Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior será procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Cautivadoras cocinas blancas: pros y contras

Juan Pedro Chuet-Missé Juan Pedro Chuet-Missé
Loading admin actions …

Durante mucho tiempo, se consideró que la cocina blanca era el 'no va más' de la modernidad en decoración hogareña. Pero en las últimas décadas del siglo XX, perdió terreno frente a ambientes más rústicos, con un mayor uso de maderas oscuras; y luego llegaron los modelos más industriales, con electrodomésticos de acero inoxidable que daban una estética más vanguardista.

Pero las cocinas blancas vuelven con fuerza. A favor, tienen la sensación de amplitud, luminosidad y comodidad. Pero por otra parte, el blanco es un color que revela la presencia de manchas y suciedades con más facilidad. Además, es posible que tanto blanco inmaculado convierta a la cocina en un ambiente impersonal, frío y distante. ¿Cómo se soluciona? Pues dándole un toque de alegría con plantas, cuadros o muebles de colores.

Todos los muebles blancos

Aunque parezca una redundancia, si se pretende tener una cocina blanca, el primer paso es recurrir a los muebles blancos. En este caso, el proyecto del Grupo Arsciniest fue centralizar el ambiente con la colocación de un office central de este tono, para permitir una mejor distribución de los espacios y la circulación. 

Los fogones y la campana de acero inoxidable, de gris claro, se complementan con el refrigerador y el horno del mismo color. Luego, todo el mobiliario permanece en un blanco inmaculado, como los taburetes del office y los módulos que rodean la estructura.

Paredes del mismo tono

El blanco manda, y las paredes no son la excepción. Pero en este caso, su presencia no es tan determinante, porque la superficie de las paredes en exhibición es pequeña, ya que el módulo de la cocina lo oculta. Vale, que también es blanco, pero conviene aclarar que al momento de limpiar grasas y otras manchas, las paredes blancas pueden traer algún dolor de cabeza.

Conviene tener buenos desengrasantes, y estar atentos a cualquier aparición de manchas, para quitarlas lo antes posible, y que no se queden encrastadas y pasen a formar parte de un inédito paisaje decorativo.

Vajilla que hace juego

Si nos gusta el blanco para las cocinas, no sería mala idea que la vajilla esté a tono con el resto de la decoración. Con poca inversión, se pueden conseguir platos, fuentes, vasos y toda clase de enseres en un suave tono blanco que combine con el mobiliario.

Pero para no caer en un ambiente demasiado desagelado, conviene matizar con accesorios, como alguna planta, o colocar un cesto con frutas frescas -y que de paso promueva una alimentación saludable-, o que la misma vajilla, como estos recipientes, combinen el blanco con colores intensos. El uso de muebles de madera, o alguna lámpara de otra tonalidad, también sirven para balancear el ambiente.

La limpieza de los módulos

Cocinas de estilo  de Diane Berry Kitchens
Diane Berry Kitchens

MR & MRS BLANK'S KITCHEN

Diane Berry Kitchens

Los módulos blancos ya ocupan casi toda la superficie de esta cocina de estilo minimalista. Queda muy elegante, es práctico, y le da una agradable cuota de modernidad.

Sin embargo, cabe tener en cuenta la recomendación que los muebles deberían ser laqueados, o que estén revestidos por algún material similar. La clave es que puedan ser fáciles de limpiar cuando aparecen algunas manchas. En este sentido, el laqueado es más eficaz para la limpieza que la madera, que tiende a absorber cualquier mancha extraña que se pose en ella. Con un mueble laqueado, se pasa una balleta con desengrasante, y asunto terminado.

Los accesorios

Cocinas de estilo  de Shock-Id
Shock-Id

Cucina Country Chic

Shock-Id

En una cocina con escasa luz natural, la decoración en blanco otorga una mayor sensación de amplitud. En este caso, sólo una pequeña ventana permite el paso de la luz diurna, pero se queda a mitad de camino, y hay que prender las luces artificiales.

Pero al plantearse una decoración en blanco, este efecto se atenúa. Aquí se ha recurrido a montar módulos blancos, sillas de madera del mismo tono, e inclusive las lámparas también son blancas -excepto los tres focos centrales, sobre la mesa-. 

Una agradable decoración de estilo rústico, que da una bonita sensación de calidez familiar.

Cuando el blanco es frío

Se pretendió una cocina en blanco, pero quizás se haya exagerado un poco. Este ejemplo de cocina minimalista fue decorado por grandes módulos blancos, y un office central, todo revestido en madera laqueada. Las paredes, el techo y el piso tienen el mismo tono, en un círculo de continuidad que torna al ambiente un tanto frío y distante.

Esta misma distancia se ha reducido un poco con el uso de taburetes con respaldo negros, que matiza con el horno y la pantalla de televisión al fondo. Pero sigue sin tener calidez, quizás alguna planta, o algún cuadro de colores, le daría más vida y se evitaría que la cocina, que se entiende por un ambiente cálido, sea un lugar frío y con poca personalidad.

Aprovechar la luminosidad

Ya hemos dicho que el blanco otorga una diáfana sensación de amplitud, pero si además tenemos la suerte de poder contar con un gran ventanal, esa percepción se multiplica.

En este ejemplo, se tiene el privilegio que la ventana da hacia un ambiente rural, por lo que la entrada de luz es continua durante todo el día. Y al llegar los rayos de sol a un ambiente de muebles y módulos blancos, se irradian por todos los ángulos del lugar.

Es una excelente idea, pero tampoco vendría mal colocar un discreto cortinado, porque depende de la incidencia del sol, tampoco no es muy agradable -sobre todo en verano- estar cocinando o fregando con el sol de frente.

¿Qué te parecen estas ideas de cocinas blancas? ¿Se adaptan a tu idea de hogar?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo  de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!