Diseña tu propio jardín vertical – Paso a paso

Irene M.Tutor Irene M.Tutor
Google+
Loading admin actions …

Incorporar coloridas plantas a nuestro hogar siempre supone un plus, tanto desde el punto de vista decorativo como para nuestro confort y bienestar. Las plantas pueden jugar un papel muy importante en nuestro entorno ya que entre sus principales ventajas; nos ayudan a reducir la contaminación del aire, mejoran la humedad ambiental, aumentan el nivel de oxígeno y, ante todo, ayudan a crear un ambiente cálido y acogedor. 

Nosotros queremos dar un paso más allá enseñándote como construir un jardín vertical, de manera que puedas disfrutar de todos los beneficios del campo dentro de tu propia casa. No es raro encontrarnos cada vez más fachadas cubiertas por un frondoso manto, ya que contribuye a mejorar el aislamiento térmico y acústico del edificio. Sin embargo, a pequeña escala estos pequeños jardines siguen siendo igual de efectivos. ¿Te animas a probar?

¿En qué consiste un jardín vertical?

Cuando hablamos de jardines verticales, nos referimos a un muro o porción de pared que sirve de soporte para que crezcan plantas. También podemos oír hablar de paredes de cultivo cuando las especies que alberga pueden tener distintos usos beneficiosos para la salud. 

Podemos encontrar distintos tipo de jardines verticales, pero su principal diferencia dependerá de si es exterior o interior, ya que las variedades serán distintas teniendo que adaptarse a uno u otro ambiente.

El concepto de jardín vertical es relativamente reciente o al menos en su concepción actual, ya que fue a finales de los años 80 cuando el botánico Francés Patrick Blanc creó e instaló el primero en la Ciudad de las Ciencias y de la Industria de París.

A partir de ese momento se ha innovado tanto en el concepto como en la técnica y las posibilidades y ventajas que brinda hoy en día un jardín vertical son infinitas.

¿Qué material vamos a necesitar?

El proceso de creación que hay detrás de un jardín vertical estudia tanto las condiciones del entorno, como los materiales del muro en el que se va a instalar, así como las especies de plantas y su mantenimiento. Si queremos garantizar el éxito de nuestro jardín vertical tenemos que estudiar cuidadosamente estos aspectos. 

La construcción de este tipo de espacios se basa en una estructura metálica que soporta el peso del muro verde y que se mantiene separada de la fachada por una lámina plástica a modo de pantalla impermeabilizante. De esta forma mantendremos nuestro jardín aislado de las paredes de la casa para evitar problemas de humedad o que las raíces puedan estropear el muro.

Otro de los materiales que necesitaremos antes de comenzar será un fieltro de poliamida que no se pudra con facilidad a pesar de la humedad, ya que nos servirá de base para que las raíces se enreden y crezcan. En función del diseño que escojamos necesitaremos uno u otro material, ya que también podemos construir nuestro propio jardín vertical con palets o con tubos de PVC.

¿Cómo podemos crear nuestro propio jardín vertical?

Antes de comenzar a diseñar nuestro jardín vertical, has de saber que no existe una única manera de construir un jardín vertical, ya que hay multitud de formatos distintos, en función del material, las especies vegetales o incluso el tamaño. Esta variedad de diseños puede abarcar desde los más complejos, que abarcan fachadas de edificios enteras, hasta los más accesibles que pueden decorar la pared de nuestro salón.

Independientemente de si optas por una estructura metálica o por otra de tipo palet, ésta irá colgada en la pared a modo de cuadro, por lo que tendrás que escoger unos tacos y tornillos apropiados para cada tipo de superficie. Añade la lona plástica y fíjala por la cara trasera. Durante las semanas posteriores a haber plantado las especies mantendremos el jardín en posición horizontal para que las plantas se asientes. Asegúrate de que cuentas con tierra suficiente y que esta esté compacta.

A la hora de regar puedes colocar un tubo de riego por goteo en la parte superior para que el agua se vaya filtrando y regando todo nuestro jardín. Pero no olvides en dejar una pequeña cámara de aire entre la estructura y la pared para evitar humedades.

¿De qué mantenimiento requiere?

El mantenimiento de un jardín vertical va a ser muy similar al de uno convencional, requerirá de diversos trabajos como podas, abonado, replantación de alguna de las plantas,… Podemos llevar a cabo una serie de trabajos preventivos como el uso de fungicidas y fertilizantes para controlar las posibles plagas que puedan afectar a nuestras plantas. Además algunas características como el tipo de riego, la cantidad de luz que reciban o si se trata de un jardín interior o exterior, determinarán otro tipo de mantenimiento más específico.

Existen muchas empresas especializadas en el cuidado y mantenimiento de jardines verticales, pero si contamos con uno de pequeñas dimensiones, nosotros mismos podremos llevar a cabo todas las tareas, controlando la evolución de nuestras plantas.

Además una de sus ventajas es que se necesitará menos cantidad de agua para el riego, ya que la evaporación que se produce es menor a la de un jardín convencional.

¿Interior o exterior?

Una duda que nos puede surgir al diseñar un jardín vertical es si debería ser de interior o de exterior ya que , como cualquier espacio verde, es muy importante que reciba luz natural de ahí que debamos encontrarle el espacio adecuado si nos decidimos a instalarlo dentro de casa. 

Estamos acostumbrados a los jardines de exterior, de gran tamaño cubriendo fachadas enteras, pero a menor escala resultan también más cómodos o incluso menos sucios para el hogar, sin embargo, contar con un espacio así en nuestra vivienda puede aportarnos infinidad de ventajas. 

Los jardines verticales nos ayudarán a mantener el grado de humedad idóneo, mejorando la calidad el aire, ideal para combatir el síndrome del 'edificio enfermo' aumentando los niveles de oxígeno y purificando el aire. Además si contamos con una amplia superficie vegetal podemos incluso regular la temperatura de la sala dejando que sean las propias plantas las que refrigeren el ambiente.

Incorporar plantas a nuestro hogar siempre es un buena idea y en el caso de los jardines verticales, ya sean de interior o de exterior, todavía más ya que suponen un aislamiento extra para nuestras casas.

¿Cuáles son las variedades de planta que mejor se adaptan?

Otra de las grandes dudas que nos pueden asaltar es qué tipo de plantas y flores conviene que plantemos en nuestro jardín vertical. Bastará con seguir una serie de consejo básicos que nos orienten, pero la decisión final dependerá de nuestro gusto y preferencia.

Un jardín vertical puede tener un fin meramente decorativo o buscar un punto funcional con plantas aromáticas y comestibles que podamos emplear en nuestra cocina. En el primero de los casos las plantas pueden crecer de manera más aleatoria, con plantas de poco volumen y selváticas. Por ejemplo, esta colorida combinación de The Sustainable Project, es perfecta para un pequeño jardín vertical.

Independientemente de la combinación de plantas que escojamos o cuál sea su fin, es importante que precisen de poco riego y el conjunto debería requerir de unas condiciones de agua y luz similares. De ahí que no podamos combinar el cultivo de vegetales con especies selváticas, ya que las primeras requieren de un riego intensivo.

¿Te apuntas a la tendencia de los jardines verticales?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!