Guía de estilos para un despacho en casa

Isabel Rodríguez Isabel Rodríguez
Loading admin actions …

Trabajar desde casa o, lo que es lo mismo, apostar por el teletrabajo es una tendencia de lo más actual. Tanto es así que, cada vez con más frecuencia, decoradores e interioristas se enfrentan a la tarea de incorporar espacios destinados al trabajo dentro de las viviendas. Lejos de la frialdad que suele reinar en las grandes oficinas, el estilo que el despacho puede tener en el conjunto del hogar depende, no solo de las necesidades propias de su usuario, sino también del gusto del morador en cuestión o del gusto, o no, por integrarlo de forma armoniosa en el conjunto de la decoración de la casa.

Con multitud de sistemas de almacenaje, libre de todo lo accesorio, aprovechando la luz natural, dedicando mayor o menor espacio… Las posibilidades para encontrar el estilo perfecto para el despacho son infinitas, y es que, más allá de ser un espacio de dedicación exclusiva al trabajo, puede convertirse en un rincón de la casa al que acudir para concentrarnos en una buena lectura, estudiar o mantener una reunión importante con cierta intimidad. Si estás pensando en destinar un espacio de tu hogar a la creación de un despacho, ponte cómodo porque en este libro de ideas te proponemos seis estilos diferentes y con mucho gusto.

Mediterráneo

El primero de los estilos para el despacho que te presentamos en este libro de ideas no es otro que la corriente mediterránea. Permitir que el sol inunde todas las estancias de la casa es una de las características principales de esta tendencia que, aplicada a una zona de trabajo, le dará alegría y energía aunque, si tienes que iluminarlo con luz artificial procura jugar con las intensidades. Si optas por un despacho de estilo mediterráneo hay algunos aspectos que has de tener en cuenta a la hora de decorar. 

En este tipo de espacios el blanco es el color dominante aunque puedes combinarlo con tonos aguamarina, verdes o incluso ocres. La madera natural también debe estar presente, por ejemplo, en elementos tan habituales en los despachos como son las mesas y las sillas. Tampoco debes abusar de la decoración aunque no extraño encontrar paredes vestidas con tapices, cuadros o mosaicos así como la incorporación de plantas de interior que aportarán vida y color a tu despacho de un estilo cuya cuna se extiende por Grecia, Italia y España.

Moderno

De la naturalidad a la modernidad que emana de nuestra siguiente propuesta: un despacho moderno en casa. En una sociedad en la que la mayoría de las viviendas no cuentan con un número de metros exagerado, aprovechar al máximo cada centímetro se convierte en una tarea de vital importancia si queremos integrar diferentes usos dentro del hogar. En esta línea, si eliges dar un baño de modernidad como estilo para tu despacho has de tener en cuenta que se trata de una corriente que apuesta por las líneas rectas, las superficies lisas y la organización, es decir, un estilo que prescinde de la ornamentación excesiva en pro del carácter práctico y funcional de los espacios a los que da vida. 

Si eres de los que  no tiene ni tiempo ni ganas de preocuparse por limpiar objetos que en la mayoría de las ocasiones solo acumulan polvo, optar por el un despacho de estilo moderno es tu mejor opción. Siguiendo esta línea, la firma parisina Barbara Sterkers crea una zona de despacho respetando el gusto por las líneas rectas y la sencillas, aprovechando al máximo las posibilidades que ofrece una vivienda de reducidas dimensiones.

Clásico

Para los amantes de la tradición un despacho de estilo clásico resultará la opción más acertada. Se trata de una corriente que bebe bastante de la tendencia barroca en la que la abundancia de elementos es una de las claves de modo que, sin caer en excesos, podrás incorporar multitud de piezas a tu despacho tales como estanterías, cómodas y hasta elementos destinados al reposo. 

La piel en sofás y silla con botones capitoné o la madera maciza en los muebles son dos de los ingredientes que, en el conjunto de este despacho, nos dan una pista del estilo ante el que nos encontramos. Al igual que ocurre en esta creación, el empleo de telas pesadas y ricas, como el terciopelo o la seda, así como el gusto por la simetría serán también aspectos que podrá incorporar a tu despacho de estilo clásico.

Rústico

Relajado, tradicional y muy en contacto con la naturaleza, eso es lo que inspira este despacho de estilo rústico obra de Intra Arquitectos. La firma gallega especializada en crear espacios singulares cuya arquitectura transmite sensaciones especiales, es la responsable de este despacho que incorpora las principales características del estilo rústico. El predominio indiscutible de la madera no solo en los muebles sino también en las vigas que quedan a la vista es una de las claves de la decoración en la que no faltan, además, otros detalles como la piedra o los cuadros con retratos (un recurso muy empleado en este tipo de decoración) para completar un interior pensado para poder trabajar en las mejores condiciones y sin salir de casa.

Escandinavo

Sencillo, funcional y cómodo ¿quién da más? Si eres amante del DIY, el estilo de despacho escandinavo o, lo que es lo mismo, la corriente popularizada por la marca sueca IKEA es ideal para tí. Junto a la importancia de la luz, si optas por un despacho de aire nórdico te recomendamos que trabajes bajo la premisa de la sencillez. El empleo de las líneas rectas, el aprovechamiento del espacio, el blanco o colores suaves dominando la estancia, lo materiales naturales o la atención a los pequeños detalles decorativos muy en la línea del minimalismo son algunas de las claves que no puedes dejar pasar por alto si optas por este estilo para el despacho.

Industrial

Otro de los estilos que puedes aplicar al despacho que integres en tu hogar es el industrial. Aunque se trata de una corriente más propia de antiguos edificios industriales reconvertidos en viviendas, lo cierto es que hay algunas pautas que puedes aplicar para trasladar esta tendencia al despacho de tu casa. Las paredes de ladrillo visto (pintadas o no) así como las vigas o cañerías a la vista son todo un clásico dentro de este  estilo que, en general, fomenta espacios fríos y algo sobrios, donde predominan los colores blancos, negros, grises y azules, y materiales duros como el metal, el cemento, el aluminio, el vidrio o la madera lacada.

Sea cual sea el estilo elegido para tu despacho recuerda que, teniendo en cuenta que se trata de un espacio integrado en casa, ha de incluir el tono acogedor propio de cualquier hogar. Puedes encontrar más inspiración en nuestro libro de ideas: Cómo encontrarse cómodo trabajando en un despacho.

¿Con cuál de estos estilos de despacho te quedas?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!