Claves para que el jardín forme parte de tu casa

Armando Cerra Armando Cerra
Loading admin actions …

No hay nada más triste que poseer un jardín en casa, grande o pequeño, y que esté descuidado e inutilizado. Una verdadera lástima para su propietario y una mala imagen para todo el que visite nuestra casa, al que le transmitimos la idea de dejadez. Las opciones para convertir nuestro jardín en un habitación más de casa, la más luminosa, divertida y diferente son cuantiosas. Desde construirnos un porche, instalar una pérgola, colocar mobiliario para disfrutar de veladas al aire libre, o sencillamente comunicarlo visualmente con casa gracias a un enorme ventanal, que nos proporcione unas vistas cautivadoras, como un gran cuadro vivo que dinamiza todo el interior.

Utiliza el espacio de la escalera

Pasillos y vestíbulos de estilo  de 21arquitectos
21arquitectos

Escaleras

21arquitectos

En un elegante diseño de jardín interior de 21 Arquitectos, nos encontramos con esta fuente. Jugando con la barandilla de cristal y la madera de los escalones, el agua se convierte en el ornamento que magnifica el cubo central de este proyecto que tiene por predominancia el empleo de materiales de aspecto ligero, ideales para los espacios modernos. 

​La pared del jardín

Quizás no tengamos un jardín excesivamente grande y además esté cerrado por unas tapias que lo delimitan de las propiedades de los vecinos. Esa pared  también nos puede ser útil para crear un ambiente distinto. Pintada en tonos neutros, con un gran grafiti o con motivos geométricos de fuertes colores como los que vemos en la imagen puede ser el muro más alegre de casa. Más aún si integramos en esa pintura maceteros con plantas que le proporcionan un aspecto cambiante a esa tapia. Sin duda un fondo ideal para salir allí a desayunar los domingos, y ser el lugar donde empezar cualquier jornada del modo más relajante posible.

​Un jardín para los no jardineros

Jardines de estilo moderno de Vivero Sofia
Vivero Sofia

Jardin con laja y corteza de pino

Vivero Sofia

También es posible que nuestro jardín se reduzca a un diminuto espacio entre las alas de la vivienda, donde la luz no da abundantemente. Y por si fuera poco, no somos grandes amantes de las tijeras de podar ni de la azada, es decir, no nos motiva especialmente la jardinería. Eso no significa que no podamos crear allí un lugar propicio para el relax, para colocar una tumbona y pasar las tardes dejando pasar el tiempo mientras nos da el aire que refresca nuestros propios pensamientos. Ese pequeño espacio se puede aprovechar para crear un jardín con plantas de rocalla, no excesivamente exigentes con los cuidados ni con el agua, rodeadas de corteza o gravilla, y unas grandes losas a modo de sendero. Un lugar ideal para estar a solas con uno mismo y con sus pensamientos. Nuestro jardín zen que se convierte en nuestra particular sala de pensar que a veces echamos tan en falta en los pisos pequeños.

​Un salón al aire libre

Mucho más ampulosa es esta otra propuesta. A la casa se le ha añadido un porche cubierto que es el gran salón de la vivienda, para esos días de buen tiempo y para esas noches que uno quiere apagar la tele y simplemente pasar un buen rato de charla a la fresca con amigos y familiares. Aquí el jardín se transforma en confort, está cuidado hasta el último detalle del mobiliario de sofás y mesas, de la iluminación, e incluso las paredes del porche son el soporte para cuadros o elementos decorativos. En definitiva, un living room abierto y rodeado del jardín y a un paso de la piscina, por si el calor es intenso y queremos que la sensación de bienestar ya sea total dándonos un baño.

​Un jardín sin césped

La idea de que el jardín sea una habitación casi en el sentido más estricto del término se alcanza en esta  propuesta. Ha desaparecido el típico césped. Todo el pavimento es un entarimado de madera que permite llevar la instalación eléctrica para dotarla de iluminación artificial, y también donde colocar varios sofás, tumbonas y mesas, o sea una sala de estar sin techo. A la intemperie. La sala más fresca de la casa para las noches de verano. Y a la frescura ambiental hay que añadirle el detalle de las plantas de las jardineras laterales, que aquí se convierten en lo que serían los elementos decorativos de cualquier habitación interna, pero con el detalle de que es una decoración viva, que muda su aspecto en cada época del año.

​El comedor exterior

Patio: Jardines de estilo moderno de Time2dsign

Los diseñadores de interiores catalanes de Time2Design crearon este comedor en un apartamento del Eixample barcelonés. En la práctica es un espacio cerrado gracias a las paredes de madera que lo rodean, el entarimado igualmente de madera del suelo y los toldos que lo cubren para protegerlo del sol y de la lluvia. Un comedor excepcional, semicerrado o semiabierto como uno lo que quiera ver, pero el resultado es que en un lugar con un clima tan apacible como Barcelona, esta habitación exterior se integra perfectamente en el conjunto de la vivienda. Está creada para disfrutarla, para vivirla e incluso para sacarle rendimiento, en el sentido que aquí las típicas plantas de jardín, ya no se desarrollan en el suelo, sino en maceteros colgados de esos muros de madera. De manera que se puede optar por vegetación floral con motivos ornamentales, e incluso por tener nuestra propia plantación de especies aromáticas con las que condimentar los banquetes que allí se van a celebrar cualquier día de buen tiempo.

​Un ventanal, conexión interior-exterior

Los patios centrales de una vivienda, sean en la latitud que sean, ya se concibieron históricamente como una habitación más de la casa. Para múltiples tareas, en las casas de labor mucho más funcionales, y en las más señoriales para el disfrute de sus propietarios. Si es nuestro caso, y tenemos esa fortuna de poseer un patio, obligatoriamente lo hemos de conectar con nuestro salón o comedor, y no con una sencilla puerta o arcada. Sino con grandes ventanales practicables. Se pueden atravesar para salir o entrar, pero sobre todo nos permiten que la vivienda siempre sea más grande, ya que de forma permanente amplían visualmente las salas interiores y desde luego éstas se benefician del constante torrente de luz que entra por ahí. Y si el tiempo es bueno, esa vidriera directamente permenece abierta, sin que haya separación física, algo que por ejemplo para los niños significa que tienen un enorme cuarto de juegos.

¿Tienes jardín en casa? ¿Cuántos días al año cenas en él?
Vivienda Unifamiliar en Tomiño, Pontevedra (Spain): Casas de estilo rústico de HUGA ARQUITECTOS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!