Antes y después: una embajada convertida en vivienda familiar

María Bausán María Bausán
Google+
Loading admin actions …

Un piso en la décima planta de un edificio con vistas al estadio de fútbol Santiago Bernabeu era la sede de la embajada de un país latinoamericano. El objetivo de la reforma protagonista de nuestro Antes y después de hoy era convertir un lugar destinado a funciones burocráticas en un auténtico hogar para una familia numerosa. Su principal problema era la excesiva compartimentación, que era perfecta cuando el piso estaba destinado a oficinas, pero que resultaba poco funcional para un matrimonio con hijos. 

El estudio Diseño y Arquitectura Interior llevaron a cabo un proyecto que pretendía transformar el espacio en una vivienda. En apenas tres meses y con un presupuesto cerrado de 400 euros por metro cuadrado, se llevó a cabo una llamativa reforma que ha conseguido crear un hogar luminoso, elegante y muy cálido. Descubramos paso a paso la metamorfosis de esta antigua embajada. 

Antes: puertas correderas y muchas estanterías

Salón previo a la obra de reforma:  de estilo  de DISEÑO Y ARQUITECTURA INTERIOR
DISEÑO Y ARQUITECTURA INTERIOR

Salón previo a la obra de reforma

DISEÑO Y ARQUITECTURA INTERIOR

Nos asomamos al estado previo de este inmueble y descubrimos una distribución más típica de una zona de trabajo que de un verdadero hogar. Espacios muy compartimentados que, sin embargo, se intercomunican los unos con los otros con puertas correderas, y estanterías de obra por todas las paredes son las claves de un espacio que, tras la reforma, se convertirá en la zona de día de la casa.

Después: un salón, varios espacios

Las habitaciones compartimentadas han dado paso a un salón diáfano, repleto de luz y muy grande. Tanto que nos encontramos diversas zonas. Para empezar, la entrada de la casa da directamente a la sala, aunque tiene su rincón bien delimitado: una alfombra de baldosa, un perchero y un armario guardarropa. Al fondo, la zona destinada a la televisión, donde el sofá mira a la pantalla y en primer plano, un nuevo espacio de ocio, con otro sofá en torno a una mesa de centro en madera clara. Por último, un comedor que veremos en detalle en la siguiente imagen.

Sin duda, una de las características de esta habitación es la luminosidad: ventanas por todas partes, sí, pero también tonalidades claras tanto en los tejidos como en los materiales. Las paredes, enlucidas en crudos consiguen crear en una habitación tan grande, un ambiente recogido y acogedor.

El comedor

En la amplia zona del día encontramos también el comedor que continúa la línea cálida del salón. Aquí se introducen elementos de forja, como las sillas en torno a una mesa con tablero de vidrio o la lámpara que cuelga sobre la misma. Los cuadros, con motivos tropicales, consiguen también aportar frescura a la estancia. 

Por otro lado, nos encontramos con elementos del piso antiguo, como las molduras del techo. Precisamente los techos y sus diferentes alturas, causados por estructuras de hormigón, fueron uno de los problemas que los expertos encontraron a la hora de hacer la reforma. La solución: un juego con falsos techos que consigue equilibrar visualmente las distintas alturas. 

Antes: un pasillo largo y sin estilo

Un pasillo largo comunicaba las habitaciones de la fachada sur con el resto de la casa. Se trataba de un área de paso, a la que no se había prestado nada de atención: pura funcionalidad sin una pizca de estilo. 

Después: un pasillo con mucha clase

Tras la reforma, el acceso a las habitaciones busca crear un espacio cálido, agradable y con mucho estilo. El papel de pared, en tonalidades crema y con sutiles motivos florales en verde, combina a la perfección con las puertas de madera en el mismo tono que el estampado del revestimiento. El pavimento, al igual que en el resto de la casa, es de tarima maciza.

Antes: una cocina pasada de moda

No se trata de una cocina en mal estado, pero sí con una estética pasada de moda: muebles con líneas setenteras, alicatado y pavimento antiguos. También la distribución es poco funcional. Se trata de una habitación con tres accesos diferentes que, aunque amplia, no tiene espacio para crear un office.

Después: una cocina de diseño

Se reducen los accesos, mejorando la distribución de la cocina, que ahora puede contar con una mesa para comer. Además, se ha modernizado el diseño, con muebles de líneas minimalistas donde se juega con el blanco y el plateado de revestimientos y algunos electrodomésticos. La cocina cuenta con dos ventanas, que dan iluminación natural a la sala, pero además, con un sistema de luces halógenas y una lámpara de corte industrial para la zona del office.

Antes: un baño estrecho y oscuro

Todos los cuartos de baño del inmueble estaban anticuados: alicatados pasados de moda, sanitarios en mal estado y ventanas con mal aislamiento.

Después: un baño con estilo

El baño principal es una mezcla de estilo moderno y shabby chic. Por un lado, una ducha de líneas minimalistas, con un amplio espejo que amplifica el espacio. Por otro, los dos lavabos, con grifos de corte antiguo y muebles de almacenamiento de acabados vintage.

Dormitorios clásicos

Si la fachada sur se convirtió en una sala abierta con un gran salón, en la zona de noche se conservaron los espacios fragmentados de la construcción original, que sirvieron para crear 4 dormitorios. El que vemos aquí corresponde al dormitorio principal y sigue las mismas líneas que veíamos en el resto de la casa: colores crema, estilo clásico y algunos muebles antiguos con acabados desgastados. Ambientes cálidos para esta vivienda que después de la reforma se ha convertido en un verdadero hogar. 

Hasta aquí esta espectacular reforma. Si quieres seguir leyendo sobre rehabilitaciones de viviendas, échale un vistazo al libro de ideas: 

Antes y después: de molino a casa estilo loft

¿Qué te ha parecido la reforma?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!