades. 

El contraste

El acceso a la casa se encuentra en uno de los laterales, a través de esta escalera de piedra. Este elemento, enverdecido por el paso del tiempo, crea un curioso contraste entre las dos caras de esta vivienda: por una parte ligada a su pasado, y por otra atrevida con nuevos colores y materiales, como la barandilla de acero inoxidable de líneas modernas. 

Antes: el interior

Antes de la intervención, el interior se encontraba en un estado similar al exterior. Los diferentes elementos estructurales y la parte interior de los muros presentaban humedades y grietas. Pero este deterioro no echó atrás a los arquitectos, que consiguieron no solo volver a hacer habitables estos espacios, sino crear una atmósfera cálida y acogedora para los nuevos propietarios. 

La cocina moderna

Así quedó terminada la cocina tras la obra. Nada que ver con lo que veíamos en la anterior fotografía. Se introdujo un diseño de aire minimalista, con el blanco y el negro como principales protagonistas de la paleta. Pero el minimalismo no solo afecta a los colores, sino también a las líneas y los espacios: formas rotundas dan forma al nuevo ambiente que se respira en esta vivienda, llena de estilo. Sin embargo, con el fin de crear una conexión entre interior y exterior, se emplearon cortinas rosas, poniendo además un acento de color diferente. 

Iluminación natural

La nueva distribución de la casa ha colocado en planta baja y primera las estancias de uso más común, reservando el último nivel para los usos más públicos. 

Para dar continuidad a los interiores se ha utilizado en toda la casa, salvo en la cocina, un cálido pavimento de madera, en contraste con el blanco de los muros. La iluminación también es digna de elogio, natural cuando es posible o artificial cuando la otra es escasa. 

La iluminación

Para ganar la máxima iluminación posible en la zona de los dormitorios, se abrieron lucernarios en la cubierta, de manera que también las habitaciones abuhardilladas pudieran disfrutar de la máxima cantidad de luz natural posible, así como de ventilación. 

¿Más proyectos similares?

Antes y después: la reestructuración de un viejo apartamento

¿Qué os parece el proyecto?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!