Un apartamento que lo tiene todo en 76 m²

María Bausán María Bausán
Belle Ville Atelier d'Architecture Pasillos, vestíbulos y escaleras de estilo escandinavo
Loading admin actions …

Nos vamos hasta Francia para descubrir el resultado de una bonita reforma que ha convertido un viejo piso de apenas 76 metros cuadrados en un bonito y coqueto apartamento en el que viven una pareja y su bebé. Una casa en la que se vive y se convive, donde los espacios están diseñados para disfrutarse y donde la funcionalidad se ha puesto al servicio de la estética. Descubrimos las claves de esta reforma que tuvo un presupuesto de 40.000 euros. 

Una entrada muy especial

La entrada de la casa no está arrinconada, sino que forma parte del espacio abierto que compone la gran sala diáfana proyectada aquí. solo el mueble de madera con el espejo y el perchero detrás de la puerta nos indican que nos encontramos ante el recibidor de este apartamento. Nos quedamos con el detalle de la puerta, una puerta corredera con un diseño muy industrial.

La cocina repleta de detalles

La cocina convive con el resto de los espacios, como vemos aquí con el comedor en primer plano. Sin embargo, tiene su propia personalidad, conseguida en parte gracias al pavimento, que lo diferencia de la madera del resto del apartamento. En contraposición con la colorida baldosa cerámica, el mobiliario es discreto y de líneas minimalistas.

Conexión vidriada

Las ventanas de la cocina conectan con el resto de la sala y permiten que la luz fluya con mayor libertad por los distintos rincones de la casa. Además recuperan el toque industrial que veíamos en otros elementos de la vivienda, como la puerta de la primera imagen.

Diseño escandinavo para el comedor

En el comedor es el diseño escandinavo el que se apropia del espacio, con el uso de los tonos claros y las maderas claras, pero sobre todo con la utilización de un tipo de silla que es ya todo un icono del diseño del siglo XX. Hablamos de la Plastic Chair de Eames que abraza la mesa del comedor.

Aprovechando los espacios

En un apartamento pequeño como este de 76 metros cuadrados hay que aprovechar hasta el más mínimo detalle. De ahí que en este pequeño nicho se haya instalado una práctica estantería que cumple con la función de aparador. 

El salón

La última de las zonas establecidas en esta gran sala que compone la zona de día del apartamento nos encontramos con el salón. Pinceladas de diseño escandinavo que se mezcla con el diseño práctico del mueble de la televisión. Toques de color con los textiles y un uso muy libre de las luminarias.

Ni rosa ni azul

El dormitorio del bebé sigue con la línea discreta y luminosa del resto de la vivienda. Aquí los colores se han quedado fuera y ni rosa ni azul: blanco, un tono mucho más neutro y exento de polémica. Eso sí, no faltan detalles infantiles como la lámpara con forma de oso o los puntos negros en la pared.

Otra reforma bonita en De piso viejuno a oasis escandinavo

¿Qué piensas de este apartamento francés?

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!