Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Bajo presupuesto, bioclimática y de construcción rápida: una casa de madera moderna

Marisa Alcore Marisa Alcore
Google+
Loading admin actions …

Tres premisas existían antes incluso de que la primera línea de este proyecto se hubiera trazado: la Casa GG tenía que construirse en un plazo de ejecución reducido, con un presupuesto muy ajustado y energéticamente eficiente. 

En este punto de partida se vieron los arquitectos del estudio Alventosa Morell Arquitectes cuando recibieron el encargo de construir esta vivienda unifamiliar en la localidad de Santa María de Palautordera, municipio catalán situado en la subcomarca del Bajo Montseny. Su emplazamiento sumaba un condicionante más a este proyecto: la construcción tendría que integrarse armónicamente en su entorno natural, caracterizado por su rica vegetación. 

Así comienza la historia de esta casa, cuyo feliz desenlace podemos contemplar a través de las imágenes que hemos reunido en este libro de ideas: 

Arquitectura modular

Para construir este encargo los arquitectos de Alventosa Morell optaron por una solución modular de madera prefabricada. Este tipo de arquitectura construida en taller, transportada y ensamblada en el lugar en poco tiempo solucionaba una de las premisas exigidas por los clientes: la vivienda debía construirse en el menor tiempo posible. La arquitectura modular, por otra parte, ofrecía la flexibilidad necesaria para adaptarse a la superficie del solar y su morfología. 

Estrategia

Tras un estudio bioclimático para conocer las estrategias necesarias para alcanzar los requisitos de una passivhaus, se decidió construir 6 módulos diferentes de madera. Cada uno de ellos se coloca en una posición diferente  que se adapta a la geometría del solar y respeta la vegetación existente. Quedan maclados visualmente a un espacio intersticial de vidrio que los articula y actúa como colector solar durante el invierno por su efecto invernadero. 

Composición

Por tanto, los cerramientos de vidrio que unen cada una de las cajas de madera no solo permiten que el exterior esté presente desde cualquier perspectiva interior, sino que el espacio intersticial entre cada una de ellas se pueda habitar como una terraza cubierta durante los meses de calor. Cada una de las cajas recoge una función diferente. Todas sirven al interior, salvo una de ellas que se emplea como cobertizo o trastero. 

Programa

La vivienda de 111 metros cuadrados de superficie recoge tres dormitorios equipados con su propia banda de almacenamiento. Uno de los volúmenes de madera, el más grande de todos, recoge todos los servicios de la vivienda de manera compacta: cuarto de baño y cocina. El último que vuelca al interior acoge el salón. 

Interior

El espacio intersticial es una estancia habitable más de la vivienda. Su condición pública lo asocia al programa de día. De esta manera encontramos el comedor, como vemos en la imagen, en el espacio que comunica el salón con la cocina y asociado a la estantería de madera integrada. En otros rincones de este intersticio encontramos diferentes usos, como en la anterior fotografía, donde un escritorio orientado al paisaje daba servicio a un despacho abierto. 

Materialidad

En términos constructivos, destaca la coherencia. Se emplea la madera tanto  en estructura como acabados exteriores e interiores, hecho que permite trabajar con un único industrial especializado y personalizar y optimizar los detalles y costes. 

Se escoge madera de abeto por ser un tipo local, que junto al resto de materiales naturales y reciclados, ayudan a reducir la huella ecológica de la casa. 

Condición energética

Los materiales permiten que la construcción se integre armónicamente en su entorno, adaptándose a él sin imponer un nuevo lenguaje. Todas las estrategias antes citadas en cuanto a construcción y materialidad dan como resultado una reducción de un 76.77% de la demana engergética de calefacción que tiene una vivienda tradicional. La Casa GG es, por tanto, una vivienda energéticamente eficiente, cumpliendo así con el tercer requisito de sus dueños y con el medioambiente que la rodea. 

La arquitectura prefabricada está en auge y se ha convertida en una opción cada vez más conocida por todos aquellos que apuesten por una manera diferente mejor de construir y habitar. Si quieres seguir leyendo sobre este tema,  te recomendamos que le eches un vistazo también a: 

El refugio inteligente: una casa prefabricada en la sierra

Casas asequibles para todos los bolsillos

¿Vivirías en Casa GG?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!