de estilo  de Parisdinterieur

Una cocina horrible transformada en moderna y acogedora

Imanol Fernández Imanol Fernández
Loading admin actions …

Una casa antigua puedo no presentar todas las comodidades que uno desearía para su casa, pero aun así son un verdadero encanto.  Aunque también es verdad que a veces uno se encuentra con situaciones en las que la para hacer habitable el lugar hay que enfrentarse a las temidas reformas.

El proyecto que os presentamos en este libro de ideas trata de una antigua cocina que se tuvo que levantar desde cero, ya que la funcionalidad y modernidad brillaban por su ausencia. Los encargados de llevarla a cabo fueron la agencia de interiorismo Paris d’Interieur, consiguiendo cambiar no solo la imagen de la cocina, sino también de toda la casa. Si no te lo crees, echa un vistazo a las fotografías que te presentamos a continuación.

Antes: una cocina vieja

Cada cosa tiene lo que se conoce como vida útil, y los muebles de la cocina no son ninguna excepción. Algunos de ellos duran bastante tiempo, mientras que otros quedan anticuados rápidamente o se estropean a causa de la humedad y el calor. Por eso es muy importante tener en cuenta la calidad de los muebles de la cocina, ya que se pueden estropear de forma rápida si estos no están construidos con buenos materiales. Los que vemos en la imagen estaban ya anticuados y habían perdido su color original, una señal inequívoca de que el momento de realizar una reforma había llegado.

Antes: un espacio diminuto

Además de la mala calidad de los muebles y su desgaste por el paso del tiempo, hay que tener en cuenta también otro factor: el espacio. Como puedes ver, la cocina es realmente pequeña. Tanto que la nevera y un pequeño mueble se encuentran en la habitación contigua. Es difícil imaginarse a alguien cocinando para una familia entera en un espacio tan reducido. Por eso, al hecho de la renovación de la cocina, hay que sumarle también una mejor distribución del espacio.

La idea: reorganizar el espacio

Veamos ahora el lugar desde otro punto de vista. Si nos alejamos un poco de lo que es la cocina y vemos el conjunto desde la zona del comedor nos damos cuenta de otra cosa: el espacio pequeño de la cocina ha provocado que la habitación contigua sea inútil y carezca de vida. En otras palabras, es necesario reorganizar el espacio y suprimir la separación que existe entre ambas habitaciones para convertirlo en un ambiente único y funcional.

El proyecto

Antes de pasar a ver el resultado final, te dejamos con esta imagen donde puedes apreciar algunos de los cambios más importantes que se querían llevar a cabo. Como puedes ver, la cocina ha pasado a ocupar el espacio de la habitación que anteriormente estaba vacía y sin ningún uso. Con el fin de poder utilizar mejor este espacio la estufa ha sido eliminada y las escaleras han cambiado también de forma y posición. La nueva cocina presenta una forma de L, más funcional y fácil de amueblar. Pero la gran estrella es sin duda la isla central, ideal para cocinar o tomar algún tentempié de forma rápida.

Después: una cocina luminosa

Por fin puedes ver el resultado final. ¿No te da la impresión de encontrarte en una cocina totalmente diferente? Se ha tirado abajo el muro que separaba las dos habitaciones, permitiendo aprovechar mejor el espacio disponible. La luz también modifica nuestra percepción del lugar, ya que ahora se reparte de forma más uniforme. Hablando de ventanas, se puede apreciar como una de ellas ha sido reemplazada por una nueva, mejorando tanto el aislamiento térmico como acústico.

El estilo

A la hora de diseñar la cocina se ha tenido en cuenta la edad de la casa, consiguiendo así un equilibrio entre lo moderno y lo clásico. Los muebles de madera blanca, la encimera de madera más oscura y los azulejos brillantes le dan un toque simplemente fascinante. Con esta nueva distribución, la disposición de los muebles y los electrodomésticos ha dejado de ser un problema. Todo tiene su lugar, incluso el frigorífico, que como recordarás, antes se encontraba en la habitación contigua.

Todo listo

Ahora sí que está todo listo y preparado para empezar a recibir las visitas. Tras el derribo del muro que separaba la cocina y el comedor, el espacio se ve más amplio y ordenado. Pero el resultado no sería el mismo si no se hubiese cambiado también el suelo, una culminación lógica a todo este proceso de renovación y reestructuración. Un estilo y una característica más para hacer de este espacio un lugar cómodo y agradable.

Tener la cocina junto al comedor es tendencia. Por eso te dejamos aquí algunas ideas con las últimas tendencias en este campo.

¿Qué te parece la remodelación del espacio y la manera de aprovecharlo?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!