La reforma de un piso normalucho en Zaragoza

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Seguro que alguna vez has ido a visitar un piso, bien para comprar, bien para vivir en alquiler, en el que al traspasar las puertas has tenido ganas de salir corriendo. La vivienda que vamos a descubrir hoy era así antes de su reforma. Los propietarios, sin embargo, en vez de salir huyendo decidieron darle una oportunidad a la casa y transformarla a su conveniencia. Es así como nace este proyecto de reforma integral llevado a cabo por los arquitectos de A54insitu que consigue convertir un piso convencional en una auténtica vivienda de diseño. 

Para ello, la decoración juega un papel fundamental, pero también la redistribución de la vivienda, que conecta cocina con salón, cambia la suite principal de emplazamiento y crea un baño con doble entrada que permite su acceso desde distintos espacios. Veamos, paso a paso, el sorprendente resultado.

Un distribuidor estridente

Almozara antes:  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara antes

A54Insitu

Al entrar en casa es importante encontrarse un espacio agradable y acogedor. No sabemos si esa era la intención al pintar de amarillo estas paredes, o si lo que se buscaba era crear un ambiente lleno de energía y luminoso, pero, desde luego, no se puede decir que ninguno de los dos objetivos llegara a cumplirse.  

Lo que vemos aquí es un distribuidor, valga la redundancia, mal distribuido, donde se pierde espacio por todas partes y cuyo pavimento así como el revestimiento amarillo canario no invita a entrar ni a recorrer sus habitaciones. El cambio era más que necesario.

De la calle al salón

Almozara después :  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara después

A54Insitu

La transformación al contemplar esta imagen es total. De la calle ya no entramos a un desamparado recibidor, sino que lo hacemos directamente a un estupendo y luminoso salón. Aquí se ha apostado por abrir el espacio, incluyendo la parte de la entrada en la sala principal y comunicando esta con la cocina. De esta forma se aprovecha mucho mejor el espacio. 

Con respecto al salón, se ha conseguido un ambiente diáfano, con un pavimento de parqué que resulta mucho más cálido. El mobiliario es escueto, pero cuidando los detalles.

Y del salón al resto de la casa

Almozara después :  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara después

A54Insitu

Desde aquí contemplamos una mesa de comedor tras el sofá que antes había pasado desapercibida. Se trata de un diseño sencillo, tablero de madera y patas de metal, al que acompañan cuatro sillas Eames de diferentes colores. Además comprobamos cómo desde el salón sale una puerta de acceso al resto de las habitaciones. 

La antigua cocina

Almozara antes:  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara antes

A54Insitu

Parece imposible, pero sí: hubo un tiempo en que los azulejos con estampados florales en la cocina eran sinónimo de modernidad. Los tiempos han cambiado y las modas también de tal forma que desde la óptica actual esta cocina es el ejemplo perfecto de un diseño desfasado. La reforma era inevitable.

La cocina hoy

Almozara después :  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara después

A54Insitu

Tras la reforma y la redistribución de las habitaciones, la nueva cocina se ve totalmente distinta. Organizada en paralelo, el diseño busca crear un ambiente fresco, para lo que se ha elegido un suave tono menta para pintar las paredes. La encimera en madera clara, al igual que el suelo, aporta un toque cálido, mientras que los muebles en blanco ayudan a ampliar visualmente el espacio que se conecta a través de una puerta corredera con el salón.

Acabados de otra época

Almozara antes:  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara antes

A54Insitu

Un rápido vistazo a las habitaciones antes de la reforma. Además del suelo de granito, las paredes, que han sido pintadas de diferentes colores en cada habitación, tienen gotelé, muy de moda hace unas décadas, pero totalmente desfasado hoy en día.

Un amplio dormitorio

Almozara después :  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara después

A54Insitu

Ni gotelé, ni granito, ni colores. El nuevo dormitorio principal hace del blanco su principal arma y crea un interior luminoso, agradable y equilibrado. Eso sí, pequeñas notas de color salpican el espacio y el suelo de madera consigue dar calidez a la nueva habitación.

Un cuarto de baño oscuro

Almozara antes:  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara antes

A54Insitu

Pequeño y oscuro, así era el cuarto de baño de la vivienda antes de la reforma. La ausencia de luz natural se había intentado suplir con un alicatado en tonos claros, pero la estrechez del espacio y el uso de un mobiliario negro no ayudaba a mejorar este aspecto.

Un baño compartido

Almozara después :  de estilo  de A54Insitu
A54Insitu

Almozara después

A54Insitu

Aunque aquí no se puede apreciar con toda claridad, la reforma amplió el cuarto de baño y consiguió darle dos salidas, comunicándolo de esta forma con la suite a través de una puerta corredera y del resto de la vivienda con una puerta abatible. 

Por otro lado, se aclaró el color de las paredes y se sustituyeron los muebles por otros de madera clara. El resultado es más armónico y luminoso.

Si te ha gustado esta reforma, te presentamos otra que quizá te interese también: La reforma de un piso con terraza en Madrid.

¿Qué te parece la reforma?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!