Restaurando una fabulosa villa de los 70

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Villa La Cañada se encuentra en Paterna, a pocos kilómetros de la ciudad de Valencia. Concretamente, en una zona residencial tranquila y conectada con la naturaleza. Rodeada de más construcciones unifamiliares, su belleza queda oculta a la calle tras una valla y las copas de los árboles que habitan junto a ella en una parcela de 2.500 metros cuadrados de superficie: un terreno amplio que cuenta con una zona ajardinada, una piscina, terrazas y una zona pavimentada. Después de casi 40 años desde su nacimiento, esta casa necesitaba una rehabilitación completa para mejorar su estado y adaptarla a un estilo de vida más contemporáneo. El estudio de interiorismo Laura Yerpes fue el encargado de llevar a cabo este proyecto, incluyendo su diseño interior inspirado en Italia. 

Recorremos esta encantadora villa impregnada de esencia mediterránea. 

La fachada

Clásicamente simétrica y con ese punto fresco que caracteriza a las construcciones diseñadas cerca del Mediterráneo se presenta villa La Cañada. Frente a ella, un camino pavimentado nos conduce hasta la escalera de dos tramos que lleva hasta la terraza principal. Pero antes de alcanzar este punto, recorremos el borde de una gran piscina, considerada uno de los pasatiempos más atractivos de la parcela. La terraza, elevada sobre el jardín, rodea a esta construcción de 500 metros cuadrados divididos en 4 alturas diferentes. Su posición elevada y conectada con la gran zona de día de la casa le otorga gran importancia a este espacio exterior protegido. Palmeras completan esta escena de gran atractivo. 

Antes de descubrir su diseño interior atravesamos este espacio a medio camino entre el interior y el exterior. Y es que la terraza, abierta y con vistas sobre la piscina, está protegida por un cálido techo de madera. Su función es clara: se trata de una estancia habitable más, convirtiéndose en un espacio de transición entre dentro y fuera. Por este motivo no se deja desnuda, sino que se amuebla con diferentes piezas creando una zona de estar para el buen tiempo bajo una atmósfera una cálida y acogedora. 

El comedor

Accediendo directamente desde la terraza entramos a la planta que acoge el programa de día de la casa. Aquí se encuentran las habitaciones de uso público de la casa, como salón, cocina o comedor. La distribución es ligera, basándose en un planteamiento de espacios abiertos y diáfanos. El comedor se coloca junto a un gran hueco de vidrio para sacarle el máximo partido a la iluminación natural. Su posición es estratégica, encontrándose entre la cocina y el salón. Para contrastar con el blanco empleado en las paredes, el mobiliario se ha elegido de tonalidad oscura. 

El salón

Tras la estantería de obra que veíamos al fondo de la anterior imagen encontramos el salón de la casa. Es amplío, luminoso y su mobiliario atrae el lujo. En su diseño, se ha mantenido la chimenea en su lugar original, renovándola e integrándola ahora con un mueble para la televisión. También se mantiene la escalera de madera maciza de cerezo que nos conduce a las diferentes plantas, estableciéndose un contraste entre elementos vanguardista y clásicos.

La cocina

El diseño de la cocina no solo responde a la voluntad de buscar un interior más funcional y actualizado, sino de otorgarle una importancia diferente a la que tenía. Este espacio servidor se plantea como un espacio habitable, donde se desarrollará buena parte de la actividad de la casa. Por este motivo, se concibe como el eje vertebrador de todo el proyecto. Es exterior, por lo que recibe iluminación natural. Su diseño abierto le da vistas sobre el resto de la planta baja. Además de todo lo necesario, la cocina cuenta con una zona de comedor informal que puede emplearse también como encimera. 

El santuario

Además del diseño de los dormitorios, tanto principal, como infantil o de invitados, y de un sótano con diferentes zonas para el ocio, el proyecto también afectó a los baños originales de la casa. En lugar de ellos, encontramos ahora espacios como el que podemos ver en esta imagen: amplios, con vistas sobre el exterior y divididos en diferentes zonas para hacerlos más funcionales. La ducha, a la izquierda, incluye cromoterapia y la bañera, al fondo, es de hidromasaje: un auténtico santuario para relajarse. 

¿Más temas relacionados?

Antes y después: rehabilitando una villa del pasado en la Toscana

homify 360°: Casa A, una villa ecológica en el Mediterráneo

¿Qué te parece el proyecto?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!