Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Arquitectura bioclimática: casa prefabricada hecha con contenedores y palets

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

¿Te imaginas una casa de diseño hecha con contenedores de carga, palets y otros elementos reciclados? Parece difícil de creer pero es real. Se llama Casa Manifiesto y es un proyecto tan llamativo y diferente que no hemos podido resistirnos a él. Se trata de una vivienda modular, construida en Curacaví, Chile, que está firmada por el estudio de arquitectos James & Mau y ejecutada por Infiniski, empresa de arquitectura y construcción que ha hecho del diseño sostenible su bandera. 

Construido con un 85% de materiales reutilizados o no contaminantes, esta casa prefabricada demuestra que el futuro de la arquitectura pasa por la sostenibilidad y el reciclaje. Pero además de respetuosa con el medio ambiente, la Casa Manifiesto tiene un peculiar diseño que nunca pasará desapercibido. Nos asomamos, a través de las fotografías de Antonio Corcuera, a este fascinante ejemplo de arquitectura biolcimática. Empezamos.

Una casa revestida con palets

Un primer vistazo a esta casa nos descubre una edificación sorprendente. Revestida con palets, esta vivienda pasante crea un eje este-oeste abierto que integra el paisaje, mientras que el norte-sur se presenta más reservado y cerrado. La imagen desde aquí nos muestra una vivienda con vida propia, donde los palets se abren y se cierran creando huecos y ventanas y cambiando la piel de esta vivienda según las estaciones del año. 

No en vano, esta casa ha buscado la eficiencia energética por encima de todo, teniendo en cuenta conceptos de diseño bioclimático que han conseguido reducir el consumo de energía en un 70% en comparación a sistemas tradicionales.

Una pérgola que protege del sol

Dos pérgolas de madera en las fachadas este y oeste de la casa se suben y se bajan según queramos dejar que el sol fluya por la vivienda. Cuando cubren la fachada, esta se nos presenta como un volumen compacto, mientras que cuando están abiertas una fachada vidriada la abre completamente al exterior. 

La importancia de la pérgola a nivel energético es obvio. En invierno, levantada al máximo, permite la entrada del sol creando un efecto invernadero que ayuda a calentar la casa. En verano, se baja más o menos según la hora del sol, protegiendo y permitiendo la ventilación de la vivienda. 

Los contenedores

Lo que se esconde tras esta fachada revestida con palets son tres contenedores marítimos reutilizados cuya distribución y organización ha conseguido dar lugar a una vivienda de 160 metros cuadrados repartidos en dos plantas. Abajo nos encontramos un salón-comedor, una cocina, una habitación y un baño, mientras que en la parte de arriba hay una habitación suite, dos dormitorios con baño compartido y una sala de estar. 

Las terrazas

Cuando las pérgolas están subidas, el espacio fluye, comunicando la zona exterior con el interior y nuevamente con el paisaje. A ambos lados, un agradable espacio ajardinado permite disfrutar de este espectacular paisaje.

Es una vivienda de lujo, y sin embargo, estamos ante un diseño modular y prefabricado en taller lo que no solo abarata gastos de construcción, sino que también abre la puerta a futuras ampliaciones y reorganizaciones de la distribución en base a las futuras necesidades de los propietarios. El precio por metro cuadrado de esta vivienda estuvo en torno a los 650 euros.

El interior

Nos asomamos al interior de esta vivienda, donde el aspecto industrial de la construcción está presente en sus estructuras, aunque no en su mobiliario: ecléctico, moderno y colorido. Aquí no faltan elementos reciclados, no solo a nivel estructural, también decorativo. Así, la barandilla de la escalera ha sido creada a partir de las fallebas, la barras verticales de cierre que existen en las puertas de los contenedores marítimos. 

El aislamiento

En una casa bioclimática como esta es importante cuidar los aislamientos, aunque para hacerlo también se han utilizado elementos reciclados. Así el cerramiento interior se ha llevado a cabo con celulosa de papel de periódico reciclado proyectada en el interior de la chapa del contenedor. Una manera ecológica y económica de aislar el interior y mejorar la habitabilidad de este moderno y trasgresor salón. 

Aquí terminamos nuestro recorrido por la sorprendente Casa Manifiesto. Si sigues interesado en las casas bioclimáticas y pasivas te recomendamos que eches un vistazo al artículo homify 360°: una casa de campo española y bioclimática.

¿Qué opinas de la arquitectura bioclimática?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!