Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Una buhardilla coqueta y bohemia en París

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Confiésalo. Tú también has soñado alguna vez en escaparte a vivir a París, a una cuca y bohemia buhardilla sobre el Sena. A mí al menos me ha pasado. No sé si tendrá algo que ver con la Rayuela de Cortázar o la locura audiovisual de Moulin Rouge, pero hay un encanto en París que parece ir siempre asociado a los techos abuhardillados de un pequeño pero acogedor pisito con vistas a la ciudad de la luz. 

Pues bien, los sueños, a veces, se cumplen. Aunque sean a través de la pantalla de un ordenador. Y es que en esta ocasión cogemos la maleta para mudarnos a un piso lleno de encanto en el corazón de París. Una buhardilla tan pequeña como bien organizada. Tan práctica como coqueta. Un apartamento lleno de grandes ideas que te harán volver a tener ganas de darte a la bohemia parisina y mudarte a la capital francesa.

Los tejados de París

Ciudad cinematográfica donde las haya, París se ha convertido en todo un icono de las artes. No importa si nunca hemos estado en ella, porque siempre podemos imaginarla. ¡Y seguro que nos acercamos mucho a la realidad! El piso que vamos a visitar se encuentra escondido en una de estas buhardillas, bajo las cubiertas de tejas azules que le dan su toque característico a la ciudad. Cuando se construyeron estos edificios hace ya más de un siglo, las buhardillas eran lo sitios más humildes, los destinados a la gente más pobre. Hoy, una buhardilla en París es un lujo por el que más de uno suspiraríamos…  

Techos inclinados, pero no tanto

Aunque es innegable el encanto de los techos inclinados, lo cierto es que nos roban mucho espacio. Sin embargo, si sabemos aprovechar bien las zonas más bajas para los usos que menos altura necesitan podremos sacarle mucho más partido. Aquí, además el techo inclinado da un respiro en la zona de la ventana.

¿Dónde está la cama?

Pero hablando de techos bajos, lo cierto es que este pequeño apartamento guarda algunos secretos que tienen que ver con la altura. El más llamativo es la cama, que se ubica en lo alto del recibidor. Y es que cuando el espacio no sobra todo tiene que estar medido para que encaje como piezas de un puzzle. Así, bajo la cama se abren dos espacios. Por un lado el recibidor, por otro el cuarto de baño. Para acceder a la cama lo hacemos con una escalera de madera con cierto aire rústico… ¿El motivo? Lo verás más claramente en la siguiente fotografía. 

Recuperando las viejas vigas de madera

Un vistazo general al apartamento nos descubre otra de las joyas de esta pequeña casa: sus vigas de madera. Si no teníamos suficiente con el encanto de los techos inclinados, a este apartamento se le suma el aire rústico y acogedor de la madera en la cubierta. Liberarla de los falsos techos no fue solo una cuestión estética: ganar altura era muy importante para mejorar la habitabilidad del espacio y es lo que ha permitido que se haya creado un dormitorio en las alturas.

¡Cuarto de baño con bañera!

Tener una casa pequeña no significa que haya que renunciar a ciertos lujos como por ejemplo… ¡la bañera! El cuarto de baño está totalmente adaptado al espacio. En la zona más inclinada se ha organizado los usos que menos altura requieren: la bañera y el váter. La zona con los techos más altos se ha dejado para la zona de tocador.

Cocina con comedor

Los tonos oscuros que revestían las paredes del salón-dormitorio dan paso en la otra zona del apartamento a una estancia luminosa donde el blanco es el protagonista indiscutible. Aunque estamos en una casa muy pequeña, la distribución abierta permite que nos encontremos con espacios amplios y sin agobios en la zona destinada a la cocina con comedor

Una casa con respiro

La casa está concebida para parecer más grande de lo que es, pero la realidad es que con tan pocos metros cuadrados hay momentos en los que uno necesita un respiro. ¡Qué mejor que una pequeña terraza donde contemplar en todo su esplendor la ciudad!

Lo pequeño también es coqueto. Este piso no es el único que lo demuestra. Descubre 33 m² oscuros transformados en casita llena de luz.

¿Qué te parece la manera de aprovechar el espacio de esta pequeña y bohemia buhardilla en París?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!