Salas multimedia de estilo minimalista de grupoarquitectura

7 materiales aislantes para proteger tu casa

JOSE MARIA SALAS VALLEJO JOSE MARIA SALAS VALLEJO
Loading admin actions …

En nuestras casas debemos de tener colocados adecuadamente en su sitio los materiales aislantes que protegerán del calor, del frío, de la humedad y del ruido nuestro espacio habitable. Vamos a ver 7 materiales aislantes, los cuales tienen sus pros y sus contras, pero que en general son productos que nos van a hacer la vida más cómoda y confortable, ahorrándonos al cabo del año un montón de dinero por la energía no consumida para calentar o enfriar nuestras casas, además de conseguir una gran mejora ambiental al no enviar a la atmósfera toneladas de anhídrido carbónico como resultado de la reducción de nuestro consumo de electricidad, entre otros de los ahorros que posibilita el tener nuestra casa bien aislada, lo cual mejora la eficiencia energética de la misma.

1. El aislamiento térmico de la fibra de plástico o poliéster

Cuando hablamos de aislamiento térmico normalmente nos estamos refiriendo a aislar toda la envolvente exterior de nuestra casa, que incluye los forjados de planta baja y de planta de cubierta y los cerramientos exteriores. La fibra de plástico o poliéster nos proporciona aislamiento térmico y a su vez es un producto hidrófugo que repele el agua, lo que garantiza su durabilidad. También nos puede servir como aislamiento acústico, en el mercado se encuentra en planchas cuyas dimensiones oscilan entre los 1,50 a 2,00 metros de ancho con espesores entre 25 a 50 milímetros. Estas planchas se colocan en las cámaras de aire de los cerramientos exteriores y se unen al cerramiento mediante sistemas de anclaje mecánico o incluso con pegamentos de adherencia, en el caso de los forjados se unen a estos con pegamentos de adherencia.

2. El poliuretano expandido

En la arquitectura se presta especial atención actualmente al ahorro de energía en la vivienda. El poliuretano expandido como aislante térmico tiene muy buenos resultados, pero además tiene excelentes resultados como aislante hidrófugo y antihumedad. Colocado en cubiertas es capaz de eliminar los puentes térmicos, impidiendo la transmisión de frío o calor. Esto te asegura un ahorro significativo de energía, ya que hace menos necesario el uso de calefacción y refrigeración. Este material tiene garantizada una vida útil mínima de quince años, lo que significa un ahorro importante a la hora de colocar aislantes en la vivienda. Se utiliza en paredes, techos y sótanos de las casas. 

3. Espuma de polietileno

El polietileno espumado correctamente presenta una estructura de pequeñas celdas regulares. Por eso, cuenta con una gran capacidad de aislamiento del sonido y del calor y con unas excelentes propiedades de absorción de los golpes. En el sector de la construcción  gracias a su excelente capacidad de aislamiento del calor, las espumas de polietileno se utilizan para aislar las tuberías de los sistemas de calefacción. Para la absorción del ruido se utilizan sobre forjados, debajo de las baldosas o parquet del suelo. Estas propiedades también permiten usarlas para aislar los tejados de las casas.

4. Las fibras naturales

Hay que recordar que existe una amplia variedad de materiales de origen natural que son tan eficaces como otros aislantes. Estos materiales están compuestos principalmente de sustancias de origen vegetal o animal y son fáciles de reciclar y reutilizar. Como fibras naturales de origen vegetal tenemos: la fibra de madera hecha de restos de aserraderos que son reciclados y utilizados como aislante en la construcción. La opción más natural de todas viene del árbol del alcornoque, cuya corteza que es el corcho, se procesa para producir un buen aislamiento térmico y acústico. La fibra de coco también es un buen aislamiento térmico y acústico. El algodón que se obtiene a partir de plantas fáciles de cultivar. Una fibra natural de origen animal es la lana de las ovejas, que es un excelente aislante térmico y mantiene el interior de las casas frías en verano y calientes en invierno.

5. La celulosa

La celulosa es un material ecológico, utilizado en la construcción como aislante térmico y acústico. Está hecho de papel reciclado y cartón, con la adición de hidróxido de aluminio. Se trata esencialmente de un aislante para el invierno y tiene gran capacidad para retener el calor pero también funciona como un excelente aislamiento acústico por su porosidad. Se aplica en seco o húmedo, rellenando los huecos en los edificios. Su precio es competitivo con otros materiales tales como la lana mineral y la fibra de vidrio. Como aislamiento acústico es uno de los mejores y es efectivo para sellar todas las cavidades en las que se aplica, bloqueando el paso del aire, lo que contribuye a entornos silenciosos y tranquilos.

6. Lana mineral o lana de roca

Se produce la lana mineral a partir de rocas volcánicas y se usa como aislamiento así como protección pasiva contra incendios. Tiene una estructura fibrosa que almacena el aire en su interior. Fue descubierto en Hawái a principios del siglo XX y en la actualidad se produce industrialmente. Se compone de piedra basáltica y un vínculo orgánico entre componentes más pequeños. Debido a su baja conductividad térmica es eficaz para aislar tanto las bajas temperaturas como las altas y en virtud de su estructura elástica y multidireccional, es capaz de disipar la energía del sonido, proporcionando un buen aislamiento acústico. Es un material no inflamable y puede mantenerse sin cambios en sus características, incluso cuando se expone a temperaturas por encima de 1000 grados centígrados.

7. Fibra de vidrio

Este material comenzó a fabricarse cuando se inventaron las máquinas que producen fibras de vidrio con un espesor de un hilo, pero lo que ahora llamamos la lana de vidrio se comercializó a partir de 1938. Su uso en la construcción se hizo popular como un aislante del calor debido al alto contenido de su superficie en relación con su peso, los paneles de fibra de vidrio retienen aire en su interior, lo que resulta en una baja conductividad térmica. Este material es muy popular y su empleo creció cuando se descubrió que el asbesto era cancerígeno y fueron eliminados de muchos productos, mientras que la fibra de vidrio, aunque tiene una toxicidad similar a la identificada en los estudios sobre el asbesto en 1990, ha sido clasificada como no cancerígena. 

Si quieres saber sobre cómo reducir la humedad te recomendamos este artículo: 

6 secretos sencillos para reducir la humedad en casa

¿Cuál de estos 7 materiales aislantes te ha parecido más efectivo?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!