El mejor modo de dividir la entrada y el salón: 7 ejemplos

José Manuel Peñalver Romero José Manuel Peñalver Romero
Erina Home Staging Pasillos, vestíbulos y escaleras de estilo clásico
Loading admin actions …

En muchas viviendas la entrada a la casa se comunica directamente con el salón. Esto supone una pérdida de intimidad porque quedan expuestas zonas privadas cuando por ejemplo tenemos que abrir la puerta a un cartero, un mensajero o un repartidor de pizzas. ¿Cómo podemos evitar esta sensación y aislar la entrada del salón sin tener que hacer una reforma? Bien fácil, podemos crear divisiones mediante el mobiliario o la decoración, utilizando elementos como estanterías o estructuras modulares. ¿Quieres ver algunos ejemplos en los que el salón quedó al resguardo de miradas indiscretas? Sigue con nosotros en este artículo de homify.

Integra los recursos

Reforma integral de un piso en A Coruña LUCIA PARGA INTERIORISTA Pasillos, vestíbulos y escaleras de estilo ecléctico
LUCIA PARGA INTERIORISTA

Reforma integral de un piso en A Coruña

LUCIA PARGA INTERIORISTA

Comienza por probar a separar los ambientes con los elementos arquitectónicos que conformen o puedas integrar fácilmente sobre plano en tu casa: salones sin puertas en los que colocar una puerta corredera transparente, casas sin recibidores donde la cocina puede tener un mostrador junto a la puerta de entrada, una celosía para dotar de más intimidad al dormitorio. Sigue leyendo y descubre muchas soluciones decorativas.

1. División mediante estanterías abiertas y ambientadas

Para dividir el salón de la entrada podríamos utilizar una estructura con diferentes estantes. Es la solución más fácil y cómoda, y en muchos casos también la más económica. Es cuestión de tomar medidas y encontrar el módulo que mejor encaje en el espacio disponible, hasta puede ayudarte a disimular una columna del salón. En cada estante puedes colocar diferentes objetos decorativos, como artesanía, portarretratos, libros o viejos baúles, e incluso alguna que otra planta si dispones de suficiente luz natural.

2. Un mural con ruedas

Algo mucho más original y creativo es este mural con ruedas que puedes trasladar según te convenga. En él caben estanterías, cajones y hasta un pantalla de televisión. A priori, la división entre la entrada y el salón podría ser algo fijo y permanente pero como siempre surge la necesidad de cambiar algún elemento para refrescar el ambiente, el hecho de ser desplazable hace que este espacio intermedio sea un poco más dinámico.

3. Jugando con los volúmenes

A veces no se necesita ningún elemento nuevo para separar diferentes ambientes, es suficiente con la presencia de los distintos volúmenes adyacentes. En este caso, el conjunto compuesto por espejo y mueble recibidor de la derecha, de estilo clásico, convive elegantemente con la zona de la escalera, situada a un nivel superior con respecto al suelo, en el que una inmensa columna se convierte en el eje de este espacio común. 

Déjate asesorar por nuestros expertos diseñadores de interiores para decorar tu casa, jugando con los volúmenes o renovando tu salón con ingeniosas separaciones.

4. Una biblioteca completa

Deja que sea la cultura y los grandes pensadores o tus escritores favoritos los que se encarguen de generar esa división entre la entrada y el salón. Una enorme librería abierta por ambos lados, puede ser la intersección perfecta para estas dos estancias. Los libros son siempre sinónimo de elegancia y cultura y el ambiente de la casa respirará un cierto aire de intelectualidad con el que puedes cautivar a tus visitas. Y mantener viva tu propia inspiración. 

5. Los muros de pladur

Si tus preferencias van más por una división física considerable, las paredes de pladur son la obra más económica, limpia y rápida. Además, en cualquier momento puedes decidir eliminarla sin tener que incurrir en la modificación de la vivienda. Una vez elevada la pared, puedes complementarla con diferentes adornos y relieves, incluso transparencias, o colocar en ella muebles con carácter y personalidad que den un toque clásico y elegante a la entrada.

6. Estanterías en forma de columna

Si nuestra casa es muy pequeña y la entrada a la misma está prácticamente en la misma sala de estar, no hay por qué renunciar a una cierta independencia. Hasta ahora hemos visto estanterías de considerables dimensiones, pero pequeñas estanterías en forma de columna pueden ser también una excelente solución para proporcionar una cierta privacidad al salón; pueden ser huecas u opacas en función de si te interesa o no el paso de la luz.

7. Aprovechando los pilares

Los pilares situados en el centro de la casa a veces son considerados como obstáculos que interrumpen el tránsito y una comunicación fluida entre las diferentes estancias de la casa. Sin embargo, las dificultades las podemos convertir en oportunidades y aprovechar la estructura del pilar para instalar a los lados un sistema de baldas. En la imagen, vemos una de estas estructuras, anclada en el techo, con un estilo moderno y sofisticado. Una división eficaz y sin paredes para separar cualquier ambiente.

Más ideas

Puede que tu pasillo o recibidor se disponga en paralelo al salón sin puerta, dividido por una pared con aperturas. Una idea muy práctica para separar ambientes, es colocar dos tipos de pavimento distinto, un truco óptico que cambiará tu percepción de ambos espacios.

Otra solución divisoria perfecta, para no perder nada de luz, sería utilizar muebles bajos con los que delimitar las zonas y no perder nada de funcionalidad, de hecho, ganarás más sitio para almacenaje.

Si tu salón no cuenta con grandes dimensiones, lee este otro libro de ideas y encuentra toda la inspiración: 46 salones pequeños pero increíblemente maravillosos.

¿Cuál de estas divisiones quedaría mejor en tu vivienda?

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!